Ocultar
Calambres

Historia en Breve -

  • En Estados Unidos y Canadá, los calambres de los músculos de la pantorrilla se conocen como 'charley horse’.
  • Los calambres en la pantorrilla pueden deberse por niveles bajos de magnesio, potasio o calcio
  • La deshidratación, la mala circulación en las piernas, el ejercicio extenuante y ciertos medicamentos también pueden causar calambres en las pantorrillas
 

¿Por Qué a Algunas Personas les Dan Calambres en las Pantorrillas?

Septiembre 9, 2016 | 14,939 vistas
| Available in EnglishAvailable in English

Por el Dr. Mercola

Un calambre en los músculos de las pantorrillas es un problema increíblemente común que ocasiona que los músculos se tensen, se agarroten y duelan en extremo. Si es adulto, es muy probable que alguna vez (o varias veces) haya experimentado esto.

En caso de que sea aficionado a la cultura general y se esté preguntando por qué este tipo de calambres son conocidos como "charley horses" (principalmente en Estados Unidos y Canadá), se dice que el nombre es un tributo a Charley "Old Hoss" Radbourne, un lanzador de béisbol de los años 1880, quien a menudo padecía calambres musculares durante los juegos.1

Otra versión afirma que el término provino de un caballo cojo de carga llamado Charley, quien renqueaba por ahí al hacer varios trabajos por el campo de béisbol (también en los años 1880).

Cuando un jugador se lesionaba o tenía un calambre en la parte baja de las piernas, y renqueaba como el caballo Charley, sus compañeros lo llamaban "Charley Horse" (Caballo Charley).2 Sin importar el origen del nombre, el dolor del calambre en las pantorrillas es inconfundible y puede ser insoportable.

¿Qué Ocasiona los Calambres en las Pantorrillas?

De acuerdo con la Base de Datos Revisiones Sistemáticas Cochrane, aproximadamente 1 de cada 3 adultos se ve afectado por los calambres musculares en las extremidades inferiores. En muchos casos, el dolor es temporal y desaparece por sí solo, aunque, en algunas personas, los calambres interfieren con el sueño, la calidad de vida y las actividades diarias.3

En un estudio de más de 500 personas de 60 años y más, el 31 % reportó despertar debido a los calambres musculares y el 15 % tuvo calambres más de tres veces al mes.4 Cualquiera puede tener un calambre en las pantorrillas, aunque son más comunes en las poblaciones y escenarios siguientes:5

  • Durante el ejercicio
  • En la noche, especialmente en las personas mayores
  • En las mujeres embarazadas
  • En las personas con enfermedades neurológicas
  • Durante las diálisis renales

No queda claro qué desencadena los calambres en las pantorrillas, aunque se cree que podrían estar relacionados con los impulsos rápidos del nervio (hasta 150 descargas eléctricas por segundo), los cuales ocasionan que el músculo se tense, en vez de ser un problema con el tejido mismo del músculo.6,7

Muchos medicamentos también están relacionados con los calambres musculares, como las estatinas para disminuir el colesterol, los inhibidores ACE (medicamentos para la presión arterial), ciertos medicamentos para el asma, diuréticos y otros.8 Además, los siguientes factores también podrían aumentar su riesgo de padecer un calambre en las pantorrillas:

  • Mala circulación en las piernas
  • Fatiga muscular
  • Deshidratación
  • Deficiencias minerales, como magnesio, potasio o calcio

¿La Deficiencia de Magnesio le Ocasiona Calambres en las Pantorrillas?

Según algunos estimados, hasta el 80 % de las personas en Estados Unidos no consume suficiente magnesio y podría padecer deficiencia. Otras investigaciones muestran que solo cerca del 25 % de los adultos en Estados Unidos obtienen la cantidad diaria recomendada de 310 a 320 miligramos (mg) para las mujeres y 400 a 420 para los hombres.9

A menudo se piensa en el magnesio como un mineral que sirve principalmente para el corazón y los huesos, pero esto no es completamente cierto. Los investigadores han detectado hasta ahora 3751 centros de unión para el magnesio en las proteínas humanas, lo cual indica que su papel en la salud y la enfermedad humanas se ha subestimado enormemente.10

Además, si padece calambres en las pantorrillas, la razón podría ser los bajos niveles de magnesio. El magnesio es necesario para activar los músculos y los nervios, y una señal de la deficiencia continua podrían ser las contracciones y calambres musculares, como los calambres de las pantorrillas.

La deficiencia de magnesio podría ser particularmente problemática para sus músculos, en presencia de una abundancia excesiva de calcio. En general, las personas en Estados Unidos tienden a tener un índice más alto de calcio a magnesio en su alimentación, el cual es, en promedio, cerca de 3.5 a 1.

Si tiene demasiado calcio y no tiene suficiente magnesio, sus músculos tenderán a padecer espasmos. De acuerdo con la Dra. Carolyn Dean, doctora médica y naturópata:

 "Lo que pasa es que el músculo y los nervios funcionan de forma que el magnesio es responsable cuando es deficiente. Si no tiene suficiente magnesio, sus músculos sufrirán espasmos.

El calcio ocasiona que se contraigan los músculos. Si estuvieran en equilibrio, sus músculos funcionarían. Se relajarían, contraerían y producirían su actividad".

Esto enfatiza la importancia de consumir una alimentación nutritiva, que le dará naturalmente cantidades óptimas de los minerales y otros nutrientes que su cuerpo necesita.

Consumir suficientes vegetales de hojas verdes, frutos secos y semillas orgánicos todos los días y beber jugo fresco de vegetales verdes le ayudará a reponer sus provisiones de magnesio. Además, la sal de Epsom es un sulfato de magnesio que puede absorberse en el cuerpo a través de la piel.

Poner sales de Epsom en la tina al momento de bañarse es una forma excelente no solo de prevenir la deficiencia de magnesio, sino también para aliviar el dolor de un calambre en la pantorrilla.

Los Niveles Bajos de Potasio También Podrían Desencadenar un Calambre en las Pantorrillas

El potasio, un mineral y electrolito, es esencial para que sus células, tejidos y órganos funcionen de manera adecuada. Representa un papel vital en la salud cardiaca, la función digestiva y muscular, la salud ósea y más. Uno de los síntomas de los niveles bajos de potasio son los calambres musculares.

Mientras que el potasio se encuentra en muchos alimentos que se consumen comúnmente en Estados Unidos, como las frutas, vegetales, productos lácteos, salmón, sardinas y frutos secos, solo el 2 % de los adultos en el país obtienen la cantidad diaria recomendada de 4700 mg.11

Esto es especialmente problemático debido a que el potasio es un nutriente que necesita estar en un equilibrio adecuado con el sodio en la sangre. Si consume demasiado sodio, que es común si come demasiados alimentos procesados, tendrá mayor necesidad de potasio.

Otras personas que están particularmente en riesgo de tener un nivel bajo de potasio, o hipocalemia, son aquellas que padecen malabsorción cronica como la enfermedad de Crohn, o aquellas que toman medicinas para el corazón (como los diuréticos de asa).12

Sin embargo, cualquier persona que lleve una mala alimentación, con exceso de alimentos procesados e insuficientes alimentos frescos y enteros, está en un riesgo potencial de tener niveles inadecuados de potasio y los calambres musculares relacionados.

Beber jugos de vegetales verdes es una forma excelente de asegurarse de obtener suficientes nutrientes para la salud óptima, como 300 a 400 mg de potasio por taza. Algunas fuentes adicionales ricas en potasio son:

  • Habas (955 mg/taza)
  • Calabaza de invierno (896 mg/taza)
  • Espinaca cocida (839 mg/taza)
  • Aguacate (500 mg por mitad)

Muy Poco Calcio Podría Desencadenar Calambres Musculares

Mientras que demasiado calcio en la ausencia del magnesio puede ser problemático para los calambres musculares, pasa lo mismo con la deficiencia de calcio. Los niveles bajos de calcio en la sangre (así como de magnesio) pueden aumentar la excitabilidad de las terminaciones nerviosas y los músculos que estimulan.13

Esto podría desencadenar los calambres musculares, especialmente en las personas mayores o durante el embarazo. Mientras tanto, si padece deficiencia de vitamina D, su cuerpo podría tener una absorción inadecuada del calcio, lo cual, de nuevo, lo predispone a los calambres musculares.

Es muy importante que mantenga el equilibrio adecuado de calcio, magnesio, vitamina D y también de vitamina K2, ya que estos cuatro nutrientes realizan una complicada danza entre sí, en la que cada uno apoya al otro. Si padece deficiencia de calcio, lo mejor es aumentar su consumo de alimentos altos en este nutriente, antes de optar por un suplemento.

Esto se debe a que muchos de los alimentos altos en calcio también contienen cantidades altas de vitamina K2; la naturaleza utiliza astutamente estos dos nutrientes en conjunto, así que funcionan de manera óptima.

Algunas fuentes buenas de calcio son los frutos secos, las semillas y los lácteos orgánicos sin procesar de animales de pastoreo, especialmente los quesos, y los vegetales, aunque estos últimos no son altos en vitamina K2. Una excepción son los vegetales fermentados, en los que se utiliza un cultivo iniciador diseñado específicamente para producir grandes cantidades de vitamina K2.

El caldo de huesos casero es otra fuente excelente. Simplemente hierva a fuego lento los huesos sobrantes durante todo un día para extraer el calcio. Puede usar este caldo para preparar sopas y guisados, o beberlo solo.

Qué Hacer si le da un Calambre en las Pantorrillas

A menudo, los calambres en las pantorrillas aparecen sin previo aviso, y a veces lo despiertan del sueño profundo. Si está acostado cuando comience el dolor, levántese y ponga un poco de su peso sobre su pie. Caminar le ayudará a aumentar la circulación de la sangre hacia los músculos y probablemente le ayude a aliviar y a relajar el calambre.

También puede probar un estiramiento simple. Si el calambre es en la pantorrilla, jale los dedos y el pie hacia arriba, hasta que sienta el estiramiento en la parte trasera de la pierna. También puede hacer esto al estar sentado, con las piernas estiradas. Coloque una toalla alrededor de sus pies y jale suavemente ambas puntas hacia usted, hasta que sienta el estiramiento.

Como mencioné, tomar un baño en tina con sales de Epsom podría ayudar a aliviar el dolor (y posiblemente ayudar a prevenirlo). También podría ayudar masajear el área y aplicar una bolsa con agua caliente, lo cual aumentará el flujo de la sangre al área y promoverá la sanación y aliviará el dolor.

Estar bien hidratado también es importante para prevenir los calambres musculares. Lo ideal es beber suficiente agua filtrada pura, para que su orina sea de un color amarillo ligero. Además, realizar con regularidad ejercicios de estiramiento en las piernas podría ayudar a reducir su riesgo de padecer un calambre.