Enzymes Enzymes

PUBLICIDAD

El estudio más extenso hasta la fecha demuestra los beneficios prometedores del ejercicio para prevenir tumores

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

beneficios del ejercicio para prevenir tumores

Historia en Breve -

  • Cuando los investigadores de la Facultad de Medicina de Johns Hopkins estudiaron un grupo de 49 143 participantes, encontraron que quienes exhibían una mejor condición cardiorrespiratoria presentaban un riesgo 77 % menor de cáncer de pulmón y 61% menor de cáncer colorrectal; además, también exhibían un menor riesgo de muerte al recibir un diagnóstico de cáncer de pulmón o colorrectal
  • Las investigaciones adicionales encontraron que el entrenamiento en intervalos de alta intensidad puede ayudar a disminuir el número de células de cáncer de colon analizadas in vitro, y que es un fuerte predictor de mortalidad por todas las causas y enfermedad cardiovascular
  • Los factores que pueden influir en la salud colorrectal incluyen el uso frecuente de antibióticos, lo que puede elevar la respuesta inflamatoria y riesgo de cáncer, y proteger la salud de las bacterias beneficiosas en el microbioma intestinal que producen ácido propiónico, lo que puede proteger a las células epiteliales del tracto gastrointestinal
  • El ejercicio puede brindar más beneficios, que incluyen un mejor estado de ánimo, salud mental y función cognitiva, menor envejecimiento y apoyo para combatir las enfermedades crónicas

Ahora, el cáncer se encuentra en proporciones epidémicas alrededor del mundo. Según la Sociedad Americana Contra el Cáncer, se espera que se diagnostiquen más de 1.7 millones de casos nuevos de cáncer y que 606 880 habitantes de los Estados Unidos mueran en 2019. Esto significa que 1662 personas morirán por día. Esta cifra de muertes solo puede ser superada por una enfermedad cardíaca.

Las estimaciones de la Sociedad Americana Contra el Cáncer en 2019, indican que el cáncer de pulmón y colorrectal están entre las tres causas principales de muerte por cáncer y los nuevos tipos de cáncer más importantes entre hombres y mujeres. Aunque a veces escuchará que los términos cáncer de colon y cáncer colorrectal se utilizan de forma indistinta, son diferentes.

El cáncer colorrectal incluye a los que se producen en el colon y recto, mientras que los tipos de cáncer de colon se producen solo en el intestino grueso. Los tipos de cáncer en el ano se clasifican por separado, ya que surgen de otros tipos de células y tienen características diferentes.

La Sociedad Americana Contra el Cáncer considera que las tasas de cáncer de pulmón podrían variar según su estado, lo que refleja las diferencias en la prevalencia del tabaquismo. Los hombres y mujeres que fuman tienen 25 veces más probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón que los que no fuman. Se estima que en 2019 se diagnosticarán 228 150 nuevos casos de cáncer de pulmón.

Aunque la tasa de muerte ha disminuido, el 81 % de las muertes por cáncer de pulmón en los Estados Unidos aún es causada por el tabaquismo. Los factores de estilo de vida y toxinas ambientales son en gran parte responsables del desarrollo del cáncer.

Según los investigadores, entre el 90 y 95 % del total de los tipos de cáncer son causados por el entorno y estilo de vida, incluyendo al tabaquismo, alimentación, alcohol, contaminantes ambientales e inactividad física.

Un estudio reciente del Sistema de Salud Henry Ford, en Detroit, Michigan, y la Facultad de Medicina de Johns Hopkins descubrió que los adultos con mejor condición física tenían el riesgo más bajo de padecer cáncer de pulmón y colorrectal.

El ejercicio puede disminuir el riesgo de cáncer de pulmón y colorrectal

Los investigadores comenzaron con el principio básico de que no se había establecido la relación entre la capacidad cardiorrespiratoria y los resultados del cáncer colorrectal y del pulmón. Realizaron un estudio en 49 143 personas que habían sido remitidas a una prueba de esfuerzo de 1991 al 2009. En el momento de la prueba de estrés, las personas no padecían cáncer y tenían entre las edades de 40 y 70 años.

Se midió la capacidad cardiorrespiratoria de los participantes en equivalentes metabólicos de tarea (METs, por sus siglas en inglés).

Los resultados se clasificaron en cuatro niveles, METs menos de 6, 6 a 9, 10 a 11 y mayores de 12. Los investigadores obtuvieron información sobre el diagnóstico de cáncer a través del registro de cáncer e información sobre mortalidad por todas las causas del Índice Nacional de Mortalidad.

Los investigadores monitorearon a los participantes y ajustaron los datos por edad, raza, sexo, índice de masa corporal y diabetes. Encontraron una mediana de seguimiento de 7.7 años, la categoría más alta de condición física, quienes tenían una medición de METs superior a 12, experimentaron un riesgo 77 % menor de cáncer de pulmón y 61 % menor de cáncer colorrectal.

Además, cuando una persona fue diagnosticada con cualquiera de los dos tipos de cáncer, quienes estaban en un rango más alto de condición física presentaron un riesgo 44 % menor de mortalidad en el caso de las personas con cáncer de pulmón, y 89 % en las personas con cáncer colorrectal.

Los investigadores consideran que ningún otro estudio de este tipo había incluido mujeres o cubierto un grupo tan grande sin personas de raza blanca. Los participantes fueron 46 % mujeres, 64 % de raza blanca, 29 % de raza negra y 1 % hispanos.

La Dra. Catherine Handy Marshall, profesora asistente de oncología de la Facultad de Medicina Johns Hopkins y autora principal comento, "nuestros hallazgos son uno de los primeros estudios, más extensos y con grupos más diversos que analizan el impacto de la condición física en los resultados del cáncer". Los investigadores concluyeron lo que consideraron es:

"El mayor estudio realizado hasta la fecha, y una mayor función cardiorrespiratoria (CRF) estuvo relacionada con un menor riesgo de incidencia de cáncer de pulmón y colorrectal en hombres y mujeres, así como un menor riesgo de mortalidad por todas las causas entre las personas diagnosticadas con cáncer de pulmón o colorrectal".

El ejercicio de alta intensidad también puede matar las células del cáncer colorrectal

El ejercicio es una base fundamental para optimizar la salud. Soy partidario del entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT, por sus siglas en inglés) por diversos motivos.

Una investigación reciente publicada en el Journal of Physiology encontró que los datos experimentales demostraron que HIIT estaba relacionado con una disminución en la mortalidad de las personas que habían sobrevivido al cáncer colorrectal.

Aunque los estudios anteriores habían encontrado que hacer ejercicio durante un largo período de tiempo podría ayudar a prevenir el cáncer, este estudio sugirió que hacer breves ráfagas de ejercicio podría tener un efecto positivo. El equipo creo un grupo con personas que padecían cáncer colorrectal y les solicitó que completaran 1 o 12 sesiones de HIIT durante un período de cuatro semanas.

Los investigadores encontraron que la muestra extraída inmediatamente después del ejercicio presentaba un menor número de células de cáncer de colon en una caja de Petri y descubrió un incremento significativo en las proteínas de señalización de citoquinas responsables de modular la respuesta inmunológica e inflamatoria.

La capacidad cardiorrespiratoria puede disminuir la mortalidad por todas las causas

La capacidad cardiorrespiratoria es una medida objetiva de la actividad física habitual. Existe evidencia científica convincente de que también es un fuerte predictor de mortalidad por todas las causas y enfermedad cardiovascular. En un estudio, los hombres que experimentaban trastornos mentales y emocionales tenían un menor riesgo de morir cuando exhibían una mayor capacidad cardiorrespiratoria.

Otro estudio publicado en la Revista de la Asociación Médica Americana encontró que la capacidad cardiorrespiratoria era un indicador modificable de mortalidad a largo plazo sin un límite superior de beneficio observado. La capacidad aeróbica alta estaba relacionada con mayores tasas de supervivencia y les proporcionó beneficios a los pacientes de edad avanzada y quienes padecían de presión arterial alta.

Hay una mayor cantidad de estudios científicos que continúan respaldando la evidencia de que la capacidad cardiorrespiratoria puede ayudar a disminuir la mortalidad por todas las causas. Esta conexión se ha manifestado en personas sanas, quienes padecen presión arterial alta, diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular.

Si bien, los factores independientes de tipo de ejercicio, intensidad, duración y frecuencia no están claramente relacionados con una disminución en la mortalidad, muchas personas consideran que existe un umbral de gasto calórico de 1000 calorías por semana, en el que comienza a ocurrir una reducción del riesgo de mortalidad por todas las causas.

Diversos estudios han sugerido que la capacidad cardiorrespiratoria es tan importante como los factores de riesgo tradicionales y que tal vez está más fuertemente relacionada con la mortalidad. Los estudios anteriores también informaron que una mayor capacidad cardiorrespiratoria podría disminuir el riesgo de muerte asociada con la obesidad.

Los mecanismos biológicos relacionados con la condición cardiovascular respiratoria que pueden reducir el riesgo de mortalidad incluyen una mejor sensibilidad a la insulina, perfil de lípidos en la sangre, menor respuesta inflamatoria y mantenimiento de niveles normales de presión arterial.

Factores que pueden influir en la salud colorrectal

Además de que la falta de ejercicio puede influir en el crecimiento de tumores, hay otros factores que también desempeñan un rol importante. Los antibióticos no solo pueden alterar sustancialmente el microbioma intestinal, sino que también podrían aumentar la inflamación.

Un estudio publicado en Digestive Diseases and Sciences encontró que el uso frecuente de antibióticos se relacionaba con un mayor riesgo de cáncer colorrectal.

La salud del microbioma intestinal también puede desempeñar un rol importante en el tratamiento y prevención del cáncer colorrectal. Los investigadores han descubierto que el Lactobacillus reuteri tiene el potencial de disminuir los tumores de cáncer de colon.

Los estudios han encontrado que diversos factores podrían aumentar la incidencia de cáncer colorrectal, incluyendo a un diagnóstico de enfermedad inflamatoria intestinal. En otras palabras, el microbioma intestinal es un factor importante en la salud general y desarrollo del cáncer colorrectal.

Los investigadores encontraron evidencia que destaca el rol crucial que desempeña el microbioma intestinal en las enfermedades gastrointestinales malignas. En otro, los datos demostraron que el microbioma podría promover la homeostasis y respuestas intestinales antitumorales.

En una tercera revisión, los científicos examinaron la investigación actual y se enfocaron en la patogénesis bacteriana al proponer evidencia de una relación con el cáncer colorrectal.

Los ácidos grasos de cadena corta, como el butirato y propionato, han demostrado un efecto protector sobre las células epiteliales. La adición de bacterias que producen ácidos grasos de cadena corta puede generar un efecto sobre la alimentación y metabolismo del huésped, así como en la protección del tracto gastrointestinal.

Una alimentación alta en carbohidratos y azúcares puede nutrir a las bacterias dañinas, mientras que los alimentos con alto contenido de fibra nutren a las bacterias beneficiosas.

Otros factores adicionales al tabaquismo que pueden influir en la salud pulmonar

El tabaquismo es un factor principal que influye en el desarrollo del cáncer de pulmón. Aunque no fume, también es peligroso exponerse al humo de segunda mano. De igual manera, los contaminantes del aire en ambientes cerrados podrían dañar el tejido pulmonar.

La Organización Mundial de la Salud afirma que casi el 95 % vive en áreas donde los niveles de contaminación son más altos a los que se consideran seguros.

El número estimado de personas que muere a causa de una exposición temprana a la contaminación casi se ha duplicado con respecto al cálculo anterior. Los datos nuevos demuestran que la contaminación del aire causó 8.8 millones de muertes prematuras en 2015.

En comparación, la OMS estima que la cifra mundial de muertes prematuras por tabaquismo es de 7 millones por año, menos que el número de víctimas causadas por la contaminación del aire.

Los contaminantes de espacios cerrados pueden provenir de materiales de construcción, alfombras, muebles, ropa o artículos de limpieza. Además, la Asociación Americana del Pulmón recomienda evitar la exposición a la contaminación del aire exterior.

Debe tener el cuidado de verificar la puntuación de contaminación del aire cada día y no hacer ejercicio al aire libre en los días en que los niveles de contaminación sean altos.

No todas las muertes por contaminación del aire son provocadas por el cáncer de pulmón. La contaminación del aire también podría contribuir a las enfermedades cardiovasculares.

El ejercicio puede proporcionar beneficios adicionales a la prevención del cáncer

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el 76.5 % de las personas en los Estados Unidos no cumplen con las directrices de actividad física para la actividad aeróbica y fortalecimiento muscular.

Si bien, el estudio presentado demostró que HIIT proporcionaba cierta protección contra los tipos de cáncer colorrectal y de pulmón, el ejercicio también puede proporcionar beneficios adicionales.

El ejercicio ayuda a mejorar el estado de ánimo y salud mental. Cuando hace ejercicio, su cuerpo libera neurotransmisores que pueden influir en su estado de ánimo y producirle mayor relajación. En un estudio, los investigadores encontraron que el ejercicio proporcionaba resultados positivos en las personas que fueron diagnosticados con esquizofrenia.

Asimismo, un estudio en adultos encontró que las personas que eran más activas físicamente presentaban mejor actividad cerebral y patrones relacionados con una mejor función cognitiva.

De igual manera, el ejercicio puede ayudar a retardar el proceso de envejecimiento, así como proporcionarle una sensación y apariencia más joven. Inducir cambios en el contenido de enzimas mitocondriales y aumentar la producción de energía celular.

Aumentar la circulación y flujo sanguíneo en la piel, y solo toma poco tiempo experimentar los beneficios. En el pasado, se sugería que las personas que estaban enfermas o padecían enfermedades crónicas no debían hacer ejercicio, pero, a menudo, lo correcto es hacer lo contrario.

Las personas que padecen de osteoartritis o cáncer han descubierto que llevar un programa de ejercicios puede ser crucial para su tratamiento.

Cómo iniciar un programa de ejercicios en casa

Las investigaciones demuestran que, si bien muchas personas comenzaron un programa de ejercicios para perder peso y mejorar su apariencia, continuaron haciendo ejercicio cuando experimentaron beneficios en su estado de bienestar.

Una vez que las personas reconocieron la conexión del ejercicio con su salud emocional, continuaron haciendo ejercicio, ya que eso les hizo sentir bien mentalmente de forma inmediata, después o durante el ejercicio. A medida que continúe, obtendrá cada vez más recompensas que impregnarán prácticamente todos los aspectos de su salud física, mental y emocional.

Así que, muévase y continúe moviéndose para obtener los mejores resultados. Para aprovechar al máximo sus entrenamientos, le recomiendo implementar un programa amplio que incluya al ejercicio HIIT, entrenamiento de fuerza, estiramientos, ejercicios para la zona media (core) y caminar 10 000 pasos al día.

Considere la posibilidad de incluir el ejercicio de liberación de óxido nítrico, que puede realizarse prácticamente en cualquier lugar, y es apropiado para todos los niveles de condición física.

Este ejercicio es una forma de HIIT, cuya investigación ha demostrado proporcionar mejor condición física y beneficios en su salud en una fracción del tiempo, en comparación con los típicos entrenamientos moderados o de baja intensidad. Obtenga más información sobre esto en mi artículo anterior, "Cómo lograr la liberación del óxido nítrico".

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario