Ocultar
Ejercicio Cuando Esta Enfermo

Historia en Breve -

  • En general, cuando está enfermo, es aconsejable evitar todo a excepción de los ejercicios suaves; ya que lo primero, es un factor de estrés adicional al que su cuerpo no responde adecuadamente
  • Por lo general está bien hacer ejercicio si tiene secreción nasal, estornudos, dolor de garganta, cefaleas, congestión nasal; pero debe reducir la intensidad, con el objetivo de realizar un ejercicio moderado
  • Debe evitar hacer mucho ejercicio, especialmente ejercicio intenso, ya que esto estresará aún más a su sistema ya estresado, y empeorará o prolongará su recuperación
  • En general, debe evitar hacer ejercicio si sus síntomas se manifiestan principalmente por debajo de su cuello--fiebre, fatiga, dolor corporal, vómitos--en vez de las mencionadas anteriormente
  • No importa cuáles sean sus síntomas, tiene que ser muy cuidadoso y escuchar a su cuerpo. Si no tiene ganas de hacer ejercicio, no debe hacerlo; en vez de eso, descanse
 

Cuando Está Enfermo, ¿Es Mejor Descansar o Hacer Ejercicio?

Septiembre 2, 2016 | 10,548 vistas
| Available in EnglishAvailable in English

Por el Dr. Mercola

Cuando está resfriado, ¿es mejor acurrucarse en la cama para descansar o presionarse para hacer ejercicio?

Uno de los beneficios de estar en forma es que puede tomarse un tiempo libre y recuperarse, y utilizar las reservas que ha acumulado para ayudar a recuperarse. Es como tener grasa almacenada en épocas de hambruna.

Sus elevados niveles de salud le proporcionarán las defensas inmunológicas y apoyo para permitir que su cuerpo enfrente de manera efectiva la enfermedad. Si no ha dejado de hacer ejercicio, puede superar fácilmente los límites de su capacidad de recuperación corporal y realmente empeorar.

Una guía sencilla que debe seguir, es que si su cuerpo está estresado cuando está enfermo, trate de descansar, ya que su cuerpo se moviliza para combatir la enfermedad. Por lo tanto, debe evitar hacer ejercicio en exceso, especialmente el ejercicio intenso, ya que será una carga de estrés adicional en su sistema ya estresado.

Dicho lo anterior, por lo general es bueno hacer ejercicio moderado--como caminar--siempre y cuando tenga cuidado y escuche a su cuerpo, para asegurarse de no excederse. Además, cuando está enfermo, hay ciertos momentos en los que realmente es preferible hacer ejercicio moderado.

¿En Qué Momento es ADECUADO Hacer Ejercicio Cuando Está Enfermo?

Generalmente, está bien hacer ejercicio si sus síntomas se presentan más arriba de su cuello, aunque a una menor intensidad de la que estamos acostumbrados. Esto síntomas incluyen:

  • Secreción nasal
  • Congestión nasal
  • Estornudos
  • Dolor de garganta
  • Dolor de cabeza

Si tiene suficiente energía para tolerarlo, aumentar su temperatura corporal al sudar por hacer ejercicio, en realidad le ayudará a matar muchos virus. De hecho, de acuerdo con la investigación, cuando tiene un resfriado, podría ser una buena recomendación hacer ejercicio.

Al final de una prueba de 10 días, las personas que hacían ejercicio 40 minutos tercer dia, a un 70 % de su frecuencia cardíaca máxima, se sintieron mejor que los que permanecieron sin hacer alguna actividad--a pesar de la severidad clínica y duración de sus síntomas, estos eran prácticamente idénticos.1

Cuando esté enfermo, la clave de hacer ejercicio es realizarlo con cuidado. El exceso de ejercicio estresará más su cuerpo, lo cual puede inhibir su sistema inmunológico, por lo que sí está enfermo, debe mantener un nivel de intensidad moderada al realizar sus entrenamientos.

Por lo tanto, si tiene un resfriado, es posible que solamente tenga que hacer caminata ligera, o simplemente debe moderar su entrenamiento regular. Como fue señalado en Exercise and Sport Sciences Reviews:2

"Hacer un intenso ejercicio prolongado provoca inmunosupresión, mientras que hacer ejercicio de intensidad moderada mejora la función inmunológica y reduce potencialmente el riesgo y la severidad de las infecciones virales respiratorias".

Seis Sorprendentes Momentos en las Que Hacer Entrenamiento Podría Serle Beneficioso

Hay muchos sorprendentes escenarios en los que, aunque podría estar tentado a descansar en el sofá, realmente hacer ejercicio es justo lo ideal. Esto incluye:

1. Recuperación de una Cirugía

Acudir al gimnasio después de haber tenido una cirugía menor puede ser muy beneficioso, ya que esto le ayuda a disminuir los efectos secundarios y le devolverá más rápidamente el ritmo de su vida diaria.

Desde, hay que considerar el nivel de intensidad y evitar hacer ejercicios que podrían estresar una incisión o reparación quirúrgica, pero en términos generales cuanto antes pueda empezar a moverse después de una cirugía, será mejor.

2. Pacientes con Cáncer

Hacer ejercicio durante y después de un tratamiento contra el cáncer puede ayudarle a reducir su riesgo de morir de cáncer, disminuir el riesgo de recurrencia del cáncer, aumentar la energía y minimizar los efectos secundarios del tratamiento convencional contra el cáncer.

Un informe de Macmillan Cancer Support señala que los pacientes y sobrevivientes de cáncer deben hacer ejercicio al menos 2.5 horas a la semana,3 y cita un fragmento de la declaración de consenso del Colegio Americano de Medicina Deportiva acerca de las directrices de ejercicio para los sobrevivientes de cáncer, que establece que:

"Hacer ejercicio es seguro durante y después de la mayoría de los tipos de tratamiento contra el cáncer... A los pacientes se les aconseja evitar la inactividad, y volver a sus actividades diarias normales, tan pronto como les sea posible, después de la cirugía, y durante los tratamientos adyuvantes para el cáncer".

3. Osteoartritis o Dolor en las Articulaciones

Si tiene dolor en las articulaciones, debe hacer ejercicio; esto ayuda a prevenir y aliviar el dolor en las articulaciones a través de una serie de mecanismos, incluyendo fortalecer los músculos clave de apoyo, restaurar la flexibilidad, mejorar la densidad ósea y la función de las articulaciones, y facilitar la pérdida de peso.

La idea de que el ejercicio es perjudicial para las articulaciones es un error, ya que no hay evidencia que sustente esta creencia.

Todo lo contrario, en realidad, ya que la inactividad promueve la debilidad muscular, contracturas articulares y la pérdida de rango de movimiento, esto puede ocasionar más dolor y pérdida de función, e incluso menos actividad. Para romper este ciclo posiblemente devastador, es esencial hacer ejercicio de forma regular.

Si padece osteoartritis o dolor en las articulaciones y se percata de que tiene dolor durante más de una hora después de su sesión de ejercicio, debe reducir la velocidad o elegir otro tipo de ejercicio. Los dispositivos de ayuda también son útiles para disminuir la presión sobre las articulaciones afectadas durante su entrenamiento.

Además, es posible que deba trabajar con un fisioterapeuta o un entrenador personal cualificado que pueda desarrollar una serie de actividades seguras para usted. Si el ejercicio le causa un dolor que persiste más de unas cuantas horas, lo más probable es que fue excesivo.

4. Dolor Crónico

Hacer ejercicio puede ayudarle a aliviar a largo plazo el dolor de varias enfermedades, incluyendo la osteoartritis, dolor de espalda y musculoesquelético.

Por otro lado, ya que a menudo el ejercicio produce una mejor postura, amplitud de movimiento y funcionalidad de su cuerpo, esto puede ayudar a atender la fuente subyacente de su dolor, así como a prevenir el dolor de espalda crónico.

Los ejercicios que pueden ser particularmente útiles para el dolor crónico incluyen los estiramientos, entrenamiento de fuerza y la natación.

5. Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (COPD)

Si padece la enfermedad pulmonar COPD, hacer ejercicio puede ayudarle a mejorar la circulación, al ayudar a su cuerpo a utilizar el oxígeno de manera más eficiente.

