¿Por qué necesita acudir al gimnasio?

Acuda al gimnasio

Historia en Breve -

  • A pesar de que las directrices de los Estados Unidos indican que requiere hacer 150 minutos de ejercicio moderado o 75 minutos de actividad aeróbica vigorosa, así como un entrenamiento muscular cada semana, solo la mitad de la población lo hace
  • Un estudio demostró que ser miembro de un gimnasio estaba relacionado con una probabilidad 14 veces mayor de cumplir con las directrices semanales de actividad física, tanto en el caso de los hombres como de las mujeres, incluso después de haberlo ajustado en función de problemas de salud, como artritis y asma
  • Los investigadores indican que el estudio apoya el concepto de que acudir a un gimnasio podría ayudar a motivar a las personas que no hacen suficiente ejercicio por sí solas
  • Algunas personas disfrutan acudir a un gimnasio para hacer su propio entrenamiento de fuerza o rutina de ejercicios; otros quieren un programa diseñado específicamente, o acuden por aspectos sociales; sin embargo, lo que sea que le haga moverse será traducido en mejor condición física

Por el Dr. Mercola

Tal vez haya pensado que acudir a un gimnasio podría ser una buena idea para mantener la rutina de ejercicios con la que se comprometió, que dejo de realizar unas cuantas semanas después del 1 de enero.

Y quizá haya pensado seriamente en tener una membresía de fitness, pero todavía no lo ha decidido. Cualquiera que sea su nivel de motivación — o falta — un estudio interesante de la Universidad Estatal de Iowa podría orientarlo en la dirección correcta.

Los investigadores reunieron a 405 voluntarios adultos que por lo general estaban saludables; la mitad se mantuvo al margen, por así decirlo, durante al menos tres meses. La otra mitad acudió activamente al gimnasio durante al menos 30 días.

Se midieron las frecuencias cardíacas, presión sanguínea en reposo e índices de masa corporal, y cada participante completó cuestionarios sobre cuánto tiempo pasaba haciendo ejercicio, sentado o realizando algún tipo de actividad física cada semana.

Un poco ejercicio podría hacer una gran diferencia

Al analizar las respuestas para determinar cuál de los participantes cumplía con las directrices recomendadas de los Estados Unidos para actividad física, los investigadores emplearon un criterio establecido.

Es decir, un total de 150 minutos de actividad moderada o 75 minutos de actividad aeróbica vigorosa cada semana, incluyendo al menos dos días de actividades para fortalecimiento muscular, como levantamiento de pesas.

Las diferencias encontradas entre los dos grupos fueron "bastante espectaculares y sorprendentes", según Duck- Chul Lee, Ph.D., profesor asistente de kinesiología y uno de los investigadores del estudio.

Los motivos fueron que, los que no eran miembros promediaron solo 137 minutos de ejercicio, mientras que los miembros de gimnasio realizaron un promedio de 484 minutos a la semana. Solo el 18 % de los que hicieron ejercicio por sí solos cumplieron con las directrices de actividad física y entrenamiento de fuerza, en comparación con el 75 % de los miembros de gimnasio. Time señaló:

"En general, los investigadores calcularon que acudir a un gimnasio estaba relacionado con una probabilidad 14 veces mayor de cumplir con las directrices semanales de actividad física. Los resultados fueron similares en hombres y mujeres, y fueron ajustados en función de los problemas de salud como... artritis y asma.

Los miembros del gimnasio no solo hicieron más ejercicio; sino que también tuvieron mejores mediciones cardiovasculares y menor probabilidad de padecer obesidad.

Las personas que asistían al gimnasio tendían a manifestar ritmos cardíacos en reposo más bajos, mayor capacidad cardiorrespiratoria y menor circunferencia de cintura que sus pares, quienes no eran miembros".1

Tener una membresías de gimnasio podría proporcionar más beneficios

Con base en su experiencia, los científicos se percataron que comprendían muy bien los hábitos sedentarios de las personas que no acudían a un gimnasio. De acuerdo con Lee:

"Pensamos que tal vez estarían más cansados o satisfechos de haber hecho lo suficiente en el día. La actividad física fuera del gimnasio fue la misma en ambos grupos. Pero, en el caso de las personas que no eran miembros, acudir a un gimnasio en realidad podría incrementar los niveles generales de actividad".2

Lee agregó que es posible que las personas más activas sean más propensas a acudir a un gimnasio. Además, aunque el estudio se realizó en una ciudad donde había muchas opciones de clubes deportivos disponibles, no siempre había una opción de gimnasio en las zonas rurales.

