Obtenga un 15% de descuento en la venta flash del Día Mundial de la Salud Obtenga un 15% de descuento en la venta flash del Día Mundial de la Salud

PUBLICIDAD

Lo que la variabilidad de la frecuencia cardíaca predice sobre su salud

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

variabilidad de la frecuencia cardiaca

Historia en Breve -

  • La variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC) mide las variaciones en el tiempo transcurrido entre los latidos cardíacos y representa la capacidad cardíaca para responder a factores estresantes fisiológicos y ambientales
  • El ritmo cardíaco saludable no es uniforme. Cuando la frecuencia cardíaca es regular todo el tiempo, significa que la VFC podría ser baja. Una VFC baja puede estar relacionada con el deterioro del sistema nervioso autónomo (SNA), lo que podría reducir la capacidad de enfrentar los factores estresantes
  • Por otro lado, cuando la VFC es alta, los intervalos entre los latidos son largos e irregulares, lo cual indica una mayor resistencia contra el estrés. Asimismo, una VFC alta podría indicar una mayor capacidad cardiovascular
  • Las investigaciones demuestran que la actividad parasimpática de las personas con cardiopatía isquémica es menor que en las personas saludables; mientras que una VFC baja podría predecir la mortalidad después de un infarto agudo de miocardio
  • La presión arterial alta, el tabaquismo, la diabetes y el estrés disminuyen la actividad parasimpática, lo que puede elevar el riesgo de un evento cardíaco. Los factores que regulan el sistema nervioso parasimpático y protegen la salud cardíaca incluyen los nitratos de la alimentación que estimulan la producción de óxido nítrico, así como los alimentos o suplementos que estimulan la producción de acetilcolina, como los huevos y otros alimentos ricos en colina

La variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC) mide las variaciones en el tiempo transcurrido entre los latidos cardíacos y representa la capacidad cardíaca de responder a los factores estresantes fisiológicos y ambientales.

Al contrario de lo que podría parecer lógico, el ritmo cardíaco saludable no es uniforme. Cuando la frecuencia cardíaca es "regular todo el tiempo", significa que la VFC podría ser baja. Una VFC baja puede estar relacionada con un deterioro del sistema nervioso autónomo, lo cual podría disminuir la capacidad corporal para enfrentar los factores estresantes, ya sean externos o internos.

Como tal, la VFC es un buen indicador de estrés. Cuando la VFC es alta, los intervalos entre los latidos son "largos e irregulares", lo cual indica una mayor resistencia contra el estrés. Asimismo, la VFC alta indica una mayor aptitud cardiovascular.

Ahora, algunos expertos consideran que la VFC es uno de los biomarcadores más importantes de la salud cardiovascular, incluso más que las pruebas estándar como el colesterol, proteína C reactiva y presión arterial.

De hecho, como se detalla en el artículo del Dr. Thomas Cowan sobre la verdadera causa de los ataques cardíacos, publicado en el 2014, aumentar nuestra comprensión sobre la importancia del sistema nervioso autónomo para el desarrollo de la isquemia (flujo sanguíneo inadecuado), y cómo puede utilizarse como medida de riesgo, podría revolucionar la prevención y el tratamiento de la enfermedad cardíaca. Estamos cada vez más cerca a medida que pasa el tiempo.

La variabilidad de la frecuencia cardíaca y el sistema nervioso autónomo

Como probablemente ya sepa, existen dos sistemas nerviosos distintos:

  1. El sistema nervioso central (SNC), el cual controla las funciones conscientes de los músculos y los nervios.
  2. El sistema nervioso autónomo (SNA) controla la función inconsciente de los órganos internos.

Este es crucial para una mejor salud, ya que genera un mayor control de la respiración, frecuencia cardíaca, sudoración, digestión y funcionamiento general de los órganos internos. Si el SNA es disfuncional o está bloqueado, es probable que experimente problemas de salud.

Existen diferentes factores que pueden causar que el SNA no funcione correctamente. Los ejemplos incluyen los siguientes. Para determinar si uno de estos factores afecta su SNA, es necesario realizar una prueba de esfuerzo para determinar cómo afecta su VFC.

