MCT Oil MCT Oil

PUBLICIDAD

Beber sodas mientras hace ejercicio extenuante en días con altas temperaturas podría causar daño renal

Escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

beber soda altas temperaturas daño renal

Historia en Breve -

  • Una investigación reciente ha demostrado los efectos nocivos agudos que las sodas podrían generar en la función renal cuando son utilizadas como recurso para calmar la sed al realizar ejercicio durante un día caluroso
  • Beber sodas puede causar deshidratación y elevar los marcadores de enfermedad renal cuando son consumidas después de realizar un ejercicio o trabajo manual a una temperatura de 35 °C
  • Cuando hace ejercicio en un ambiente caluroso, su cuerpo regula la presión sanguínea y conserva el agua al reducir el flujo sanguíneo hacia los riñones. Una disminución repentina y pronunciada en el flujo sanguíneo por los riñones podría causar daño renal agudo debido a que puede disminuir la cantidad de oxígeno que llega a los riñones
  • Su alimentación podría tener gran influencia en su salud renal, ya que el azúcar y exceso de proteínas encabezan la lista de componentes alimenticios responsables de causar problemas al consumirlos de forma regular
  • La disfunción renal también está relacionada con un sin número de problemas variados de salud graves, como la diabetes tipo 2, presión arterial alta y enfermedades cardíacas

Los riñones —dos órganos con forma de frijol— se encuentran justo debajo de la caja torácica, uno a cada lado de la columna vertebral. Las glándulas suprarrenales se encuentran localizadas encima de cada riñón. Cada día, los riñones filtran hasta 150 cuartos de galón de sangre y eliminan los residuos a través de la orina.

Una de las razones por las que necesita beber suficiente agua es para garantizar una función renal saludable. De hecho, la deshidratación crónica de bajo grado es una de las causas más comunes de cálculos renales.

La disfunción renal también está vinculada con un sin número de diferentes problemas de salud graves, como la diabetes tipo 2, hipertensión (presión arterial alta) y enfermedades cardíacas. Los síntomas comunes de problemas renales incluyen:

  • Micción frecuente
  • Problemas para orinar
  • Dolor o sensación de ardor al orinar
  • Sed crónica

El buen funcionamiento de los riñones es esencial para mantener la homeostasis en el cuerpo, comenzando por la composición de la sangre.

Por ejemplo, los riñones son los responsables de mantener el nivel adecuado de pH y balance electrolítico (la proporción de sodio, potasio y fosfatos). También, producen hormonas que crean glóbulos rojos y las que ayudan a regular la presión arterial.

Consumir sodas al hacer ejercicio en días calurosos es una PÉSIMA idea

La alimentación puede tener una gran influencia en la salud renal, ya que el azúcar y exceso de proteínas son los principales componentes alimenticios responsables de causar problemas cuando son consumidos de forma regular.

En los Estados Unidos, la mayoría de los habitantes consume entre tres y cinco veces más proteínas de las que necesita, y entre dos y cuatro veces (o más) los niveles de fructosa que se consideran seguros.

Por sí solos, estos dos factores alimenticos, en especial cuando son combinados, pueden causar un estrés significativo en los riñones, así como promover una enfermedad renal y cálculos renales.

Una investigación reciente demuestra los efectos nocivos agudos que las sodas podrían tener en la función renal cuando son consumidas para calmar la sed cuando hace ejercicio durante un día caluroso.

El estudio, publicado en el American Journal of Physiology — Regulatory, Integrative and Comparative Physiology, encontró que las sodas causaban deshidratación y elevaban los marcadores de la enfermedad renal cuando eran consumidas después de realizar un trabajo manual a una temperatura de 35 °C. Según informó Science Daily:

“Los voluntarios completaron una sesión de ejercicios en una caminadora durante 30 minutos seguida de tres actividades diferentes durante cinco minutos, levantamiento de pesas, destreza, y entrenamiento de marro y llanta.

Después de 45 minutos de ejercicio, los voluntarios descansaron durante 15 minutos... mientras bebían 16 onzas de soda con cafeína con alto contenido de fructosa o agua.

Después de esta pausa, repitieron el ciclo tres veces más durante un total de cuatro horas. Antes de abandonar el laboratorio, los voluntarios recibieron más cantidad de la bebida asignada para beber antes de consumir más líquidos. El volumen fue de 1 litro o equivalente al 115 % de su peso corporal perdido al sudar, si la cantidad era mayor”.

La temperatura corporal de la zona abdominal o core, frecuencia cardíaca, presión arterial, peso corporal y marcadores de daño renal fueron medidos antes del ejercicio, inmediatamente después y 24 horas después.

Siete días después, los voluntarios —que tenían una edad promedio de 24 años— fueron sometidos nuevamente a la misma prueba, pero cambiaron de grupo, por lo que los que recibieron sodas la primera vez recibieron agua y viceversa.

Cuando los voluntarios bebieron soda, el 75 % presentó niveles elevados de creatinina en la sangre, un marcador de daño renal. Sólo el 8 % de los participantes en el ensayo de agua tenían niveles elevados de creatinina. Cuando los voluntarios bebieron sodas, también manifestaron:

  • Menor tasa de filtración glomerular, otro marcador de daño renal
  • Mayor nivel de ácido úrico
  • Deshidratación moderada
  • Mayores niveles de vasopresina, una hormona antidiurética que eleva la presión arterial

Como han señalado los autores:

“El consumo de sodas durante y después del ejercicio a una temperatura alta no puede rehidratar. Por lo tanto, es posible que consumir bebidas no alcohólicas como una bebida de rehidratación durante el ejercicio en un clima cálido no sea lo ideal...

Estos descubrimientos indican que consumir sodas durante y después del ejercicio a una temperatura alta puede inducir daño renal agudo [AKI], probablemente a través de mecanismos mediados por vasopresina”.

¿Cómo podría el ejercicio en un clima cálido afectar la salud renal?

Si bien, las sodas, que normalmente contienen grandes cantidades de jarabe de maíz de alta fructuosa y cafeína, son dañinas en cualquier momento, podrían ser particularmente nocivas en climas cálidos.

La razón es porque cuando hace ejercicio a una temperatura alta, su cuerpo regula la presión sanguínea y conserva el agua al reducir el flujo sanguíneo hacia los riñones. Una disminución repentina y pronunciada en el flujo sanguíneo a través de los riñones puede causar daño renal agudo debido a que puede disminuir la cantidad de oxígeno que es enviada a los riñones.

Las investigaciones previas han demostrado que el ejercicio a temperaturas altas puede incrementar los biomarcadores de daño renal agudo —incluso sin la adición a las sodas— y que las bebidas con alto contenido de fructosa podrían elevar el riesgo de daño renal agudo cuando hay deshidratación.

Por lo tanto, es lógico que la combinación de ambos —ejercicio a una temperatura alta y consumo de sodas— impidan una función renal saludable y eleven el riesgo de daño renal agudo.

Como comentario adicional, también se sabe que los medicamentos analgésicos podrían dañar los riñones cuando son tomados en exceso o durante largos períodos de tiempo. Esto incluye a la aspirina, medicamentos antiinflamatorios, ibuprofeno, naproxeno y acetaminofén, en especial cuando se toman en combinación con alcohol, aún si la cantidad de alcohol es pequeña.

Las investigaciones han demostrado que la combinación de alcohol con paracetamol podría incrementar en un 123 % el riesgo de daño renal, en comparación con tomarlos de forma individual.

Por este motivo, mezclar sodas, alcohol y analgésicos cuando hace una actividad en su jardín durante una tarde calurosa, podría ser una de las combinaciones más peligrosas que pueda imaginarse.

¿Qué es el daño renal agudo y cuáles son sus causas?

El daño renal agudo ocurre cuando hay una disminución repentina en el flujo sanguíneo, lo que puede causar insuficiencia renal. De hecho, estos dos términos son sinónimos; y podría ser ocasionado por una deshidratación grave, accidente, cirugía e incluso una sobredosis acumulativa (o sobredosis intencionada) de paracetamol, ibuprofeno o naproxeno.

La inflamación crónica, como la que ocurre en personas con diabetes o pacientes con enfermedades cardíacas, infecciones (como la sepsis), bloqueos o reacciones alérgicas, también podría causar insuficiencia renal.

Alrededor de la mitad de las personas con daño renal agudo podrían ser tratadas sin presentar daño permanente; probablemente el resto requiera un trasplante de riñón o diálisis, lo cual significa que una máquina filtrará su sangre. Los síntomas pueden incluir dolor, debilidad, mareos, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, sed extrema y menor micción.

Claves alimenticias para proteger su función renal

Para proteger su función renal, debe considerar las siguientes medidas:

Restringir la fructosa a 25 gramos por día (alrededor de 6 cucharaditas) o menos, en especial si es resistente a la insulina/leptina.

Restringir las proteínas en función de los requerimientos de su cuerpo — Probablemente, el consumo ideal de proteínas es alrededor de medio gramo de proteína por libra (1 gramo de proteína por kilogramo) de masa corporal magra, no del peso corporal total. Con base en esta fórmula, primero debe determinar su masa corporal magra.

Para hacerlo, debe restar 100 a su porcentaje de grasa corporal. Por ejemplo, si tiene un 30 % de grasa corporal, entonces tiene 70 % de masa corporal magra. Luego debe multiplicar ese porcentaje (en este caso, 0.7) por su peso actual, para obtener su masa corporal magra en libras o kilos.

Como por ejemplo, si pesa 170 libras sería, 0.7 multiplicado por 170, lo cual equivale a 119 libras de masa corporal magra. Al utilizar la regla de "0.5 gramos de proteína", necesitaría 59.5 o un poco menos de 60 gramos de proteína diaria.

La Fundación Americana del Riñón recomienda restringir las proteínas a un máximo de 50 gramos, si padece una enfermedad renal.

Beber agua pura y limpia — El simple hecho de intercambiar las bebidas endulzadas, como las sodas y jugos de frutas, por agua pura podría contribuir en gran medida a mejorar la función de sus riñones y salud general.

La mejor manera de determinar su requerimiento de agua es al observar el color de su orina (que debe ser de color amarillo pálido claro) y la frecuencia de sus visitas al baño (idealmente, deben ser alrededor de 7 a 8 veces diarias).

Comer mucha cantidad de vegetales frescos, idealmente orgánicos — Una de las mejores medidas que puede implementar para beneficiar a sus riñones es comer tres o cuatro porciones de vegetales y frutas al día.

Sus riñones producen hormonas que regulan la constricción arterial y venosa, que podrían influir en su presión arterial. También, regulan el volumen de sangre que circula. Estas dos funciones trabajan en combinación para mantener la presión arterial dentro de los límites normales.

Realmente, la presión arterial alta es la segunda causa principal de insuficiencia renal. Lo curioso es que la investigación demuestra que simplemente aumentar el consumo de vegetales podría disminuir la presión arterial sistólica en personas con enfermedad renal, más eficaz que los medicamentos para la presión arterial.

La Dra. Nimrit Goraya, autora del estudio y Directora del programa de nefrología en Baylor Scott & White Health, en Temple, Texas, dijo que para las personas con enfermedad renal —o quienes desean prevenirla— era “críticamente” importante consumir los alimentos correctos en vez de recurrir a los medicamentos.

Ajustar el consumo de potasio en función de la función renal — Los riñones son responsables de mantener la cantidad adecuada de potasio en el cuerpo. Así que, si no funcionan bien, los niveles de potasio podrían elevarse excesivamente. Por lo tanto, al evaluar los requerimientos de potasio es importante tomar en consideración la función renal.

Si los riñones funcionan bien, la cantidad recomendada de potasio para adultos será de alrededor de 4700 mg diarios, que también necesita ser equilibrado con sodio.

Como regla general, la proporción de potasio a sodio debe ser aproximadamente 5:1. La forma más fácil de lograr esa proporción es al consumir muchos vegetales frescos, idealmente cultivados de forma orgánica y local para garantizar un contenido óptimo de nutrientes.

Este tipo de alimentación a base de alimentos enteros proporcionará de forma natural cantidades mucho más elevadas de potasio con respecto al sodio, mientras que llevar una alimentación a base de alimentos procesados garantizará una proporción desigual.

Si padece una enfermedad renal, debe poner mucha atención a sus niveles de potasio y consumo alimenticio.

La mayoría de las personas que reciben tratamiento para una enfermedad renal controlarán sus niveles de potasio al medirlos cada mes, y por lo general, los tipos de alimentación con restricción de potasio indican mantener el consumo de potasio en alrededor de 2000 mg diarios.

Superalimentos para promover la salud real

Incluir los siguientes alimentos también podría ayudarle a optimizar su función renal.

Pimientos Rojos — Bajos en potasio, altos en vitaminas A, B6, C, folato y fibra

Col — Baja en potasio, alta en vitaminas C y K, fibra y fitoquímicos que protegen contra el daño de los radicales libres

Coliflor — Alto en vitamina C, folato y fibra

Ajo — Con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y anticoagulantes

Cebolla — Baja en potasio, alta en antioxidantes, especialmente en quercetina, que tiene propiedades antihistamínicas naturales

Manzana — Alta en fibra, antioxidantes y compuestos antiinflamatorios. El vinagre de sidra de manzana orgánico y si procesar es útil para prevenir los cálculos renales

Bayas — Incluye a las moras azules, frambuesas y fresas

Cerezas — Altas en antioxidantes y fitoquímicos

Uvas rojas y moradas — Altas en antioxidantes; la piel de las uvas es particularmente alta en resveratrol

Sandía — Alto contenido de agua, con propiedades diuréticas, que promueven mayor producción de orina para eliminar las toxinas

Jugo de limón — Reduce la formación de cálculos renales

Semillas de calabaza — Altas en antioxidantes, vitaminas y minerales, particularmente en magnesio, lo cual ayuda a disminuir el riesgo de cálculos renales

Col rizada — Baja en potasio, buena fuente de vitaminas A y C

Batata dulce — Alta en betacaroteno, vitaminas A y C y fibra; y excelente fuente de vitamina B6 y potasio

Alimentos que ayudan a desintoxicar los riñones

Hay algunas hierbas que también tienen propiedades para limpiar los riñones, como por ejemplo las siguientes:

Jengibre — Purifica los niveles de toxinas en la sangre y riñones

Cúrcuma — Tiene propiedades antisépticas y antiinflamatorias que ayudan a prevenir y tratar la inflamación e infecciones renales

Diente de león — Diurético natural que puede fortalecer los riñones y aliviar los problemas del tracto urinario

Ortiga — Diurético natural que puede purificar la sangre y tratar infecciones del tracto urinario; también es alta en hierro, por lo cual es beneficiosa para producir sangre. Debe evitarla si ya tiene niveles elevados de hierro

Raíz de malvavisco — Diurético natural que puede tratar infecciones del tracto urinario, cálculos renales e infecciones de la vejiga

Enebro — Mejora la función renal y puede tratar las infecciones del tracto urinario, así como los cálculos renales y de la vejiga

Contraindicaciones: Evite las bayas de enebro si padece una infección renal o se encuentra embarazada. Además, no debe tomarlo continuamente durante más de cuatro semanas

Raíz de la milenrama — Diurético natural con propiedades antisépticas y antiinflamatorias; útil para tratar infecciones del tracto urinario

Trébol rojo — Diurético para estimular la eliminación de desechos de los riñones

Chanca piedra. Se utiliza en Sudamérica para deshacer los cálculos renales (su nombre en español significa "rompe piedras")

Raíz de hortensia — Remedio nativo americano para tratar los cálculos renales

Raíz de uva ursi — Puede tratar problemas urinarios y de la vesícula

Raíz de grava (Joe-Pye weed) — Remedio indio para promover la salud renal y del tracto urinario

Raíz de la vara de oro — Remedio nativo americano utilizado tradicionalmente para mejorar la salud renal y del tracto urinario

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario