Obtenga hasta 40 % de descuento Productos selectos para el sistema inmunológico suministro para 90 días Obtenga hasta 40 % de descuento Productos selectos para el sistema inmunológico suministro para 90 días

PUBLICIDAD

Beneficios del folato para niños, atletas y personas mayores

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

folato para la salud

Historia en Breve -

  • El folato es la forma de vitamina B9 que se encuentra disponible en los vegetales de hoja verde y otros alimentos, el cual puede ser utilizado directamente por el cuerpo. Por esta razón, es la forma preferida y más importante si tiene problemas hepáticos
  • El ácido fólico es la forma sintética que se encuentra en los suplementos. El ácido fólico no es biológicamente activo por sí mismo, pero siempre que el hígado esté saludable, lo convertirá en la forma activa
  • Una investigación sugiere que el 15 % de los adultos mayores a los 50 años de edad pueden tener deficiencia de folato, y cuanto mayor sea la edad, mayor será la deficiencia. El folato puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares al reducir el nivel de homocisteína
  • Se ha demostrado que consumir levadura, la cual contiene folato, minimiza la inmunosupresión posterior al ejercicio en los atletas, mientras que la suplementación con ácido fólico puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir eventos cardiovasculares relacionados con el agotamiento
  • La investigación del 2018 encontró que una mayor exposición al ácido fólico en el útero se relacionó con una mayor maduración cortical en el niño, lo que a su vez predijo un menor riesgo de síntomas de psicosis

El folato (vitamina B9) es una de las vitaminas B necesarias para el desarrollo saludable del cerebro, la producción de glóbulos rojos y blancos, la síntesis de ADN, diversos procesos metabólicos y la conversión de carbohidratos en energía, solo por nombrar algunos.

El cuerpo no puede producir folato, por lo que es necesario obtenerlo por medio de la alimentación. Se ha demostrado que ciertos probióticos productores de folato (bacterias beneficiosas), especialmente el género Bifidobacterium, aumentan las concentraciones de folato, por lo que la composición del microbioma intestinal puede influir en el estado del folato.

El folato es la forma de B9 que se encuentra disponible en los vegetales de hoja verde y otros alimentos, el cual puede ser utilizado directamente por el cuerpo. Por esta razón, es la forma preferida y más importante para los problemas hepáticos.

El ácido fólico es la forma sintética que se encuentra en los suplementos. El ácido fólico no es biológicamente activo por sí mismo, pero siempre que el hígado esté saludable, lo convertirá en la forma activa. Explicare estas diferencias a continuación.

La deficiencia de folato tiende a aumentar con el envejecimiento

Al igual que con muchos otros nutrientes importantes, la deficiencia de folato puede ser más común de lo esperado. Un gran estudio poblacional publicado en el 2018 descubrió que el 15 % de los adultos mayores a los 50 años de edad pueden tener deficiencia de folato, y cuanto mayor sea la edad, mayor será la deficiencia.

De acuerdo con el sitio web Medical News Today, las tasas de deficiencia aumentaron del 14 % en las personas de 50 a 60 años de edad, a un 23 % en las personas mayores a los 80 años. Entre el 8 % al 9 % de los adultos mayores a los 50 años de edad mostraban un nivel más elevado de folato.

Según los autores del estudio, "el mayor indicador positivo de concentración de folato fue el uso de suplementos de ácido fólico".

El folato es importante para la salud cardíaca

El folato ofrece muchas funciones importantes para la salud. Ha demostrado ayudar a prevenir la depresión, trastornos convulsivos, atrofia cerebral y otros problemas neurológicos. Las mujeres embarazadas lo necesitan para prevenir nacimientos prematuros y defectos en el tubo neural de los hijos.

También puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares al disminuir el nivel de homocisteína.

Un metaanálisis del 2016 que incluía 30 ensayos controlados aleatorios con 82 334 participantes encontró que la suplementación con ácido fólico redujo el riesgo de sufrir accidente cerebrovascular hasta un 10 % y enfermedades cardiovasculares hasta un 4 %.

Según los autores, "los efectos de intervención para el accidente cerebrovascular y para la ECV combinada fueron más recurrentes entre las personas con menores niveles de folato plasmático al inicio del estudio".

En el 2017, un metaanálisis en The Lancet que incluía 22 ensayos aleatorios llegó a una conclusión similar, al encontrar que el ácido fólico junto con las vitaminas B6 y B12 redujeron el riesgo de accidente cerebrovascular hasta un 12 %.

Resulta interesante que, aunque esta combinación no se relacionó con ninguna reducción significativa en los eventos cardiovasculares, el ácido fólico por sí solo redujo el riesgo de eventos cardiovasculares hasta un 11 %, así como el riesgo de accidentes cerebrovasculares hasta un 20 %.

La levadura rica en folato puede proteger a los atletas de las infecciones

El estrés, como probablemente sepa, puede contribuir a una mala salud y muerte prematura. Esto incluye el estrés físico e incluso el estrés físico que normalmente se relaciona con la salud.

En el caso de los atletas, el estrés físico debido al ejercicio excesivo y la falta de recuperación pueden afectar significativamente la salud al suprimir la función inmunológica. Es por eso que el ejercicio intenso y prolongado genera una mayor propensión a las infecciones poco después.

Pese a que la mejor opción es recuperarse lo suficiente entre los entrenamientos, si el daño ya está hecho, los suplementos como los betaglucanos pueden ayudarlo a recuperarse más rápido.

Este hallazgo proviene de un estudio del 2013 del British Journal of Nutrition, en el que los atletas recibieron 250 miligramos de levadura durante un periodo de 10 días antes de una rutina de ciclismo para ver si minimizaba la inmunosupresión posterior al ejercicio.

Para aclarar, los betaglucanos son un tipo de fibra que se encuentra en la levadura de panadería, la levadura de cerveza y la levadura nutricional, todas las cuales contienen vitaminas B, incluyendo el folato. (La levadura de panadería, que se utilizó en este estudio, contiene los folatos tetrahidrafolato y 5-metiltetrahidrofolato). Sin embargo, de los tres, la levadura nutricional es la más sabrosa.

Resulta que la levadura de panadería redujo la inmunosupresión después del ejercicio intenso. De hecho, los atletas terminaron obteniendo una cantidad más elevada de monocitos circulantes dos horas después del ejercicio intenso, de hecho, más elevadas que el número previos al entrenamiento, lo cual es bastante sorprendente.

Otro estudio del 2013 que evaluó los efectos inmunoestimulantes de los suplementos de betaglucanos de levadura de panadería encontró que aquellos que consumieron 250 mg por día experimentaron una menor cantidad de días con síntomas de resfriado y gripe después del maratón hasta un 37%, en comparación con el placebo.

Así mismo, redujo la tasa de infección del tracto urinario en atletas femeninas.

Estos hallazgos se confirmaron nuevamente en un estudio del 2017, el cual encontró que la suplementación oral con betaglucanos de levadura de panadería durante 10 días mejoró significativamente las concentraciones de monocitos y células T, que "puede resultar en una menor susceptibilidad a infecciones oportunistas después del ejercicio intenso".

Aunque los tres estudios utilizaron levadura de panadería, con un sabor a queso, la levadura nutricional es mucho más sabrosa y es mi favorita.

La levadura de panadería contiene cantidades un poco más elevadas de ácido fólico: 281 microgramos por 12 gramos, en comparación con 240 mcg por 16 gramos de levadura nutricional, pero la levadura nutricional continúa siendo una excelente fuente.

El folato protege la salud cardíaca de los atletas

Asimismo, los atletas pueden arriesgar su salud cardíaca si se ejercitan excesivamente. Según lo informado por el sitio web VeryWell Fit:

“Aunque los entrenamientos intensos suelen ser adecuados para la salud y el estado físico, pueden aumentar los factores de riesgo relacionados con la enfermedad cardiovascular. Los estudios crónicos han demostrado que los entrenamientos intensos pueden generar estrés en el cuerpo.

La investigación también indica que la actividad física intensa puede disminuir los niveles de ácido fólico y afectar negativamente la salud cardíaca con el tiempo. Monitorear el estado del ácido fólico puede proteger a los atletas y adultos activos al reducir el riesgo de desarrollar problemas cardíacos".

El entrenamiento intenso y prolongado también se relaciona con un aumento en los niveles de homocisteína, la cual se relaciona con un mayor riesgo de sufrir ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y problemas neurodegenerativos como demencia y Alzheimer.

Se ha demostrado que las vitaminas B, incluyendo el folato, reducen los niveles de homocisteína, y la investigación demuestra que la suplementación con ácido fólico puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir eventos cardiovasculares relacionados con el agotamiento.

Otra investigación ha demostrado que la suplementación con ácido fólico mejora la función vascular en los bailarines de ballet profesionales diagnosticados con disfunción endotelial, lo que sugiere que esta es otra forma en la que el folato reduce el riesgo de enfermedad cardíaca. Durante la investigación, los participantes consumieron 10 mg al día durante cuatro semanas.

El folato es importante para un desarrollo saludable del cerebro

Las cantidades adecuadas de folato son extremadamente importantes durante los períodos de crecimiento, como la infancia, la adolescencia y el embarazo.

Por esta razón, en la década de 1990 los Estados Unidos exigieron que los alimentos a base de granos se fortificaran con ácido fólico para ayudar a prevenir los defectos del tubo neural en bebés cuyas madres posiblemente no consumieron cantidades suficientes de folato.

También se ha demostrado que los niveles adecuados de vitamina B9 detienen el desarrollo de psicosis y autismo en niños.

Un estudio de JAMA Psychiatry publicado en el 2018 comparó a niños nacidos antes de dicho mandato contra niños nacidos después, para encontrar que una mayor exposición al ácido fólico se relacionó con una mejor maduración cortical, que a su vez predijo un menor riesgo de sufrir síntomas de psicosis.

Según una investigación, el folato también puede detener el riesgo de autismo inducido por pesticidas. A medida que el glifosato altera la microbioma intestinal, puede disminuir la capacidad para producir ácido fólico e inducir una deficiencia de folato.

La investigación realizada por el UC Davis encuentra que consumir una cantidad recomendada de ácido fólico al momento de la concepción puede reducir el riesgo de autismo relacionado con los pesticidas. En un comunicado de prensa, los investigadores explicaron lo siguiente:

"En el estudio, los niños cuyas madres consumieron 800 microgramos o más de ácido fólico (la cantidad disponible en las vitaminas prenatales) mostraban un riesgo significativamente menor de desarrollar trastorno del espectro autista (TEA), incluso cuando las madres se encontraron expuestas a pesticidas domésticos o agrícolas relacionados con un mayor riesgo.

Las madres que consumieron menos de 800 microgramos e interactuaron con pesticidas domésticos mostraban un riesgo mucho mayor de tener un hijo con TEA que las madres que consumieron 800 microgramos o más de ácido fólico y no se encontraron expuestas a pesticidas.

El riesgo aumentó en las mujeres expuestas constantemente. Las mujeres con un menor consumo de ácido fólico que estuvieron expuestas a pesticidas agrícolas durante tres meses antes de la concepción hasta tres meses después mostraban un riesgo más elevado".

Diferencias entre el folato y el ácido fólico

En algunas de las citas incluidas, el término "ácido fólico" se observa y se utiliza indistintamente con el término "folato". Sin embargo, es importante comprender que son diferentes.

Como se mencionó anteriormente, el folato se encuentra de forma natural en los alimentos como un derivado del tetrahidrofolato que ingresa al ciclo metabólico y se metaboliza en la mucosa del intestino delgado.

El ácido fólico es un compuesto sintético fabricado como suplemento alimenticio y enriquecimiento de alimentos. Inicialmente se metaboliza en el hígado y se convierte enzimáticamente en su forma de tetrahidrofolato activo.

Sin embargo, si tiene una menor actividad de la enzima requerida en el hígado (lo que muchas personas tienen genéticamente), puede provocar niveles anormalmente elevados de ácido fólico no metabolizado en la circulación. Este nivel se relaciona con una mayor prevalencia de cáncer de colon y un mayor riesgo de cáncer de próstata.

El folato natural contiene todos los isómeros relacionados que el cuerpo necesita para un buen funcionamiento. Por todas estas razones, se recomienda obtener la mayor parte del folato de las fuentes alimenticias en lugar de los suplementos. Si necesita un suplemento, es importante consumir productos de folato que incluyan 5-metiltetrahidrofolato (5-MTHF) en la etiqueta, y no ácido fólico.

Alimentos ricos en folato

Las frutas ricas en folato que encabezan la lista del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos incluyen: zarzas de Boysen, plátanos, mangos, naranjas, papayas, jugo de limón y kiwi. Entre los vegetales, los espárragos, guisantes, hojas de nabo, remolacha y okra se encuentran entre las fuentes más ricas.

Los alimentos de origen animal incluyen hígado de pollo, yema de huevo, queso feta, queso mozzarella y cheddar, yogur y lactosuero. Como se mencionó anteriormente, la levadura nutricional también es una excelente fuente.

¿El ácido fólico es adecuado para los niños?

La única excepción a esta recomendación de suplementos (folato sobre ácido fólico) es cuando se trata de los suplementos infantiles, y existen dos razones para esta excepción.

Como se mencionó, es necesario tener una función hepática saludable para que el ácido fólico se convierta en su forma activa.

Mientras que muchos adultos no cuentan con una función hepática saludable y, por lo tanto, se adaptan de mejor manera con el folato natural a base de alimentos, los niños tienden a tener una función hepática saludable y pueden convertir fácilmente el ácido fólico a su forma activa.

Un beneficio adicional del uso de ácido fólico en los suplementos infantiles es que la molécula del ácido fólico es más pequeña que la del folato, por lo que las pastillas que contienen folato pueden ser más pequeñas mientras proporcionan la misma actividad biológica que una pastilla a base de folato.

Para los niños, el tamaño de la pastilla puede determinar si es adecuada o no para el consumo infantil

+ Fuentes y Referencias