Alergias alimenticias

Problemas psicológicos o espirituales

Deshidratación

Toxicidad a los metales pesados

Deficiencias nutricionales

Infecciones

Estrés geopático

Estrés generado por los campos electromagnéticos

Problemas estructurales

Cicatrices

Ropa sintética, sostenes con alambre y joyas como lentes y relojes

Exposición a herbicidas y pesticidas

Prótesis

Problemas visuales

El desequilibrio de SNA puede ser un factor importante en las enfermedades cardíacas

El SNA se divide en las siguientes secciones:

1. Sistema nervioso simpático (SNS): Este sistema, también conocido como "lucha o huida", se enfoca en la médula suprarrenal y utiliza adrenalina para preparar el cuerpo para responder en respuesta a una amenaza. Por lo tanto, se desencadena una serie de respuestas bioquímicas, incluyendo las vías glucolíticas que aceleran la descomposición de la glucosa para obtener un impulso de energía.

2. Sistema nervioso parasimpático (SNP): Esta sección, conocida como el área del "reposo y digestión" del SNA (respuesta de relajación), se enfoca en la corteza suprarrenal. Los mediadores químicos incluyen acetilcolina, óxido nítrico y monofosfato de guanosina cíclico (cGMP, por sus siglas en inglés).

El SNP desempeña un papel importante para el alivio de la respuesta al estrés. Cuando la VFC es baja y el SNP se inhibe, las personas son más vulnerables a los efectos perjudiciales del estrés futuro.

El nervio vago, que forma parte de la cadena parasimpática, modula la actividad cardíaca, disminuye los latidos y relaja el músculo cardíaco cuando activa el SNP. Cuando se activa el SNS, el nervio vago acelera los latidos cardíacos y causa una constricción en el músculo cardíaco.

Cuando una persona es sana, estas dos partes del SNA (SNS y SNP) se encuentran "listas" en un estado muy equilibrado. Según Cowan, el desequilibrio en el SNS y SNP es responsable de la gran mayoría de las enfermedades cardíacas.

Publicidad
Guía fundamental para combatir el coronavirus - haga clic aquíGuía fundamental para combatir el coronavirus - haga clic aquí

La variabilidad de la frecuencia cardíaca determina el estado del SNA

Puede determinar el estado del SNA en tiempo real al monitorear la VFC. Eso es porque el SNA controla el ritmo cardíaco. La investigación publicada en el 2004 demuestra que la actividad parasimpática de las personas con cardiopatía isquémica es menor, en comparación con una persona sana. Tal como explica el resumen del estudio:

"Casi tres cuartos de los eventos isquémicos miocárdicos son provocados por el sistema nervioso autónomo. La constelación patognomónica es una combinación de una supresión casi total de la actividad vagal tónica con una mayor actividad simpática.

Una menor actividad vagal tónica, la cual es característica de la cardiopatía isquémica, y la supresión del impulso vagal que precede al inicio de la isquemia no dependen de la enfermedad de las arterias coronarias.

En este artículo, se explicarán los pasos fisiopatológicos que conducen desde el desequilibrio simpático-parasimpático hasta la isquemia miocárdica. En este proceso, es importante una mayor glucólisis aeróbica en el miocardio, que resulta del desequilibrio autonómico".

Como regla general, entre más grave sea la isquemia, menor será la actividad parasimpática. Como señaló un estudio del 2004, la gran mayoría de los eventos isquémicos son precedidos por una menor actividad parasimpática, junto con una mayor actividad simpática, provocada por una actividad física extenuante o shock emocional.

En contraste, las personas con actividad parasimpática normal que experimentan un aumento repentino en la actividad simpática no sufren de isquemia.

En resumen, para sufrir un ataque cardíaco, es necesario experimentar una disminución drástica en la actividad parasimpática y mayor actividad simpática. Cuando estos dos factores no se presentan de forma simultánea, es poco probable que sufra un ataque cardíaco.

El flujo del nervio vago se detiene antes y durante los eventos isquémicos

Esto contradice todo lo que dicen sobre los ataques cardíacos, que son el resultado del bloqueo de una o más arterias. Pero, como señaló el estudio del 2004, "la supresión aguda del impulso vagal que precede al inicio de la isquemia no depende de la enfermedad de las arterias coronarias". Es decir que, la probabilidad de padecer un ataque cardíaco no depende de algún bloqueo arterial.

En cambio, el riesgo de sufrir un ataque cardíaco depende del funcionamiento de la SNA. Los estudios también han demostrado que el riesgo de morir de un ataque cardíaco aumenta significativamente si la VFC es baja. De hecho, se ha demostrado que una VFC baja "podría predecir la mortalidad después de un infarto agudo de miocardio".

Un estudio anterior del mismo autor, publicado en el 1997, analizó la importancia de la actividad del SNA, antes y durante los eventos isquémicos transitorios, por medio de las mediciones de la VFC. Como señala este artículo:

"Con excepción de dos circunstancias, todos los episodios isquémicos fueron precedidos por una supresión aguda casi completa de la arritmia sinusal respiratoria. Durante todo el episodio isquémico, la VFC mantuvo un menor nivel, y subió nuevamente antes de finalizar el episodio de isquemia.

Esta supresión de las variaciones del período cardíaco refleja una supresión casi total de la salida vagal modulada inmediatamente antes y durante los eventos isquémicos".

Es importante recordar que, aunque todas las personas experimentamos momentos de exceso de actividad simpática (estado de lucha o huida), gracias al estrés de la vida cotidiana, las perturbaciones en el sistema solo se vuelven peligrosas cuando se suprime la actividad parasimpática (relajación) durante un largo período de tiempo.

Los factores que disminuyen la actividad vagal incluyen a la presión arterial alta, tabaquismo y diabetes, mientras que el estrés físico y emocional disminuye la actividad parasimpática. Todos estos factores pueden contribuir al desarrollo de problemas cardíacos y aumentar el riesgo de un evento cardíaco.

Por otro lado, algunos de los factores que regulan el SNP son los nitratos alimenticios que pueden estimular la producción de óxido nítrico, así como los alimentos o suplementos que estimulan la producción de acetilcolina, como los huevos y otros alimentos ricos en colina.

La variabilidad de la frecuencia cardíaca es un indicador de estrés y salud mental

Sin embargo, la VFC ofrece más beneficios más allá de medir y predecir la salud cardíaca. Como explica un artículo de revisión publicado en Psychiatry Investigation en 2019, la hiperactivación del SNS causada por el estrés crónico podría generar "anormalidades físicas, psicológicas y del comportamiento", mientras que la VFC puede utilizarse para indicar el estrés psicológico y como herramienta de evaluación de la salud mental.

El artículo revisa 37 publicaciones donde se utilizó la reactividad de la VFC como una medida objetiva del estrés psicológico. Según los autores del estudio:

"En la mayoría de los estudios, las variables de la VFC cambiaron en respuesta al estrés inducido por varios métodos. El factor más frecuentemente relacionado con la variación en las variables de la VFC fue la menor actividad parasimpática.

Los estudios sugirieron que la VFC podría estar relacionada con regiones corticales (como la corteza prefrontal ventromedial) que están involucradas en la evaluación del estrés".

El modelo de respuesta al estrés en la práctica clínica

El estudio de Psychiatry Investigation también presenta un modelo de respuesta al estrés y explica cómo puede utilizarse la VFC en un entorno clínico para evaluar el riesgo general de salud y enfermedad:

"La primera etapa es la 'etapa de reacción de alarma', en la que el cuerpo reacciona a un factor estresante con la respuesta de lucha o huida y activa el SNS. La segunda etapa es la 'etapa de resistencia', en la cual el cuerpo se adapta al estrés. Durante esta etapa, el SNP restaura muchas funciones fisiológicas, mientras que el cuerpo enfoca los recursos contra el estrés.

Aunque la apariencia externa del organismo parece normal, los niveles de glucosa en la sangre, los niveles del cortisol y la adrenalina permanecen elevados.

Si un factor estresante supera la capacidad del cuerpo para enfrentarlo, el organismo agota sus recursos, lo que lo vuelve más susceptible a la enfermedad o muerte. Esta 'etapa de agotamiento' ocurre cuando se pierde la capacidad de adaptación o resistencia.

Al evaluar la gravedad del nivel de estrés de una persona en un entorno clínico, es necesario interpretar los resultados de la VFC por medio de este proceso de tres etapas. En cada etapa, el estrés puede provocar cambios en la función fisiológica, que se reflejan en los cambios de la VFC.

Debido a la variedad de posibles factores estresantes y respuestas individuales al estrés, es importante comprender el contexto general y examinar el historial médico, así como psicológico de la persona, al interpretar la relación entre la VFC y el estrés".

La conexión entre la variabilidad de la frecuencia cardíaca y la inflamación

La VFC también puede predecir los niveles de inflamación. La inflamación es una característica distintiva de la enfermedad cardiovascular, pero la mayoría de las enfermedades crónicas también involucran altos niveles de inflamación. Como señaló un artículo de Frontiers of Physiology en 2013:

"Muchos estudios experimentales y clínicos han confirmado una conversación continua entre las secciones simpática y parasimpática del sistema nervioso autónomo y la respuesta inflamatoria, en diferentes escenarios clínicos.

Se ha demostrado que la inflamación en las enfermedades cardiovasculares podría desempeñar un papel importante en la progresión, patogénesis y solución de la enfermedad.

Algunos estudios clínicos han evaluado la posible relación entre el gasto neuro-autónomo, estimado con el análisis de variabilidad de la frecuencia cardíaca, que es la variabilidad en el electrocardiograma, y los diferentes biomarcadores inflamatorios, en las personas que padecen enfermedad coronaria estable o inestable (CAD, por sus siglas en inglés) e insuficiencia cardíaca.

Además, se ha demostrado que diferentes índices derivados del procesamiento de las señales de frecuencia cardíaca se relacionan con la gravedad de la enfermedad cardíaca y podrían predecir el resultado final".

Como explica este documento, tanto el SNS como el SPN son potentes moduladores de la inflamación. Cuando los dos están equilibrados, pueden promover un ambiente antiinflamatorio.

Cómo influye la variabilidad de la frecuencia cardíaca en la salud general

Una VFC baja se ha relacionado con diversas enfermedades, ya sea para promover la inflamación o por medio de otros mecanismos. También, es un predictor confiable de la progresión de la enfermedad.

La diabetes, es un factor de riesgo de enfermedad cardíaca y derrame cerebral, y puede ser útil detectar los primeros signos de complicaciones, con el fin de reducir el riesgo de muerte. La VFC puede ser una herramienta valiosa para este propósito.

Como informó un artículo del 2018, "una revisión sistemática de las personas con diabetes concluyó que la VFC podría ayudar a predecir las tasas de morbilidad y mortalidad cardíacas, y puede utilizarse en una etapa temprana como indicador del riesgo futuro de complicaciones".

Este documento también señala que "una VFC baja podría predecir una enfermedad macrovascular, como la aterosclerosis de la arteria carótida", y "se relaciona con un riesgo significativamente mayor de muerte por enfermedad cardiovascular".

Resulta curioso que, los autores también han revisado un sinnúmero de estudios que analizan cómo diferentes alimentos pueden influir en la VFC, y concluyen que el seguimiento de la VFC podría ser una herramienta útil "para examinar el impacto de los alimentos".

Cómo monitorear la variabilidad de la frecuencia cardíaca

Cuál es la mejor manera de verificar la VFC La Universidad de Harvard proporciona las siguientes sugerencias:

"El estándar es analizar una larga hoja de un electrocardiograma, pero en los últimos años, diferentes empresas han lanzado aplicaciones y monitores que realizan una función similar.

Aun continúan evaluando la precisión de estos métodos, pero la tecnología ha mejorado. La manera más fácil y económica de verificar la VFC es por medio de un medidor con banda para el pecho y descargar una aplicación gratuita (Elite HRV) para analizar los datos.

Este medidor para el pecho tiende a ser más preciso que los dispositivos para las muñecas o dedos. Verifique su VFC al despertar, algunas veces por semana, y realice un seguimiento de los cambios mientras implementa cambios más saludables".

Considere que el uso de un medidor cardíaco para el pecho junto con una aplicación para el teléfono celular podría exponerles a las frecuencias de los EMF, lo que podría ser poco ideal.

La aplicación HRV4Training calcula con precisión la VFC incluso sin el uso de un sensor externo o banda (aunque puede integrarse en el Apple Watch y anillo Oura), y hay investigaciones que lo respaldan. Con esta aplicación, únicamente se necesita utilizar la cámara del teléfono para medir la VFC.

Al recopilar los datos de la VFC en diferentes momentos a lo largo de las semanas, es posible determinar la respuesta hacia el estrés e identificar las actividades o situaciones que la elevan y disminuyen.

Además, puede ser muy útil para los atletas, ya que podría determinar el nivel de recuperación y esfuerzo. Una VFC alta puede indicar que el cuerpo controla el estrés de forma adecuada, mientras que una VFC baja indica que el cuerpo está bajo estrés, lo que puede volverle más propenso a desarrollar problemas de salud.

Cómo mejorar su nivel de variabilidad de la frecuencia cardíaca

No hay de qué preocuparse si la VFC es baja. Existen numerosas maneras de mejorar su VFC, y la mayoría son económicas o gratuitas. Algunas de estas estrategias incluyen:

Descansar y dormir adecuadamente

Realizar una meditación de atención plena, así como formas de meditación

Hacer ejercicio

Beber té verde

Evitar la postergación

Evitar el trabajo excesivo, largos períodos de desplazamiento y minimizar el estrés relacionado con el trabajo

Practicar el perdón

Hacer Yoga

Escuchar música

Realizar ejercicios de respiración

Pasar tiempo en la naturaleza

Optimizar sus niveles de grasas omega-3