También, puede ayudar a fortalecer el corazón, mejorar sus síntomas, y aumentar sus niveles de energía, para que pueda realizar más actividades diarias sin sentir fatiga o quedarse sin aliento.

6. Síndrome del Intestino Irritable (IBS)

Las estrategias alimenticias son la clave para curar el síndrome de intestino irritable a un nivel básico; no obstante, hacer ejercicio también puede ayudar a mejorar los síntomas del IBS.

En un estudio, el ejercicio produjo mejorías en los problemas como los calambres, distensión abdominal, estreñimiento y diarrea, 43 % de los deportistas mostraron una mejoría significativa en sus síntomas.4

Si Está Enfermo ¿Cuándo Debe EVITAR Hacer Ejercicio?

Por lo general se recomienda que evite hacer ejercicio si tiene síntomas que se manifiestan "por debajo de su cuello", tales como:

  • Fiebre
  • Tos o congestión en el pecho
  • Fatiga
  • Dolores corporales y musculares generalizados
  • Vómitos, calambres y/o malestar estomacal

Pero no importa cuáles son sus síntomas, es necesario tener mucho cuidado y escuchar a su cuerpo. Si no está de humor, y todo lo que quiere hacer es descansar un poco, entonces eso es lo que necesita su cuerpo.

Y enfatizo totalmente que, si no se siente bien, no debe hacer toda su rutina de ejercicios normal, ya que esto podría claramente estresar aún más a su sistema inmunológico y si no tiene cuidado y exagera, puede prolongar su enfermedad.

Cuando está enfermo, debe evitar hacer un ejercicio de alta intensidad como Peak Fitness, debido a que cualquier tipo de ejercicio intenso aumenta la producción de cortisol, una hormona del estrés que inhibe la actividad de las células asesinas naturales--un tipo de glóbulos blancos que atacan y libran a su cuerpo de agentes virales.

Esta es la razón por la que en realidad correr un maratón puede aumentar sus probabilidades de enfermarse al poco tiempo. De hecho, los atletas de elite pueden sufrir de dos a seis veces más infecciones en las vías respiratorias superiores durante un año, en comparación con el promedio de las personas activas.5

Si Intercambia su Entrenamiento Por un Buen Descanso, Asegúrese de Hacer Esto...

Sentir fatiga cuando está enfermo, es la forma en que su cuerpo le indica que debe disminuir su ritmo para que pueda obtener un merecido descanso, mientras su cuerpo sana. Una buena forma de ayudar al proceso de recuperación es dormir en el suelo.

Hacer grounding o Earthing, es definido como poner la piel desnuda en el suelo, ya sea en la tierra, hierba, arena o concreto (especialmente cuando esta húmedo o mojado). Cuando hace contacto con la tierra cargada de electrones, mejora el balance de los sistemas nerviosos simpático y parasimpático.

La Tierra es una fuente natural de electrones y campos eléctricos sutiles, que son esenciales para el buen funcionamiento del sistema inmunológico, circulación, sincronización de los biorritmos y otros procesos fisiológicos, y realmente podría ser el antioxidante más importante, eficaz, menos costoso y fácil de obtener que existe.

Las funciones de su sistema inmunológico funcionan de manera óptima cuando su cuerpo tiene un suministro adecuado de electrones, los cuales son obtenidos de manera fácil y natural al hacer contacto con la Tierra, con los pies descalzos.

Cuando la conexión con la tierra es restaurada, muchas personas reportan una significativa mejoría en una amplia gama de padecimientos, incluyendo la fatiga crónica. Estos cambios son rápidos, y a menudo ocurren en 30 minutos.

Obviamente, la mayoría de nosotros no dormiría cómodamente en el suelo al aire libre, por lo que una alternativa a ello es utilizar una almohadilla para hacer grounding o Earthing, lo que le permite obtener los beneficios de los electrones de la Tierra, incluso si se encuentra en ambientes interiores, especialmente cuando duerme.

Si no se siente bien, es muy recomendable hacer grounding mientras duerme, para ayudar a su recuperación.