Ocultar
Azucar en la Sangre

Historia en Breve -

  • Los jacuzzis, saunas y baños de agua fría se han utilizado para quemar calorías y normalizar los niveles de insulina
  • Los beneficios de usar calor incluyen mejorar la función del sistema inmunológico, desintoxicarse, tener mayores niveles de la hormona de crecimiento y dormir mejor
  • Asimismo, la termogénesis inducida por el frío puede mejorar su tolerancia al dolor, frío, reducir los antojos alimenticios, y reducir la grasa corporal general
 

¿Puede un Baño Caliente Reducir los Niveles de Azúcar en la Sangre y Quemar Calorías?

Agosto 5, 2016 | 10,084 vistas
| Available in EnglishAvailable in English

Por el Dr. Mercola

¿Puede obtener los beneficios del ejercicio sin hacer ejercicio? En el siglo pasado, a medida que cada vez más personas se mudaban de sus pequeñas granjas familiares para vivir en las grandes ciudades y pueblos, el ejercicio que realizaban disminuyó drásticamente. En las décadas posteriores surgió toda una industria del ejercicio.

Los nuevos expertos en fitness tuvieron dos vías para comercializar sus entrenamientos. Los programas o dispositivos, que eran tan sencillos de utilizar que hasta un niño podría hacerlo; la otra forma era, que ellos le impulsaban a experimentar los límites que no creía posibles.

Una de las estrategias que algunos utilizaron para aumentar la quema de calorías después de hacer ejercicio, fue utilizar jacuzzis o saunas calientes después de un entrenamiento; lo que al parecer fue una buena idea.

La reciente investigación confirma que cuando su temperatura corporal se eleva por un baño caliente, no solo quema una mayor cantidad de calorías; sino que también, tiene un efecto sorprendentemente beneficioso en el nivel de azúcar en la sangre.

Los Baños Calientes, el Ejercicio y el Gasto Energético

Un estudio piloto inicial realizado por el Fisiólogo del ejercicio, Steve Faulkner, Ph.D., cuantificó el efecto de elevar la temperatura interna con base en los niveles de azúcar en la sangre y las calorías quemadas.1

Un pequeño grupo de voluntarios fueron equipados con dispositivos para controlar el azúcar en la sangre, un equipo para medir las calorías quemadas y termómetros rectales para medir la temperatura interna corporal.

En la primera fase se utilizo un baño caliente con una temperatura constante de 104º F (40º C) hasta que la temperatura del cuerpo del voluntario se elevará y estabilizara. En la segunda fase, se realizo una hora de ejercicio en una bicicleta estacionaria.

Los investigadores descubrieron que hubo un gasto de energía 80 % mayor al permanecer sentado en un baño caliente, durante una hora.

Al andar en bicicleta por una hora, no se obtuvo el mismo resultado de gasto de energía; pero al dar una caminata rápida de 30 minutos el resultado fue extremadamente cercano. Andar en bicicleta quema 630 calorías, y un baño caliente quema 140 calorías, durante una hora.2

El Calor y una Mayor Producción de Glucosa

El segundo factor que es evaluado fue una mayor producción de glucosa, o los niveles elevados de glucosa en la sangre después de una comida, también llamado hiperglicemia pós-prandial.3 Los participantes consumieron alimentos de composición similar un par de horas después de tener un baño caliente y hacer ejercicio durante una hora.

El nivel de azúcar en la sangre después de una comida es un marcador de riesgo para la diabetes tipo 2 y síndrome metabólico. Si no tiene diabetes, el páncreas segrega pequeñas cantidades de insulina durante todo el día, en respuesta a la cantidad de glucosa en la sangre y a otros factores.4

No obstante, conforme su cuerpo se vuelve más resistente a la insulina, la cantidad de glucosa en la sangre se eleva, ya que las células no utilizan eficazmente la insulina disponible. En el estudio de Faulkner, los voluntarios eran personas sanas sin antecedentes de diabetes. De acuerdo con Faulkner,5

"Lo que encontramos fue que los más altos niveles de glucosa en realidad fueron un poco más bajos después del baño, en comparación con hacer ejercicio, lo que fue completamente inesperado".

Realmente, los niveles de glucosa, después de comer los alimentos, fueron 10 % más bajos luego después de un baño caliente, en comparación con luego de una hora de hacer ejercicio. Faulkner teoriza que esto podría ser el resultado de la labor de las proteínas de choque térmico (HSPs, por sus siglas en inglés) liberadas, cuando la temperatura corporal aumenta.6

Estas proteínas son parte de su sistema de defensa y podrían ayudar a derivar a la glucosa del torrente sanguíneo a los músculos esqueléticos, lo que reduce los niveles de glucosa en la sangre. Ellas son liberadas cuando el cuerpo tiene algún tipo de estrés, tal como inflamación, infección, y al hacer ejercicio.

¿Pueden las Proteínas de Choque Térmico Mejorar la Sensibilidad a la Insulina?

Esta es la interrogante que intentaron responder los investigadores de la Universidad de Kansas al utilizar ratones envejecidos, en 1985.7 En investigaciones más recientes, sus resultados se repitieron exitosamente.8,9 Asimismo, la nueva tecnología permitió a los científicos identificar más específicamente las HSP responsables de la asimilación ósea de glucosa en la sangre.

Las HSPs están involucradas en preservar el músculo, disminuir el estrés oxidativo e inhibir las respuestas inflamatorias.10 Los estudios en animales han demostrado que una mayor cantidad de HSP72 en ratones ocasionó una disminución del estrés oxidativo relacionado con la edad, protección contra el daño muscular y resistencia a la insulina inducida por la alimentación. En los modelos animales, una cantidad cada vez mayor de HSP fue capaz de mejorar la sensibilidad a la insulina.

Aunque es poderoso, Faulkner no sugiere que el ejercicio deba ser reemplazado por acudir a un jacuzzi o sauna diariamente, ya que hacer ejercicio tiene significativamente más beneficios que solo reducir la producción de glucosa después de las comidas y el gasto de energía.11

Desde la perspectiva de Faulkner, elevar la temperatura interna a través del uso de jacuzzis y saunas, sería más beneficioso si combate la resistencia a la insulina y el control de azúcar en la sangre, o está físicamente incapacitado para hacer ejercicio.

Un Sin Número de Beneficios del Calor Para la Salud

Además de impulsar la quema de calorías o mejorar la sensibilidad a la insulina, los jacuzzis y saunas (que pueden ser diseñados, ya sea para calor húmedo o seco) tienen otras ventajas, incluyendo:

Sudar al hacer un ejercicio intenso, estar en un jacuzzi o en un sauna podría ayudarle a eliminar los metales pesados ​​y otros elementos tóxicos que ha adquirido de su entorno.

Sudar ayuda a eliminar los ftalatos (comunes en los productos del cuidado personal),12 cadmio, arsénico, plomo y mercurio.13 Los investigadores recomiendan valorar al sudor como un método para evaluar la acumulación de toxinas corporales, ya que el cuerpo utiliza el sudor para eliminar muchos tipos diferentes.14

Utilizar saunas aumenta la frecuencia cardíaca, el gasto de energía y la quema de calorías. El calor seco de un sauna quema más calorías que estar en un jacuzzi. El número de calorías dependerá de su peso corporal, altura, sexo y edad, pero generalmente varía entre 300 y 500 calorías por cada sesión de 30 minutos.15

Sin embargo, la pérdida de peso que experimenta el día que utiliza el sauna usualmente está relacionada con la pérdida de fluidos por sudar. Para aprovechar al máximo la quema de calorías que experimenta en un sauna, es importante que no consuma calorías adicionales para compensar la pérdida.

