Ocultar
Enfermedad de Parkinson

Historia en Breve -

  • La enfermedad del Parkinson es un trastorno neurológico en el que las neuronas en las células productoras de dopamina dentro de una región de su cerebro conocida como sustancia negra, que es necesaria para el movimiento normal, comienzan a morir
  • Investigaciones recientes sugieren que el ejercicio podría ser benéfico, mejorando el equilibrio, movilidad y calidad de vida en general en las personas con Parkinson
  • Una dieta cetogénica también podría ser útil y se ha demostrado que el ayuno protege de los cambios celulares relacionados con la enfermedad de Parkinson
 

La Alimentación y el Ejercicio Pueden Reducir los Efectos del Parkinson y Promover un Sistema Inmunológico Sano

Enero 16, 2015 | 32,192 vistas
| Available in EnglishAvailable in English

Por el Dr. Mercola

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurológico en el que las neuronas en las células productoras de dopamina que se encuentran dentro de una región de su cerebro conocida como sustancia negra, la cual es necesaria para el movimiento normal, comienzan a morir.

Los síntomas, que por lo general van progresando con el tiempo, incluyen temblores, movimientos más lentos, rigidez en las extremidades, incapacidad para moverse, reducción de las expresiones faciales y un caminado arrastrando los pies.

Este problema de salud también puede causar depresión, demencia, trastornos del habla, cambios de personalidad y dificultades sexuales.

Esta enfermedad afecta a hasta un millón de personas en Estados Unidos,1 para quienes las actividades cotidianas pueden ser un verdadero desafío. Sin embargo, una investigación2 reciente sugiere que el ejercicio podría ser benéfico, mejorando el equilibrio, la movilidad y la calidad de vida en general.

Una dieta cetogénica también podría ser útil y se ha demostrado que el ayuno tiene un impacto benéfico en el sistema inmunológico y la función cerebral, ayudando a proteger contra los cambios celulares relacionados con la enfermedad de Parkinson.

El Ejercicio Beneficia a las Personas con Parkinson

En el estudio presentado,3 un total de 231 pacientes con Parkinson fueron divididos en dos grupos. Un grupo recibió el cuidado habitual mientras que otro realizó de 40-60 minutos de ejercicio tres veces a la semana durante seis meses. En los pacientes con la forma menos severa de la enfermedad y que hicieron ejercicio, reportaron una reducción en las caídas de 70 por ciento.

De acuerdo con los autores:

“Un programa de ejercicio que involucre el equilibrio, la fuerza en las piernas y el congelamiento al caminar no redujo las caídas pero mejoró la salud física y psicológica. Las caídas se redujeron en pacientes con la forma leve de la enfermedad pero no en pacientes con Parkinson severo.”

Otra investigación encontró beneficios similares. Por ejemplo, un estudio4, 5 realizado en el 2012 encontró que hacer ejercicio en una caminadora en baja intensidad mejoró la velocidad al caminar y el ejercicio, tanto de alta como de baja intensidad, mejoró el estado cardiovascular. No es de sorprender, que los ejercicios de estiramiento y resistencia también mejoraron la fortaleza muscular.

Otro estudio6, 7 sueco de 12 años de duración, que incluyó a cerca de 43,400 personas, concluyó que seis horas de ejercicio moderado al día podrían reducir su riesgo de desarrollar enfermedad de Parkinson en un 43 por ciento.

Los Orígenes Tóxicos del Parkinson

Parece haber una pronunciada influencia tóxica relacionada con el Parkinson, lo que hace que las consideraciones alimentarias sean tan importantes. Casi una docena de pesticidas comúnmente utilizados han sido relacionados con el Parkinson, por ejemplo, lo que sugiere que lo mejor que puede hacer es llevar una alimentación lo más orgánica posible.

Incluso se ha encontrado que la exposición ambiental a los pesticidas aumenta el riesgo de Parkinson considerablemente8 y tener una variante genética específica aumenta seis veces el riesgo de la enfermedad seguida por la exposición a los pesticidas.9

La enfermedad de Parkinson sigue siendo clasificada como idiopática, es decir, no tiene una causa identificable. Pero probablemente una de las razones de este aumento se deba a las muchas toxinas ambientales que bombardean nuestro cuerpo todos los días, con la exposición a los pesticidas como un factor de riesgo innegable.

Evitar la exposición a los pesticidas, en su hogar, comunidad, alimentos- claramente es sumamente importante para reducir su riesgo de Parkinson, al igual que es importante reducir su exposición a las toxinas ambientales de todo tipo.

Otro factor de riesgo muy importante y que muchas veces es ignorado son los rellenos de amalgamas dentales, las cuales están compuestas de 50 por ciento de mercurio- una neurotoxina bien conocida.

El mercurio se convierte en un desastre bioquímico dentro de su cuerpo, haciendo que las membranas celulares se pierdan e inhibe enzimas que son clave para su cuerpo, ya que son necesarias para la producción de energía y eliminación de toxinas. La toxicidad al mercurio puede causar una inflamación mayor y enfermedades crónicas como el Parkinson.

El Ayuno Ayuda a Mejorar el Sistema Inmunológico y la Función Cerebral

El ayuno es conocido por tener un sinnúmero de beneficios, incluyendo la pérdida de peso y la mejora de la sensibilidad a la insulina y a la leptina, pero una nueva investigación10 también sugiere que el ayuno ayuda a reforzar la función del sistema inmunológico.

Sin embargo, si usted tiene sobrepeso, debería ser sumamente cuidadoso sobre la implementación del ayuno sin supervisión profesional. De acuerdo con el co-autor del estudio, Valter Longo, director del Instituto de Longevidad de USC:11

“Cuando usted pasa hambre, el sistema trata de ahorrar energía y una de las cosas que hace para ahorrar energía es reciclar muchas células inmunes que no son necesarias, especialmente aquellas que podrían estar dañadas.

Lo que comenzamos a notar tanto en nuestro trabajo con humanos como con animales es que se reduce el nivel de glóbulos blancos cuando se realiza una prolongación en el ayuno. Posteriormente, cuando vuelve a alimentarse, el nivel de glóbulos blancos regresa a la normalidad.”

Los glóbulos blancos son su principal línea de defensa contra las enfermedades. Curiosamente, cuando ayunamos, se activa el “interruptor regenerativo,” promoviendo la regeneración basada en células madre del sistema hematopoyético, que está relacionado con la producción de sangre.

Como lo informó Medical Daily:12

“Después de que los sujetos de prueba pasaron de dos a cuatro días sin alimento durante el transcurso de seis meses, el sistema hematopoyético eliminó las células inmunes dañadas y viejas y generó unas nuevas.

El sistema está compuesto por órganos que están involucrados en la creación de sangre nueva, lo que llevó a los científicos a creer que sus resultados tendrán un gran impacto en el envejecimiento saludable…

Con cada ayuno, el agotamiento de glóbulos blancos desencadenó la creación de células nuevas en el sistema inmunológico. Cuando la enzima PKA se redujo junto con las células durante el proceso de ayuno, fue cuando Longo y su equipo se dieron cuenta de que se había activado un interruptor.

El interruptor hizo posible la creación de células nuevas y también redujo los niveles de IGF-1, una hormona que está relacionada con el envejecimiento, crecimiento tumoral y el riesgo de cáncer.”

Además de eso, existe una investigación que indica que el ayuno intermitente también puede tener un impacto sumamente benéfico en su función cerebral.

La investigación llevada a cabo por el Dr. Mark Mattson13 sugiere que el ayuno alternando días (restringiendo la comida durante los días de ayuno a unas 600 calorías) tiende a aumentar la producción del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF) de 50 a 400 por ciento, dependiendo de la región cerebral.

El BDNF activa las células madre del cerebro para convertirlas en neuronas nuevas y activa muchas otras sustancias químicas que promueven la salud cerebral. Esta proteína también protege las células de su cerebro de los cambios relacionados tanto con el Parkinson como con el Alzheimer.

Su Cuerpo Fue Creado para Soportar Ciclos Periódicos de “Festín y Hambruna”

Parte de lo que parece estar causando los procesos de enfermedades en el cuerpo es el hecho de que comemos con mucha frecuencia. Cuando se está en constante “modo de festín” su cuerpo renuncia a su “programación de reparación y rejuvenecimiento” natural.

El ayuno periódico brinda un gran número de beneficios de salud que la mayoría de las personas buscan: desde mejorar la salud cardiovascular y reducir el riesgo de cáncer, hasta la reparación genética y longevidad. Le recomiendo bastante que si padece de resistencia a la insulina o leptina. Sin embargo, el ayuno tradicional, en el que no come durante 24-72 horas, no es una estrategia muy atractiva para la mayoría de las personas. Afortunadamente, existen otras opciones que lo ayudan a cumplir de forma mucho más sencilla.

Investigaciones más nuevas muestran que usted puede obtener los mismos beneficios de la restricción de calorías por medio del ayuno intermitente, es decir, programar sus comidas en algunos días y reducir dramáticamente el consumo de calorías en otras. Sin embargo otra alternativa y que personalmente es mi favorita es simplemente restringir el consumo de alimentos durante un periodo de tiempo, de digamos ocho horas.

Este tipo de programación de la alimentación es fácil de cumplir una vez que su cuerpo ha cambiado de modo de quema de azúcar a modo de quema de grasa como su combustible principal. Tampoco necesita mantenerse bajo este régimen durante toda su vida. Una vez que la resistencia a la insulina ha mejorado y su peso ha sido controlado, puede comenzar a consumir más alimentos, ya que habrá restablecido la capacidad de su cuerpo para quemar grasa como combustible.

La Dieta Cetogénica Ofrece Esperanza a los Pacientes con Parkinson

Además del ayuno intermitente, otra intervención alimentaria que podría ser de particular importancia para los pacientes con Parkinson es la llamada dieta cetogénica. Un estudio14, 15 realizado en el 2006 sugiere que una alimentación rica en grasa (más del 90 por ciento) y casi desprovista de proteínas y carbohidratos tiene efectos neuroprotectores tanto en los pacientes con Parkinson como con Alzheimer.

Aunque ciertamente esta fue una forma extrema de la dieta cetogénica, cuando se utilizó en pacientes con Parkinson, dio como resultado mejoras en el equilibrio, temblores y estado de ánimo. Existen varias teorías de su mecanismo de ayuda, incluyendo el cambio del metabolismo cerebral de azúcar en la sangre a cuerpos cetónicos, una fuente de energía secundaria derivada del metabolismo de grasa.

Su corazón, así como otros músculos, operan de forma bastante eficiente cuando son impulsados por cetonas. Sus músculos pueden almacenar más glucosa (en forma de glucógeno) que su cerebro porque tienen una enzima que ayuda a mantener los suministros de glucógeno. Pero su cerebro carece de estas enzimas, por lo que prefiere utilizar glucosa. Cuando los niveles de glucosa están bajando, sus niveles de cetonas por lo general están aumentando, y viceversa. Probablemente se esté preguntando, entonces, ¿cómo es capaz el cerebro de funcionar en un estado de cetosis?

Resulta que su cuerpo tiene un mecanismo para brindarle a su cerebro la fuente que PUEDE utilizar cuando hay poca glucosa. Cuando tiene niveles bajos de glucosa, su cerebro le dice a su hígado que produzca un compuesto parecido a las cetonas llamado beta-hidroxibutirato (ácido beta-hidroxibutírico). Este compuesto es capaz de darle a su cerebro combustible de forma sumamente eficiente, especialmente con la “práctica.” Mientras más eficiente sea su cuerpo en la quema de grasa, podrá moverse sin problemas entre el mecanismo de modo de quema de grasas y modo de quema de carbohidratos, por lo que su azúcar en la sangre será más estable.

Su Alimentación Determina su Función Metabólica

El problema para la mayoría de los occidentales, cuyas alimentaciones por lo general están cargadas de azúcar y carbohidratos es que han perdido su capacidad para quemar cetonas de forma eficiente. Si este es su caso, entonces los carbohidratos siempre están presentes y su hígado no puede recordar cómo producir cetonas porque no ha necesitado hacerlo. Su mecanismo de quema de grasa esencialmente se ha desactivado… Lo triste es que si usted lleva la típica alimentación estadounidense, lo más probable es que haya perdido su capacidad para quemar grasa, a pesar de tener un enorme suministro de ella.

Eliminar el exceso de azúcar y granos de su alimentación lo ayudarán a “enseñarle nuevamente” a su cuerpo a quemar grasa en forma de combustible. Por lo general, la restricción de carbohidratos de 30 o 40 gramos al día, junto con una cantidad apropiada de proteína (cerca de medio gramo por libra de peso corporal), es suficiente para “matar de hambre” a su cerebro en cetosis. Hacer ejercicio, en ayuno particularmente, también es sumamente efectivo para activar el modo de quema de grasa. Mientras más constante sea con el ejercicio, mejor será la capacidad de su cuerpo al utilizar los suministros de grasa como energía.

Estrategias Que Pueden Añadirle Años a Su Vida y También Ayudar a Prevenir el Parkinson

Un factor clave para vivir una vida larga es optimizar su sensibilidad a la insulina y leptina y hay motivos para creer que esto también es importante para los trastornos neurológicos como el Parkinson. El ejercicio, el ayuno intermitente y llevar una alimentación rica en grasas saludables, junto con bajas cantidades de carbohidratos no vegetales y cantidades moderadas de proteína pueden ayudarlo a prevenir y tratar el Parkinson y muchos otros problemas de salud. Algunos de los factores del estilo de vida que debe tomar en consideración son:

  • Llevar una alimentación a base de alimentos enteros y orgánicos: Para una guía completa sobre qué alimentos consumir y qué alimentos evitar, échele un vistazo a mi plan nutricional. Generalmente hablando, debería enfocar su alimentación en alimentos enteros, idealmente orgánicos y sin procesar que provengan de fuentes locales, sostenibles y saludables.
  • Para obtener el mayor beneficio nutricional, consuma una buena parte de sus alimentos en su forma cruda. Este tipo de alimentación optimizará de forma natural la señalización de insulina. El azúcar refinado y la fructosa procesada en particular pueden actuar como toxinas cuando se consumen en excesos, causando múltiples proceso de enfermedades en su cuerpo, incluyendo resistencia a la insulina, diabetes, enfermedades cardiovasculares e inflamación sistémica.

  • Tener un programa integral de ejercicios: No importa si usted lleva la mejor alimentación del mundo, necesita hacer ejercicio- y hacerlo de forma efectiva- si es que realmente desea optimizar su salud. Debe incluir ejercicios de fortalecimiento, estiramiento, así como actividades de tipo “ráfagas” de alta intensidad. Considere combinar el ayuno intermitente para supercargar su metabolismo. También recuerde que pasar mucho tiempo sentado es un factor de riesgo independiente para una muerte temprano, por lo que debe reducir el tiempo que pasa sentado lo más que le sea posible. También recomiendo dar de 7,000 a 10,000 pasos al día, esto aparte de su régimen de ejercicio.
  • Optimizar su vitamina D: Los investigadores reportan que existe una correlación entre los bajos niveles de vitamina D y el desarrollo de Parkinson. El factor importante cuando se trata de vitamina D es su nivel sérico, que debería estar entre 50-70 ng/ml durante todo el año y la única forma de determinar su nivel sérico es por medio de un análisis sanguíneo. La exposición al sol o la cama de bronceado son los métodos de preferencia para lograr su nivel óptimo, pero también puede utilizar un suplemento de vitamina D3 si es necesario. Si toma suplemento de vitamina D, asegúrese de también tomar vitamina K2 y magnesio.
  • Obtener grasas omega-3 de origen animal: Las grasas omega-3, como las encontradas en el aceite de krill, juegan un papel muy importante en la protección de las células cerebrales. Trabaja en parte mediante la prevención del mal plegamiento de una proteína resultante de una mutación genética en las enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson.
  • Evitar las sustancias químicas, toxinas y contaminantes lo más que pueda: Esto incluye deshacerse de los productos de limpieza para el hogar tóxicos, jabones y productos de higiene personal, aromatizantes, pesticidas para jardín, insecticidas, por mencionar algunos y remplazarlos con alternativas no tóxicas. Una alimentación orgánica es la mejor forma de limitar la exposición a los pesticidas relacionada con el Parkinson. También evite los medicamentos de prescripción y opte por enfoques más naturales, siempre que le sea posible.