Pero la idea de ser miembro de un gimnasio es ir a hacer ejercicio; y no hacerlo podría ser un desperdicio de tiempo y dinero, además garantiza que nada cambiará en cuanto a la condición física. De acuerdo con Lee:

"Es cierto que algunos miembros de gimnasio no acuden con regularidad, al igual que algunas personas que no son miembros salen y corren, hacen ejercicio con la bicicleta, y aun así cumplen con las directrices".3

Lee dijo que el estudio "respalda la idea de que acudir a un gimnasio podría ayudar a las personas que no realicen suficiente ejercicio por sí solos", y señaló que tan solo el 50 % de las personas en los Estados Unidos hace la cantidad de actividad aeróbica que los expertos recomiendan, y solo alrededor del 20 % cumple con las directrices de entrenamiento de fuerza.

Si bien, los gimnasios cuentan con pesas o máquinas de resistencia para que las personas las utilicen con el fin de mejorar sus músculos, muchas personas no hacen las actividades cotidianas que podrían proporcionar los mismos resultados, indicó.

Fitness: Opciones para reflexionar y activarse

Como era de esperarse, hay más razones para comprometerse a acudir al gimnasio, además de la pérdida de peso o desarrollo muscular.

La autora principal del estudio, Elizabeth Schroeder, ex alumna de la Universidad del Estado de Iowa, expresó que espera que los hallazgos de la investigación puedan alentar a las personas a buscar y establecer una rutina en un gimnasio o centro de fitness. Y agregó que:

"Es posible que algunas personas disfruten de acudir al gimnasio y hacer su propia rutina de ejercicios, mientras que otras estén interesadas en clases grupales que posiblemente fomenten el aspecto social, ambiente divertido, horario consistente y entrenamiento diseñado de forma personalizada.

De cualquier manera, ambos involucran hace mayor actividad física, y ese es el objetivo".4

James Chestnut, con una Licenciatura en Educación Física, Maestría en Ciencias de la Fisiología del Ejercicio y Doctorado en Quiropráctica, junto con una certificación de postgrado en Bienestar, indicó que las personas deberían percibir el ejercicio como un requerimiento para estar saludables, en vez de una actividad que eligen hacer o no hacer.

En una entrevista previa, expresó que:

"El ejercicio es tan importante como la vitamina C, respiración, amor o cualquier otra cosa. Además, debería percibirse como un nutriente necesario y esencial".

En su opinión, es crucial tener la mentalidad correcta, pero algunas veces hay que comenzar desde pequeño, en especial las personas que han evitado hacer ejercicio, padecen obesidad mórbida o incluso quienes expresan que simplemente no tienen tiempo para comprometerse a acudir a un gimnasio o cualquier tipo de régimen de entrenamiento, según sea el caso.

El tiempo y la motivación son factores con los que todos tienen que lidiar. En su mente, ya sabe lo importante que es el ejercicio, incluso para disminuir el estrés, pero, como dicen, a veces el espíritu es débil. Si pertenece a esa categoría, lo que podría necesitar es un cambio en la forma en la que percibe el ejercicio.

Motivación: Enfóquese en lo positivo

En vez de pensar si desea hacerlo, y si tiene la energía, tiempo, enfoque o motivación para acudir a un gimnasio o dedicar una parte de su tiempo a realizar un entrenamiento — como dijo alguna vez una persona sabia — mejor hágalo.

Un pensamiento que podría motivarle es que, más de la mitad de los adultos en los Estados Unidos no realizan la cantidad recomendada de ejercicio, y 1 de cada 4 adultos no hacen ejercicio en lo absoluto,5 ¡pero, ese no será su caso!

Literalmente, el diálogo interno negativo podría ser un importante factor de desmotivación. La clave es convertirse en su propia "guía", en vez de dejarse dominar por sus habituales patrones de duda o desesperanza.

Si en este momento, lo único que puede hacer es ponerse de pie, salir y llenar sus pulmones con algunas respiraciones purificantes, ese es un comienzo. Al trabajar con deportistas renuentes, Chestnut dijo que le agradaba comenzar gradualmente y preguntaba:

"¿Estaría dispuesto a comprar alguna prenda para hacer ejercicio, algo de ropa, zapatos adecuados y salir por la mañana a respirar profundo, decir algo positivo sobre sí mismo, y quizás caminar durante tres minutos?

¿Qué estaría dispuesto a hacer? ¿Estaría dispuesto a realizar caminatas? He hecho de todo, desde comenzar por realizar algunas lagartijas hasta hacer flexiones de rodilla—de forma gradual".

En el caso de algunas personas, al principio, enfocarse en lo positivo es como dar "pasitos", lo cual en poco tiempo podría generar un ritmo natural. Tal vez en la privacidad de su hogar, podría hacer más, aun si solo son 10 minutos diarios de movimiento corporal concentrado.

Cuando adquiera mayor seguridad — lo que generalmente ocurre cuando se hacen evidentes los efectos positivos del ejercicio regular — podría comenzar a buscar un gimnasio a menos que, desde luego, desee empezar de inmediato.

¿Por qué debería acudir a un gimnasio?

Cabe señalar que acudir a un gimnasio no es necesario para adquirir y mantener su condición física. Algunos de los entrenamientos más difíciles, incluyendo los ejercicios de peso corporal, que pueden realizarse en el hogar sin necesidad de equipo.

Por lo tanto, si no cuenta con la solvencia económica para adquirir una membresía de gimnasio, no hay ningún gimnasio cerca o simplemente prefiere hacer ejercicio por sí solo, es muy posible que aproveche los beneficios del ejercicio.

Sin embargo, muchas personas disfrutan hacer ejercicio en un gimnasio. De acuerdo con el entrenador de fitness personal del Reino Unido, Scott Laidler, para The Telegraph, cuando compra una membresía:

"La intención normal es acudir un par de veces a la semana para obtener resultados factibles. La realidad es que cuanto más se involucre en la cultura del entrenamiento, más invertirá en obtener resultados, esa rutina saludable comenzará a influir en cada faceta de su estilo de vida".6

Laidler recomienda que, cuando se anime y acuda a un gimnasio, se mantenga "positivo" y no permita que el nivel de condición física de otras personas le intimide.

"Los gimnasios podrían parecer entornos intimidantes, llenos de personas con cuerpos increíbles que parecen saber exactamente lo que hacen... pero, todos tienen que empezar por algo, así que olvídese de compararse con los demás, e involúcrese en su entrenamiento".7

En un gimnasio, es probable que conozca nuevos conceptos en entrenamiento de fuerza, desarrollo muscular, ejercicios aeróbicos, estiramiento activo y entrenamiento en intervalos, así como el entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT, por sus siglas en inglés).

Algo que es evidente cuando comienza a hacer ejercicio en un gimnasio es que cambiar sus rutinas de ejercicio y actividades podría ayudarle a incrementar su nivel de energía, fuerza y, también, su motivación.

Claro que, podrá seguir corriendo y haciendo sentadillas, pero pronto aprenderá nuevas técnicas que trabajarán otras partes de su cuerpo, e incluso le ayudarán a adquirir condición física en menos tiempo.

¿Cuáles son las expectativas al comprometerse a hacer ejercicio regular?

Como ya sabrá, algunos enfoques podrían fomentar la motivación más allá de simplemente decidir hacer una actividad. No hay nada como un poco de responsabilidad para continuar. Pero aquí hay algo más que podría impulsarlo a dar ese primer paso; es decir, una rutina habitual de ejercicios podría promover su salud en formas incluso desconocidas.

  • Los beneficios físicos varían desde ayudarlo a combatir los resfriados y la gripe hasta prevenir enfermedades aún más graves, como el cáncer. El ejercicio podría ayudarle a disminuir su presión arterial, reducir los niveles de insulina para evitar e incluso revertir la diabetes tipo 2, fortalecer su salud cardiaca y ayudarle a prevenir la enfermedad de Parkinson.8
  • Los estudios demuestran que ejercicio incluso podría mejorar su memoria, crear nuevos vasos sanguíneos en el cerebro e incrementar el volumen del hipocampo, el área cerebral involucrada en la memoria verbal y aprendizaje.9
  • El ejercicio regular a un nivel más intenso o incluso celular, podría contrarrestar el daño celular provocado por los radicales libres, desde la contaminación del aire hasta las sustancias químicas tóxicas en toda la casa, oficina e incluso los alimentos. Además, el ejercicio podría mejorar su estado de ánimo y aumentar su productividad.
  • Además de fortalecer sus músculos y ayudar a controlar su peso, el ejercicio puede ayudar a ralentizar los signos inevitables del envejecimiento hasta 10 años,10 por lo que será capaz de utilizar su calzado para caminar en un sendero, en vez de llevar un tanque de oxígeno tan solo para salir de casa.

Además, hay beneficios sociales al acudir al gimnasio, ya que es probable que conozca nuevas personas que, como en su caso, disfruten de llevar un estilo de vida activo.

Aparte del gimnasio, también podría buscar ligas deportivas en su comunidad u organización del trabajo, o acudir a clases de ejercicios especializados, como yoga y Pilates, para obtener ventajas tanto en su condición física como para hacer nuevas amistades.

Algunos detalles adicionales que debe considerar; como, por ejemplo, planear sus entrenamientos para que se adapten mejor a su horario y niveles de energía, así como escuchar a su cuerpo.

Los entrenamientos durante las primeras horas del día han demostrado ser beneficiosos para quemar grasa y regular el ritmo circadiano, aunque otras personas prefieren realizar sus entrenamientos por la tarde o inclusive acudir al gimnasio por la noche.

Si no incluye el ejercicio en su rutina es poco probable que pueda alcanzar un bienestar óptimo. De hecho, hacerlo es una de las decisiones más vitales que podría tomar, si está interesado en tener o recuperar su salud óptima.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo