Cuando el ejercicio lo puede matar - El raro riesgo de la rabdomiólisis

Riñones

Historia en Breve -

  • El trauma muscular debido a hacer ejercicio de manera excesiva puede provocar rabdomiólisis (rabdo), una grave afección que puede ocasionar daño e insuficiencia renal además de la muerte
  • Cuando el músculo está dañado, libera mioglobina en el torrente sanguíneo, una proteína muscular que se une al hierro y al oxígeno. La mioglobina en cantidades excesivas obstruye el sistema de filtración de los riñones, lo que puede ocasionar daño renal agudo
  • Algunos de los típicos síntomas de la rabdo son dolor, micción oscura y escasa, además de hinchazón y debilidad muscular. Otros posibles síntomas son náuseas, vómitos, fiebre, escalofríos intensos, confusión, y posiblemente, desmayos
  • Además del ejercicio excesivo, otras circunstancias que pueden desencadenar esta afección son accidentes y traumatismos contundentes, inmovilización prolongada, efectos secundarios de medicamentos al igual que trastornos metabólicos y genéticos
  • La rabdo puede ocurrir con cualquier tipo de ejercicio intenso y repetitivo. Las clases de spinning han producido docenas de estos casos, generalmente entre las personas que recientemente comenzaron a tomar las mismas y trabajan por encima de su capacidad. Sin embargo, incluso los atletas profesionales y militares se ven afectados

Por el Dr. Mercola

Un reciente artículo de WebMD1 aborda un trastorno muscular raro pero potencialmente fatal llamado rabdomiólisis, o para abreviarlo, rabdo. Las estimaciones sugieren que puede afectar a 22 personas de cada 100 000, y una causa común es el trauma muscular debido al esfuerzo excesivo. Sus músculos esqueléticos están bajo su control volitivo, por lo que también se los conoce como músculos voluntarios.

Usted los caminar y moverse. Cuando el músculo esquelético se daña por una lesión provocada por un esfuerzo desmesurado, el músculo comienza a liberar mioglobina en el torrente sanguíneo, una proteína muscular que se une al hierro y al oxígeno. La mioglobina en cantidades excesivas obstruye el sistema de filtración de los riñones, lo que puede ocasionar daño renal agudo.

La rabdo causa insuficiencia renal hasta en un 40 % de los casos, por lo que el diagnóstico temprano y la intervención médica inmediata son fundamentales. El potasio liberado que provoca hipercalcemia (niveles altos de potasio en la sangre), la cual puede aparecer horas después de una lesión muscular, también puede ser mortal.

Signos y síntomas de la rabdo

Se considera que los siguientes síntomas son típicos en esta afección, aunque no implica que la totalidad de los casos los presenten:

  • Hinchazón muscular
  • Dolor en el grupo muscular afectado
  • Debilidad muscular o dificultades para mover las extremidades
  • Micción oscura y escasa

Otros posibles síntomas son náuseas, vómitos, fiebre, escalofríos intensos, confusión, deshidratación, y posiblemente, desmayos. Aunque está claro que la rabdomiólisis ocurre debido a la descomposición del tejido muscular dañado, existen muchas situaciones o circunstancias que pueden desencadenarla. Algunos de los ejemplos más destacados son:2

Hacer ejercicio de manera excesiva

Esforzarse de más mientras hace ejercicio, como correr demasiado lejos o levantar pesas más allá de su capacidad, puede dañar sus músculos. Aunque el dolor muscular es normal después de entrenar, considere un posible caso de rabdo si el dolor es extremo y parece desproporcionado para su esfuerzo. Otro indicio, es si los síntomas parecen empeorar en lugar de mejorar en los próximos días. Sin tratamiento, esta afección empeorará progresivamente.

Accidentes y trauma contundente

Por lo general, los pacientes que sobreviven a accidentes mayores desarrollan un daño muscular extenso. Las lesiones no accidentales también pueden causar un trauma muscular que puede dar pie a un caso de rabdo.

Inmovilización prolongada

Estar en cama por largos períodos, al sufrir un derrame cerebral por ejemplo, puede ejercer presión sobre los músculos que presiona contra la cama, lo que interrumpe el flujo sanguíneo y causa muerte tisular.

Efectos secundarios de los medicamentos

Generalmente, los medicamentos para reducir el colesterol, como las estatinas o fibratos, producen debilidad muscular como efecto secundario. Asimismo, el abuso de drogas ilícitas como la cocaína y heroína puede causar debilidad.

Trastornos metabólicos

Ciertos trastornos metabólicos pueden aumentar su riesgo de rabdo. Esto incluye problemas con el metabolismo de lípidos (grasas), carbohidratos o purinas, hipotiroidismo, cetoacidosis diabética y desequilibrios electrolíticos.

Trastornos genéticos

Algunos trastornos genéticos que pueden aumentar su riesgo son la deficiencia de carnitina, la enfermedad de McArdle, la deficiencia de lactato deshidrogenasa y distrofia muscular de Duchenne.

El movimiento repetitivo y de alta intensidad es un factor de riesgo importante

Según la Dra. Maureen Brogan, profesora adjunta de medicina en el Colegio Médico de Nueva York y autora de una investigación3 sobe dicha afección que fue publicada en 2017, la rabdo puede ocurrir con cualquier tipo de ejercicio intenso y repetitivo. Por ejemplo, las clases de spinning (ciclismo de alta intensidad), han producido docenas de casos, por lo general entre las personas que recientemente empezaron con las mismas y que trabajan por encima de su capacidad.

Un hospital de la ciudad de Nueva York informa haber tratado 29 casos de rabdo en un lapso de 4 años, 14 de los cuales estaban relacionados con el ciclismo de alta intensidad.4 De acuerdo con Brogan, "el ejercicio de alta intensidad relacionado con la clase de spinning tiene riesgos significativos para quienes recientemente empezaron a tomar la clase".

Incluso declara que dicha afección inducida por el spinning es un "problema de salud pública". WebMD informa lo siguiente al respecto:5

"La experta dice que llegó a tener esta perspectiva después de que 6 pacientes acudieron a la sala de emergencias de su hospital y todos ellos habían asistido por primera vez a una clase de spinning... Cuando se dispuso a investigar en fuentes médicas, 42 de los 46 casos que encontró también involucraron a personas que fueron a una clase de este tipo por primera vez.

'Esos son los pacientes que corren un mayor riesgo porque posiblemente no cuentan con la condición necesaria y están utilizando nuevos grupos musculares por primera vez a un ritmo intenso', declara. 'Aún y cuando fuera un diferente tipo de atleta, como un corredor, y luego empieza a andar en bicicleta y utiliza a un ritmo intenso los músculos del cuádriceps y glúteo mayor – durante esa primera vez, puede correr el riesgo de contraer rabdo’...

[Las] personas que dejan de andar en bicicleta por un tiempo y luego retoman la práctica al mismo ritmo, también están en riesgo. '[El ciclismo] es un gran ejercicio si cuenta con la condición para ello, explicó.' Pero se puede quemar de 600 a 900 calorías en una clase. No saldría a correr de 9 a 14 kilómetros en su primer día. Si así fuera, tampoco podría caminar".

La deshidratación y las temperaturas extremas aumentan su riesgo

Independientemente del ejercicio que haga, un acondicionamiento físico inadecuado en combinación con una deshidratación severa y o temperaturas corporales extremas, aumentan el riesgo de sufrir rabdo.

Siempre asegúrese de estar bien hidratado antes, durante y después del ejercicio, y descanse si comienza a sentirse demasiado caliente. Si no tiene la condición para hacer ejercicio en un ambiente de calor, evite comenzar un nuevo tipo de ejercicio en una sala con calefacción.

Al comenzar un nuevo ejercicio, aun y cuando buena condición, escuche a su cuerpo, comience despacio, tome descansos y continúe aumentando su intensidad conforme pase el tiempo. Cabe señalar que no tiene que tener poca condición para presentar rabdo, ni tiene que entrenar durante un período prolongado. Uno de los pacientes de Brogan desarrolló la afección después de realizar tan solo 15 minutos de ciclismo.

De hecho, muchos pacientes con esta afección se ejercitan regularmente y se sorprenden al recibir este diagnóstico. La clave a recordar es que hay una estrecha línea entre ejercitarse de acuerdo a su capacidad y esforzarse de manera excesiva.

Por ejemplo, de cada 100 000 reclutas militares, aproximadamente de 7 a 8 se ven afectados por esta afección año con año, e incluso los atletas profesionales – sobre todo los corredores de maratón y ultramaratones – han sufrido sus consecuencias.

Nadie es inmune a la rabdo

Amy Purdy, profesional de snowboarding, fue hospitalizada en 2016 después de participar en una clase CrossFit por primera vez. Aunque en general contaba con buena condición, no había hecho pull-ups durante unos meses y realizar durante la clase este ejercicio de alta intensidad y de manera repetitiva, dio pie a que fuera internada. La deportista declare para WebMD:

"No me di cuenta hasta 72 horas después, cuando regresé a mi ciudad natal y estaba con mis amigos en un restaurante cerca de las 11 de la noche. Les dije que había entrenado demasiado hace unos días, y que mis brazos no se enderezaban del todo.

Luego me quité la chaqueta y al instante noté hinchazón alrededor de mis codos en ambos brazos. Los doctores estaban convencidos de que no tenía la afección simplemente porque mis brazos estuvieran ligeramente hinchados. Aun así, decidieron realizarme los análisis.

¡Toda esa experiencia fue una de las más difíciles en mi vida! Si obliga a su cuerpo al límite del fracaso y continúa, se está poniendo en riesgo. Escuche a su cuerpo. Él sabe que es lo mejor. Y si pasa varios días con músculos excesivamente rígidos, adoloridos y nota hinchazón, vaya al hospital lo antes posible. Quizás no sea rabdo, pero un simple análisis de sangre bastará para descartarlo".

Diagnóstico y tratamiento

Por lo general, el diagnóstico comienza con una revisión de su historial médico y los eventos que lo hicieron obtener atención profesional. Una variedad de análisis sanguíneos y de orina pueden ayudar a diagnosticar esta afección. Normalmente es recomendable realizar las siguientes pruebas:6

  • Conteo sanguíneo completo, que incluye hemoglobina, hematocrito y plaquetas
  • Química sérica, que incluye nitrógeno ureico en sangre, creatinina, glucosa, calcio, potasio, fosfato, ácido úrico y pruebas de función hepática
  • Tiempo de protrombina y de tromboplastina parcial activada
  • Suero aldolasa
  • Lactato deshidrogenasa

En los casos rabdo leve, simples cambios en el estilo de vida suelen ser suficientes para recuperarse por completo. Algunos de estos son:

  • Hidratarse: Mantener su cuerpo adecuadamente hidratado ayuda a eliminar las toxinas y aliviar la carga de trabajo renal. Beba agua limpia y filtrada hasta que su orina sea de color amarillo claro.
  • Reducir el ejercicio: Reduzca su entrenamiento hasta que sus músculos se recuperen y su orina se normalice. Esto puede ayudar a reducir la cantidad de toxinas que ingresan en los riñones hasta que mejore.
  • Aumentar la circulación: Mejorar la circulación sanguínea es fundamental para ayudar a que sus músculos se curen y disminuya el riesgo de muerte tisular. Los movimientos y masajes suaves de cuerpo completo pueden ser de gran utilidad. Asimismo, ciertos alimentos pueden ayudar a mejorar la circulación sanguínea. Algunos ejemplos son las naranjas, bayas Goji, chocolate negro, semillas de girasol, ajo, jengibre y pimienta de cayena.
  • Llevar una alimentación nutritiva: Optimizar su alimentación también aumentará sus posibilidades de recuperarse por completo. Al procurar comer alimentos completos y orgánicos que son ricos en nutrientes, estará nutriendo sus músculos para recuperarse mejor y optimizar su bienestar general.

Aunque la proteína es importante para la recuperación muscular, evite consumirla en exceso ya que esto puede estimular el crecimiento de la mTOR (diana de rapamicina en mamíferos), en lugar de la regeneración, que no es lo que necesita.

Para evitar esto, limite su consumo a 0.5 gramos de proteína por libra de masa corporal magra, y procure comer proteína de la más alta calidad posible. Esto incluye carnes de res de animales alimentados con pastura, semillas y frutos secos crudos, y huevos de gallinas camperas.

Para los casos más graves de rabdo, posiblemente requiera implementar medidas adicionales. Puede aplicar una solución de minerales especiales por vía intravenosa con el fin de contrarrestar los posibles daños causados ​​por daño muscular severo. Asimismo, los desequilibrios electrolíticos deberán ser monitoreados y tratados con prontitud, y en casos severos puede necesitar hemofiltración para tratar el daño renal.

Rehabilitación y pronóstico a largo plazo

En general, el pronóstico de rabdo es prometedor siempre y cuando su sangre, electrolitos y orina sean monitoreados cuidadosamente después de una falla muscular. La tasa de mortalidad por esta afección es solo del 5 %, sin embargo, su riesgo puede aumentar significativamente si se produce insuficiencia renal.

Si se cuida al moderar el ejercicio, beber suficiente agua y descansar lo suficiente, estará en camino hacia una recuperación exitosa. No obstante, esto puede llevar tiempo. Purdy pasó meses en rehabilitación antes de poder levantar incluso las pesas más ligeras.

Mientras que la rabdo es una enfermedad grave, y cualquiera puede padecerla, no debe tener miedo de hacer ejercicio. Lo que debe recordar es siempre escuchar a su cuerpo. Modérese cuando comience algo nuevo o diferente de su rutina habitual de ejercicios. Dele tiempo a su cuerpo para que se adapte y no se esfuerce tanto durante las primeras sesiones.

Además, si no se siente bien después de hacer algún tipo de ejercicio extenuante, vigile con suma atención sus síntomas. Verifique el color de su orina y preste atención al dolor, hinchazón y debilidad. Si está empeorando cuando sabe que debería estar recuperándose, busque atención médica. Los análisis sanguíneos pueden ayudar a diagnosticar la afección y, con el tratamiento adecuado, podría evitar el daño renal.

Publique su comentario