Seis beneficios de la terapia de masaje

Escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

terapia masaje

Historia en Breve -

  • Seis áreas donde se ha demostrado que el masaje brinda resultados beneficiosos incluyen: inflamación dolor, salud mental, función inmunológica, espasmos musculares y flexibilidad
  • Los receptores especializados en la dermis, que es la segunda capa de la piel, reaccionan a estímulos externos, como la presión, al enviar mensajes que estimulan la liberación de endorfinas en el cerebro a través de su sistema nervioso
  • Para el tratamiento del dolor, que incluye el dolor interno profundo, muscular y óseo, de la médula espinal, fibromialgia y dolores de cabeza, la terapia de masaje es mejor que no recibir ningún tratamiento. Y frente a otros tratamientos para el dolor como la acupuntura y fisioterapia, la terapia de masaje probó ser beneficiosa
  • La terapia de masaje puede ser útil para aliviar los efectos secundarios relacionados con el tratamiento convencional contra el cáncer, como dolor, fatiga, náuseas, ansiedad y depresión
  • Si prueba la terapia de masaje y descubre que no está obteniendo alivio, puede intentar aumentar la dosis y frecuencia. También hay otras variables que afectan la efectividad del masaje, como la técnica utilizada y el nivel de habilidad del masajista

El masaje es una de las formas más antiguas y sencillas de atención médica que se utilizan para promover el bienestar general y aliviar el dolor y la ansiedad.

La piel es el órgano sensorial más grande y los receptores especializados en la dermis, que es la segunda capa de la piel, reaccionan a estímulos externos, como la presión, al enviar mensajes que estimulan la liberación de endorfinas en el cerebro a través de su sistema nervioso.

Las endorfinas promueven la relajación y sensación de bienestar, alivian el dolor y reducen los niveles de químicos del estrés como el cortisol y noradrenalina, lo que disminuye su frecuencia cardíaca, respiración y metabolismo, así como la presión arterial.

Un masaje más profundo y vigoroso estimula la circulación sanguínea para mejorar el suministro de oxígeno y nutrientes a los tejidos del cuerpo y ayuda al sistema linfático a eliminar los productos de desecho. Relaja los músculos tensos y anudados, al igual que las articulaciones rígidas, lo cual mejora su movilidad y flexibilidad.

También se dice que el masaje aumenta la actividad del nervio vago, uno de los 10 nervios craneales que tienen un impacto en la secreción de hormonas que absorben los alimentos, la frecuencia cardíaca y respiración.

Ha demostrado ser una terapia eficaz para una variedad de afecciones de salud, sobre todo la tensión relacionada con el estrés, que puede desempeñar una función importante en el desarrollo de problemas tanto físicos como psicológicos.

Enseguida, analizo seis áreas donde se ha demostrado que el masaje brinda resultados beneficiosos, las cuales incluyen al dolor, salud mental, inflamación, función inmunológica, espasmos musculares y flexibilidad.

Terapia de masaje para aliviar el dolor

El dolor es un problema bastante común, por lo que la adicción a los opioides ha alcanzado su máximo histórico, y tan solo en los Estados Unidos fue la causa de muerte de aproximadamente 47 600 personas en 2017. A partir de junio de 2017, los opioides se convirtieron en la principal causa de muerte entre las personas menores de 50 años en los Estados Unidos.

El masaje es solo uno de los muchos tratamientos alternativos que pueden ser útiles para aliviar el dolor.

Una revisión sistemática y un metaanálisis publicados en 2016, incluyeron 60 estudios de alta calidad y siete estudios de menor calidad, que analizaron el uso del masaje para tratar varios tipos de dolor, incluidos el dolor de médula espinal, huesos y músculos, fibromialgia y dolores de cabeza.

La revisión reveló que la terapia de masaje es mejor que no recibir ningún tratamiento. Y frente a otros tratamientos para el dolor como la acupuntura y fisioterapia, la terapia de masaje probó ser beneficiosa. De manera más específica, los estudios han demostrado que el masaje terapéutico puede aliviar el dolor relacionado con:

Dolores de cabeza por tensión y migrañas — En un estudio, los participantes que recibieron dos masajes tradicionales de 30 minutos durante cinco semanas informaron una disminución en la frecuencia de sus ataques de migraña en comparación con los controles que no recibieron terapia de masaje. También tuvieron menos trastornos del sueño y las pruebas revelaron un aumento en la serotonina.

En otro, se evaluó el efecto del masaje tailandés (que se centra en los movimientos de compresión, estiramiento, tracción y balanceo), en pacientes con dolores de cabeza tensionales crónicos o migrañas.

Los participantes recibieron un tratamiento de ultrasonido o tres sesiones de masaje tailandés por semana durante un periodo de tres semanas. Aquellos que recibieron masaje tailandés reportaron un aumento en el umbral de presión del dolor, mientras que los del grupo de ultrasonido experimentaron una disminución.

Ambos grupos experimentaron una reducción significativa en la intensidad de las migrañas.

Dolor de parto — Según Rebecca Dekker, con un Ph. D. en enfermería y fundadora del Evidence Based Birth, una hipótesis sobre cómo funciona el masaje para reducir el dolor se basa en la teoría de la compuerta.

"Un masaje suave o indoloro puede actuar sobre el Método de la Compuerta al inundar el cuerpo con sensaciones agradables para que el cerebro no perciba las sensaciones dolorosas con tanta intensidad", dice.

Por otro lado, se piensa que el masaje intenso y profundo actúa mediante un control inhibitorio perjudicial y difuso. “La idea es que la estimulación del masaje doloroso es tan intensa que estimula al cerebro a liberar sus propias hormonas naturales llamadas endorfinas para aliviar el dolor.

Luego, el cuerpo se llena de endorfinas que lo ayudan a percibir menos dolor por las contracciones", dice Dekker, y añade que" los investigadores también piensan que el masaje podría funcionar al disminuir el cortisol o las hormonas del estrés y aumentar los niveles de serotonina y dopamina en el cerebro".

Fibromialgia — La Asociación Nacional de Fibromialgia y Dolor Crónico recomienda el masaje para el dolor por fibromialgia, ya que es capaz de aliviar los síntomas.

Una revisión sistemática y un metaanálisis de nueve ensayos controlados aleatorizados que contaron con la participación de 404 pacientes para examinar los efectos de la terapia de masaje sobre la fibromialgia concluyó:

“La terapia de masaje con duración de ≥5 semanas tuvo efectos beneficiosos inmediatos en el dolor, ansiedad y depresión en pacientes con FM [fibromialgia]. La terapia de masaje debe ser uno de los tratamientos complementarios y alternativos viables para la FM”.

Dolor por cáncer — Según el Australian Cancer Council, la terapia de masaje puede ser útil para aliviar los efectos secundarios relacionados con el tratamiento convencional contra el cáncer, ya que se citan pruebas que demuestran que el masaje puede reducir el dolor, fatiga, náuseas, ansiedad y depresión en pacientes con cáncer.

El Consejo señala que, si bien algunos temen que el cáncer se propague a través del masaje, se trata de temores infundados, y el masaje ligero "se puede administrar de manera segura a las personas en todas las etapas del cáncer", ya que "la circulación de la linfa (que proviene del masaje u otro movimiento) no hace que el cáncer se propague".

Un artículo científico que fue publicado en Current Oncology en 2007, el cual analiza la terapia de masaje para pacientes con cáncer también señaló que el masaje es "muy seguro" y que "las complicaciones son poco frecuentes... Los efectos adversos se asociaron sobre todo con el masaje administrado por personas sin conocimientos y otras técnicas aparte del masaje sueco".

Uno de los estudios observacionales más grandes sobre el masaje y el cáncer se realizó en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center en la ciudad de Nueva York, y evaluó las puntuaciones de los síntomas de dolor, fatiga, estrés y ansiedad, náuseas y depresión en 1290 pacientes con cáncer.

Los pacientes tenían la opción de tres estilos de masaje: sueco, ligero y masaje de pies. Los hallazgos revelaron que las puntuaciones de la gravedad de los síntomas disminuyeron aproximadamente 50 %. El masaje sueco y ligero fue superior al masaje de pies".

Dolor de espaldaVarios estudios también apoyan el uso del masaje para abordar el dolor lumbar. Entre ellos:

Un estudio de 2017 informó que el 49.4 % de los pacientes con dolor lumbar persistente que recibieron 10 sesiones de masaje durante un período de 12 semanas lograron una mejora clínica a las 12 semanas, y de ellos, el 75 % mejoró aún más a nivel clínico a las 24 semanas.

Un estudio de 2011 concluyó que la terapia de masaje (una hora de sesiones semanales durante 10 semanas) "podría ser eficaz para el tratamiento del dolor lumbar crónico, con beneficios que duran al menos seis meses". Tanto la relajación como el masaje estructural fueron útiles, al brindar aproximadamente el mismo beneficio.

Un estudio de 2016 que evaluó el efecto del masaje tailandés en pacientes con dolor de espalda superior que duró al menos tres meses encontró que el tratamiento disminuyó de forma significativa la tensión muscular e intensidad del dolor al final de la sesión de tratamiento.

Un metaanálisis de 25 ensayos, que fue realizado por la Biblioteca Cochrane en 2016, la mayoría de los cuales fueron financiados por organizaciones sin fines de lucro, concluyó que el masaje era mejor para el dolor lumbar agudo, subagudo y crónico, en comparación con los controles inactivos.

Cuando llegó a funcionar, el masaje fue eficaz para el dolor subagudo y crónico, pero no para los casos graves.

Un estudio del 2007 descubrió que los pacientes que habían padecido de dolor lumbar durante al menos seis meses y recibieron masajes de 30 minutos dos veces a la semana durante cinco semanas informaron menos dolor, depresión, ansiedad y trastornos del sueño en comparación con los controles que recibieron terapia de relajación.

Frecuencia y dosis para ciertos tipos de dolor

Algunas personas experimentan un inmenso alivio gracias al masaje, según informan, mientras que otras no lo sienten. La diferencia podría reducirse a la dosis. Investigadores del Group Health Research Institute en Seattle investigaron la dosis óptima de masaje para personas con dolor crónico de cuello.

Los participantes del estudio recibieron masajes de 30 minutos dos o tres veces por semana, o masajes de 60 minutos una, dos o tres veces por semana. Un grupo de control no recibió masajes.

En comparación con el grupo que no recibió masaje, los que sí tuvieron sesiones tres veces a la semana eran casi cinco veces más propensos a reportar una mejora significativa en su función y tenían más del doble de probabilidades de reportar una disminución significativa en el dolor.

Los mejores resultados de alivio del dolor los obtuvieron aquellos que recibieron masajes de 60 minutos dos o tres veces por semana. Parece que los masajes más largos funcionaron mejor para el dolor de cuello, al igual que los múltiples tratamientos por semana, sobre todo durante las primeras cuatro semanas.

Si prueba la terapia de masaje y descubre que no está obteniendo alivio, podría intentar aumentar la dosis y frecuencia. También hay otras variables que afectan la efectividad del masaje, como la técnica utilizada y el nivel de habilidad del masajista.

Cuando elija un masajista, pídale a su proveedor de atención médica integral que le recomiende un terapeuta certificado con experiencia en el tipo de alivio del dolor que está buscando.

Terapia de masajes para la salud mental

Otra área en la que la terapia de masaje puede ser útil es en el tratamiento del estrés, ansiedad y depresión, incluido el estrés que experimentan los pacientes con demencia. Como se mencionó, el masaje afecta su sistema nervioso a través de las terminaciones nerviosas en su piel, lo que estimula la liberación de endorfinas "de la felicidad" que ayudan a inducir una sensación de relajación y bienestar.

Un estudio de 2015encontró que el masaje tailandés reduce significativamente un marcador de estrés llamado alfa amilasa salival (sAA, por sus siglas en inglés), lo que sugiere que "podría tener un efecto modesto en la reducción del estrés".

La Asociación Americana de Terapia de Masaje también cita varios estudios que demuestran que el masaje ayuda a aliviar el estrés, reduce su ritmo cardíaco, presión arterial y niveles de cortisol.

Los estudios que analizan en particular los estados psicológicos también han demostrado resultados de masaje en puntuaciones más bajas en la escala de estrés percibido, la escala POMS para la depresión y la escala del nivel de ansiedad.

Un metaanálisis que analiza la terapia de masaje en pacientes con depresión concluyó: “La terapia de masaje se asocia de forma significativa con el alivio de los síntomas de depresión”.

De manera similar, un ensayo controlado aleatorizado de prueba de concepto que evaluó los efectos del masaje sueco en pacientes con trastorno de ansiedad generalizada encontró que dos sesiones semanales durante seis semanas fueron un tratamiento eficaz.

El masaje podría ayudar a aliviar la inflamación

Los beneficios de la terapia de masaje para el alivio del dolor están tan bien constituidos que por lo regular se emplea durante la fisioterapia y rehabilitación por una lesión.

En un estudio, investigadores tomaron biopsias musculares de participantes del estudio que habían recibido terapia de masaje o ningún tratamiento para el daño muscular provocado por el ejercicio. Según los autores, la terapia de masaje redujo la inflamación y promovió la biogénesis mitocondrial en el músculo esquelético.

Sin embargo, el estudio no se libra de detractores que han señalado sus fallas. Aun así, hay razones para suponer que el masaje tiene un impacto beneficioso sobre la inflamación, ya que el dolor e inflamación tienden a ir de la mano. Al reducir uno, disminuye el otro, y como se mencionó antes, hay muchas pruebas que respaldan la afirmación de que el masaje puede aliviar el dolor.

Otra investigación del Cedars-Sinai Medical Center en Los Ángeles, que analizaré más adelante, también descubrió que el masaje sueco disminuyó los niveles de varias interleuquinas, que desempeñan una función en la inflamación. Según los autores del estudio:

“Los datos preliminares sugieren que una sola sesión de la terapia de masaje sueco produce efectos biológicos cuantificables. Si se replican, estos hallazgos pueden tener implicaciones para el control de enfermedades inflamatorias y autoinmunes".

El momento de la terapia podría tener un impacto en el alivio del dolor e inflamación

El momento en que se administre el tratamiento podría ser un aspecto esencial. Como señaló la terapeuta masajista con licencia Amy Bradley Radford en un artículo para la revista Massage Magazine:

"Si el dolor es una señal para que se produzca la inflamación, entonces es necesario limitar la cantidad de dolor provocado en alguien con niveles más altos de inflamación, o simplemente empeorará la situación...

Hay dos formas en que los terapeutas pueden abordar la inflamación: Directa e indirectamente, y la forma que elegimos depende de la capacidad de cada paciente para sanar...

El cuerpo de algunos pacientes... es capaz de recuperarse bien a través de un masaje, estiramiento o terapia de puntos de activación más profundos. Pero hay otros... en los que el mismo tratamiento falla por completo, y la persona tiene que atravesar por días de dolor y recuperación después del tratamiento.

Cuál es la diferencia... La respuesta es que el Cliente B presenta más dolor e inflamación...

Esto puede plantear una paradoja difícil para el terapeuta, ya que el paciente con más dolor por lo general quiere que "deshaga los nudos" para que pueda sentirse mejor...

Si un paciente tiene que pasar por un periodo de recuperación luego del masaje, en lugar de sentirse mejor inmediatamente después de la sesión, entonces cualquier presión aplicada a su cuerpo le provocará más dolor e inflamación, y no podrá satisfacer la nueva demanda de energía adicional creada por el masaje...

Si un paciente llega con un nivel de dolor de ocho y después de la sesión está en un tres, ¿qué indica eso? Que el tratamiento brindado realmente le devolvió energía a su cuerpo al reducir el dolor y, por lo tanto, la inflamación. Se le ofreció la energía para sanar y esta fue recibida.

Este proceso tiene una base en la medicina china, que busca equilibrar el cuerpo al modificar la energía, o Qi. La parte importante es que el dolor disminuyó, al igual que la demanda de energía, lo cual creó un excedente de energía para combatir la inflamación o para utilizarse en el área con mayor necesidad de alivio".

Este parece ser un buen consejo que vale la pena tener en cuenta tanto por los pacientes como por los masajistas. Si su dolor empeora inmediatamente después de la sesión, es posible que necesite un masaje más ligero o que deba esperar un poco antes de recibir otro tratamiento.

Como regla general, los efectos de la terapia de masaje tienden a ser bastante rápidos, por lo que, si percibe un alivio del dolor al final de la sesión, es probable que su nivel de inflamación se haya visto impactado de forma positiva.

La terapia de masaje aumenta su función inmunológica

El masaje linfático, se caracteriza por movimientos largos, suaves y rítmicos realizados con una ligera presión para aumentar el flujo de la linfa a través de su cuerpo, lo que ayuda a eliminar las toxinas.

Al aumentar los linfocitos circulantes (una forma de glóbulos blancos que prevalecen sobre todo en el sistema linfático y combaten las infecciones y enfermedades), el masaje linfático también ayuda a estimular la función inmunológica.

La investigación que lo confirma fue publicada por científicos del Cedars-Sinai Medical Center en Los Ángeles. Según los autores del estudio:

“En comparación con el masaje de tacto ligero, la terapia de masaje sueco causó una gran disminución en el efecto de la AVP [arginina-vasopresina], y una reducción pequeña en el efecto del CORT [cortisol]... El masaje aumentó el número de linfocitos circulantes... Y el masaje sueco disminuyó los niveles de IL-4, IL-5, IL-10 e IL-13 en relación con las medidas de referencia".

Como se mencionó antes, este estudio concluyó que, si los hallazgos se pueden replicar, el masaje sueco podría convertirse en un complemento valioso para el tratamiento de enfermedades inflamatorias y autoinmunes.

Otras dos áreas donde la terapia de masaje es útil

Por último, pero no por eso menos importante, otras dos áreas donde la terapia de masaje resulta ser útil es en el tratamiento de espasmos o calambres, y para aumentar la flexibilidad. Los músculos lesionados y demasiado ejercitados tienden a sufrir espasmos y calambres, lo que provoca dolor e incomodidad.

La terapia de masaje, en este caso el masaje neuromuscular, que implica una presión más profunda, puede ayudar a relajar y suavizar estos músculos para prevenir los espasmos y los calambres.

Del mismo modo, al aliviar la rigidez de los músculos y articulaciones, la terapia de masaje puede ayudar a mejorar la flexibilidad y el rango de movimiento. Esto podría ser beneficioso sobre todo para las personas que sufren artritis o lesiones musculares. Como se señaló en una revisión sistemática y un metaanálisis sobre la efectividad del masaje en el rango de movimiento del hombro:

“En las clínicas de fisioterapia, la terapia de masaje es una de las intervenciones complementarias y alternativas que se utilizan para mejorar el estado funcional de los pacientes con una función deteriorada de hombro.

Ya que alivia la tensión muscular al aplicar presión mecánica en el área afectada con las manos y mejora el rango de movimiento de las articulaciones.

Además, favorece la excitabilidad de los nervios en la fibra muscular e inhibe el dolor de los músculos. La terapia de masaje también es conocida por mejorar los edemas al promover la circulación sanguínea dentro del músculo y ayuda a eliminar las sustancias que se liberan por la fatiga".

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario