El Ejercicio Podría Funcionar Tan Bien Como la Cirugía Para las Heridas de las Rodillas

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Agosto 19, 2016 | 11,552 vistas

Historia en Breve

  • Los desgarros de los meniscos ocurren en el 35% de las personas mayores a 50 años y las rupturas del ligamento cruzado anterior se presentan entre 100 000 y 200 000 veces por año
  • Los programas de rehabilitación pueden ofrecer los mismos resultados que una cirugía dependiendo de diversos factores.
  • Los programas de rehabilitación intensos también aumentan la fuerza y estabilidad de la articulación, lo que potencialmente reduce una lesión futura

Por el Dr. Mercola

La rodilla es una de las principales articulaciones que los atletas más se lesionan, lo que representa una cifra de 2.5 millones de las lesiones deportivas que se ven en el departamento de urgencias, anualmente.1 Los desgarros de meniscos ocurren en el 35 % de las personas mayores a 50 años.2

Las rupturas del ligamento cruzado anterior (LCA), el cual es importante para estabilizar su rodilla, ocurren en 100 000 a 200 000 personas cada año.3

Las heridas en las rodillas pueden tratarse por diferentes médicos, desde los cirujanos ortopédicos hasta los médicos de medicina interna o especialistas de fisioterapia y rehabilitación.

Su rodilla podría sufrir una herida fuerte y traumática, o al usarla de más, podría experimentar cambios degenerativos en sus meniscos. La forma en la que trate sus heridas puede impactar en su capacidad de regresar a sus actividades normales, y si tendrá artritis degenerativa en el futuro.

Una reciente prueba de control aleatoria demostró la efectividad de usar un programa de ejercicio anterior a una cirugía para rehabilitar la rodilla, o en muchos casos, en lugar de la cirugía.

Para aprovechar por completo la rehabilitación es importante entender cómo funciona la rodilla y cuáles factores clave se evalúan para determinar la mejor opción en su situación específica.

Anatomía de Su Rodilla y Desgarros de los Meniscos

Tres huesos se juntan en la rodilla para formar la articulación más grande y considerada la más complicada del cuerpo.4 Aunque la rodilla es una articulación en bisagra, no sólo debe doblarse y ser flexible para permitir caminar sino también debe de ser estable para permitirle permanecer de pie.

Entre el hueso del muslo (fémur) y el de la espinilla (tibia) están dos piezas de cartílago en forma de cuña. La función de estás fuertes pero elásticas piezas es amortiguar a los dos huesos e impedirles que se rosen entre ellos.5 Estas piezas se llaman meniscos.

Los meniscos reciben un suministro de sangre en los bordes externos pero éste se agota conforme llega al centro del cartílago que está localizado directamente entre los dos huesos grandes. Sus meniscos se pueden desgarrar de muchas formas diferentes, desde una herida fuerte hasta cambios degenerativos a través del tiempo.

El número de cirugías que se hacen cada año para reparar los desgarros de los meniscos ha aumentado. Hallazgos recientes de la revista American Journal of Sports Medicine demostraron que las reparaciones de meniscos aumentaron 100% entre 2005 y 2011.6

Además, el estudio demostró que el dolor de los pacientes podría no haber estado relacionado con el desgarro, en primer lugar.7

Los investigadores encontraron que los pacientes experimentaron un alivio del dolor a pesar de que el desgarre no sanó después de la cirugía. La falta de cura se descubrió durante el seguimiento de una artroscopia. Lo que sí pareció aliviar el dolor y mejorar las funciones fue la inmovilización y terapia física.

Estudio Demuestra el Efecto del Ejercicio Contra la Cirugía

Dos estudios demostraron la efectividad de utilizar un programa de terapia física estructurada para eliminar la necesidad de cirugía o para mejorar los resultados, cuando la terapia se realiza antes de la cirugía.

Durante el primer estudio, los investigadores monitorearon a los participantes durante cinco años, sin darles tiempo de descanso entre el seguimiento. Los participantes del estudio habían sufrido una lesión del LCA. Los investigadores encontraron que los resultados entre los que se hicieron cirugía y los que fueron tratados solo con rehabilitación fueron casi idénticos.8

Otro estudio publicado en 2016 monitoreo durante dos años a participantes que habían sufrido un desgarro en el menisco de la rodilla.9 Nuevamente los investigadores encontraron que el ejercicio y la rehabilitación en los pacientes de edad media con daño en la rodilla fue tan efectivo como la cirugía de los meniscos, lo que es un procedimiento ambulatorio.

Los investigadores estiman que 2 millones de personas en el mundo se someten a cirugías artroscópicas. Pero en su revisión de estudios anteriores, los investigadores no descubrieron beneficios en el paciente. Esto motivó a científicos de Dinamarca y Noruega a realizar este estudio durante dos años.

En este estudio, los investigadores identificaron 140 pacientes que tenían desgarro de meniscos, la mayoría de los cuales no tenían ningún cambio oseoartrítico en la rodilla. La mitad de ellos llevaron un programa intensivo de ejercicio durante 12 semanas y la otra mitad tuvo cirugía artroscópica y un programa de rehabilitación en casa.

No encontraron diferencia clínica entre los dos grupos en cuanto a su habilidad para llevar a cabo sus actividades diarias, participar en deportes o sus niveles de dolor. 13 de los participantes que estuvieron en el grupo que sólo realizó ejercicios optaron por hacerse la cirugía artroscópica durante el estudio pero no experimentaron ningún beneficio adicional.10

Beneficios Adicionales del Ejercicio Contra la Cirugía

La cirugía artroscópica es considerada de bajo riesgo. Los efectos secundarios más comunes son trombosis de las venas, infección y embolia pulmonar, las cuales ocurren solo el 0.4 % del tiempo.11

Sin importar cuán bajo es el riesgo de este procedimiento, las cirugías incrementan los costos médicos, los costos del seguro y no parecen producir resultados superiores. Por otro lado, un intenso programa de ejercicio para rehabilitación aumenta la fuerza en los músculos de apoyo para la articulación.

En el estudio más reciente, los investigadores probaron los músculos de los cuádriceps (muslos) de los participantes, como punto de referencia, tomaron 3 meses y 12 meses.

Encontraron que las personas que tuvieron rehabilitación no sólo experimentaron resultados similares a los que se hicieron cirugía artroscópica, sino también demostraron más fuerza.12 Los autores, citados en Science Daily, dijeron:13

“La terapia de ejercicio bajo supervisión mostró mejores resultados que la cirugía en cuanto a aumentar la fuerza en los muslos, por lo menos a corto plazo.

Nuestros resultados deberían alentar a los médicos clínicos y pacientes de edad media con desgarres degenerativos de los meniscos y sin evidencia radiográfica de osteoartritis, a considerar como opción el tratamiento de la terapia estructurada de ejercicio bajo supervisión.”

Se demostró el aumento en la fuerza durante los primeros 12 meses del estudio, pero no se evaluó durante el resto. Una mayor fuerza en la articulación de la rodilla podría reducir el potencial de una herida posterior y también podría mejorar su capacidad para llevar a cabo sus actividades diarias.

En los Pacientes Mayores, la Simulación de Cirugía o los Placebos son Tan Efectivos Como la Cirugía Artroscópica

Un efecto placebo sucede cuando se piensa que recibe tratamiento, pero el medicamento que recibe no tiene ningún efecto fisiológico. Para conseguir la aprobación de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés), una medicina debe probar que es más efectiva que una medicina falsa o un placebo.14 Sin embargo, para aprobar dispositivos médicos o procedimientos quirúrgicos no se necesita ésta prueba.

En el 2002, un estudio publicado en el New England Journal of Medicine comprobó que los resultados que las personas experimentaron tras la cirugía para la osteoartritis no fueron mejores que los resultados que se podrían esperar de un placebo.15

En otra prueba, realizada con 146 pacientes que experimentaron un desgarre de los meniscos sin osteoartritis, los investigadores encontraron que una simulación de cirugía tenía los mismos resultados que una cirugía real.16 El estudio evaluó a los participantes por un periodo de 12 meses y no encontró diferencias significativas entre los dos grupos.

El estudio que comprobó el efecto placebo en las cirugías artroscópicas para la osteoartritis ocurrió en el 2002. Desgraciadamente, hasta la fecha ésta información no ha cambiado la cantidad de cirugías artroscópicas que se han realizado, con costos de hasta $3 mil millones por año para las compañías de seguros y los particulares por un procedimiento que produce los mismos resultados que podrían obtener a través de la terapia física y de rehabilitación.17

Considere Estos Importantes Factores Antes de una Cirugía

Si considera la cirugía una opción para su lesión, existen diversos factores que podrían aumentar o reducir la probabilidad de un resultado exitoso.

Cambios Funcionales

Mientras que pueden apreciarse cambios en sus meniscos en el MRI, si no siente dolor ni tiene cambios funcionales al caminar, probablemente la cirugía no es necesaria. Los médicos de medicina deportivas usan el “caminar como pato” para evaluar el impacto que la lesión de la rodilla tiene en su estabilidad y fuerza.18

Agáchese y camine como pato. Si no puede hacerlo debido al dolor en la rodilla o debilidad, considere un programa de rehabilitación para aumentar su fuerza y reducir el dolor.

Peso

Su peso es un factor significativo para determinar el éxito potencial de una cirugía.

Por ejemplo, estudios han encontrado cambios significativos en la curvatura de la articulación de la rodilla en los 3 primeros meses después de la lesión en personas con mayor masa corporal.

Los resultados encontraron que quienes tuvieron cirugía experimentaron un mejor rendimiento en las articulaciones de las rodillas en comparación con las personas cuyo índice de masa corporal era mayor y que utilizaron la rehabilitación sin intervención quirúrgica.19

Tamaño y Lugar del Desgarre

El poco suministro de sangre a los meniscos en el centro de la rodilla aumenta la probabilidad de que cualquier cirugía no sane o fracase. El tamaño del desgarre y el lugar donde sucedió — en el centro de los meniscos o en los bordes exteriores con mayor suministro de sangre — impacta en la decisión de hacerse cirugía.

Los pacientes más jóvenes o con desgarres periféricos cerca de la unión de las articulaciones ya sea horizontales o longitudinales, tienen mayor probabilidad de mejorar el menisco. Incluso en estos casos, el éxito depende del cumplimiento de los ejercicios posteriores a la operación y de la rehabilitación, incluyendo no cargar mucho peso y fortalecerce.20

Antes de la Cirugía, Considere Seriamente la Terapia de Ozono

He entrevistado con anterioridad al Dr. Robert Rowen sobre la terapia de ozono para diferentes dolorosos padecimientos. Él es uno de los mejores médicos en la terapia de ozono en Estados Unidos y ha tratado exitosamente a muchos pacientes con la terapia de ozono como alternativa a una intervención quirúrgica.

Si el tratamiento con ozono no funciona, no hay daño alguno y posteriormente puede hacerse la cirugía, pero si se hace una cirugía y fracasa, la cirugía le podría causar daños irreversibles.

El tratamiento con láser infrarrojo (láser K) es otra opción. Es un tipo relativamente nuevo de terapia que acelera la cura al aumentar la oxigenación del tejido y permitir que las células dañadas absorban fotones de luz.

Este tipo especial de láser tiene efectos positivos en los músculos, ligamentos e incluso los huesos, así que puede ser utilizado para acelerar la cura de lesiones traumáticas, así como problemas crónicos como la artritis de la rodilla.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Acad Emerg Med. 2012 Apr;19(4):378-85. doi: 10.1111/j.1553-2712.2012.01315.x
  • 2 Swan, K. (2016). Evidence Based Management of Meniscal Tears. University Orthopedic Associates.
  • 3 Anterior cruciate ligament injury. (2016). Uptodate.com.
  • 4  Knee joint function | Ivy Sports Medicine. (2016). Ivysportsmed.com.
  • 5  Meniscus Tears-OrthoInfo - AAOS. (2016). Orthoinfo.aaos.org.
  • 6 The American Journal Of Sports Medicine, 41(10), 2333-2339.
  • 7  New England Journal Of Medicine, 359(11), 1108-1115.
  • 8, 11 BMJ 2016; 354 doi: dx.doi.org/10.1136/bmj.i3740 (Published 20 July 2016)
  • 9 Treatment for acute anterior cruciate ligament tear: five year outcome of randomised trial. - PubMed - NCBI. Ncbi.nlm.nih.gov.
  • 10, 12, 13 Exercise as effective as surgery for middle aged patients with knee damage
  • 14, 17 Carroll, A. (2015). The Placebo Effect Doesn’t Apply Just to Pills. Nytimes.com. Retrieved 3 August 2016
  • 15 A Controlled Trial of Arthroscopic Surgery for Osteoarthritis of the Knee — NEJM. (2016).
  • 16 New England Journal of Medicine. Retrieved 3 August 2016
  • 18 Don't always opt for surgery for a meniscus tear. (2016). NY Daily News. Retrieved 3 August 2016
  • 19 The effect of anterior cruciate ligament injury on bone curvature: exploratory analysis in the KANON trial. (2016).
  • 20 Mordecai, S. (2014). Treatment of meniscal tears: An evidence based approach. WJO, 5(3), 233.