Usar un sauna aumentará la secreción de la hormona de crecimiento,16 que es esencial para estimular el desarrollo muscular y mantener la salud. Es posible que experimente una mayor pérdida de grasa, en combinación con una mejor sensibilidad a la insulina.17

Conforme el sauna aumenta su temperatura interna a 38.2º C o justo por debajo de 101º F, esto estimula su sistema inmunológico.18 Otra investigación demuestra que los saunas podrían disminuir su probabilidad de adquirir un resfriado o gripe.19

Si busca dormir más profunda y relajadamente, utilice un sauna.20 Este ayuda a aliviar el estrés crónico e incluso puede mejorar los síntomas del síndrome de fatiga crónica.21,22

Importantes Consideraciones de Seguridad

Cada uno de los beneficios relacionados con el uso de baños calientes y saunas causa que la vida sea más longeva y una menor posibilidad de padecer enfermedades cardíacas. Los investigadores de la Universidad del Este de Finlandia encontraron una relación entre utilizar frecuentemente un sauna y una tasa de mortalidad más baja por enfermedades cardiovasculares y derrames.23

Pero antes de saltar en el primer sauna o jacuzzi que encuentre, hay algunos factores de seguridad que debe considerar:

Si va a sumergirse en un baño caliente o jacuzzi, asegúrese de que el agua este filtrada, de esta manera no estará dilatando sus poros con el agua caliente y llenando su cuerpo con cloro, fluoruro y subproductos de desinfección (DBPs, por sus siglas en inglés).

Si no tiene acceso a una bañera con agua filtrada, considere utilizar un sauna de infrarrojos, como se describe más adelante.

Beba mucha cantidad de agua, para mantenerse hidratado. El estrés por calor o golpe de calor podrían ser ocasionadas por una excesiva pérdida de fluidos. Existe una mayor posibilidad de tener efectos por una significativa deshidratación, cuando utiliza un sauna luego de tener un arduo entrenamiento.

Lleve una botella de agua y beba frecuentemente. ¡Pero no beba el agua de un jacuzzi! El agua no es lo suficientemente caliente como para matar los organismos, pero puede ser lo suficientemente caliente como para descomponer el cloro en un jacuzzi público.24

Si experimenta un dolor de cabeza después de usar un sauna o jacuzzi, es posible que deba utilizar un trapo frío sobre su cabeza para que su cuerpo se enfríe más fácilmente. Su temperatura interna continuará aumentado, pero la experiencia podría parecerle más agradable.25

Si usted y su esposa intentan tener un bebé, tendrá que mantenerse alejado de los saunas. Conforme aumenta el calor del cuerpo, también lo hace la temperatura de los testículos, lo que reduce su fertilidad.

Esto disminuye el número de espermatozoides y su motilidad (la eficacia de los espermatozoides para nadar). El efecto es reversible, pero puede tomar hasta cinco semanas.26 También, deberá evitar el sauna durante el embarazo, ya que puede ocasionar anormalidades fetales.27

Se supone que los saunas o jacuzzis son relajantes y no cámaras de tortura. Su cuerpo está diseñado para funcionar de manera óptima a 98.6º F (37º C). Una mayor temperatura corporal por encima de 104.8º F (40.4º C) ocasionará una emergencia médica.

Permanecer en una sauna más tiempo del que debería, o deshidratarse gravemente, puede causarle la muerte. Evite utilizar el sauna solo, siempre acuda con un compañero.

Opciones de Temperatura Más Saludables

De acuerdo con Rhonda Patrick, Ph.D., aumentar su temperatura interna por períodos cortos, como al utilizar un sauna, podría proporcionarle importantes mejorías en su rendimiento deportivo.

Ella denomina a este concepto como "acondicionamiento hipertérmico", que las recientes investigaciones sugieren tiene múltiples efectos positivos en su cuerpo, desde incrementar la resistencia del crecimiento de nuevas células cerebrales.

Los saunas con infrarrojos son una gran opción, y pueden acelerar significativamente el proceso de desintoxicación. Estos calientan los tejidos en varias pulgadas de profundidad, lo que puede mejorar sus procesos metabólicos naturales. También, mejoran la circulación y ayudan a oxigenar los tejidos.

La diferencia entre una sauna con infrarrojos y el sauna tradicional de estilo finlandés es que este último calienta su cuerpo desde el exterior, como un horno. El sauna con infrarrojos calienta su cuerpo desde adentro hacia fuera, lo que permite una mejor desintoxicación.

Además, los baños de vapor son excelentes para desintoxicar sus órganos de agua. Así que, si tiene problemas pulmonares, renales, o de la vejiga, podría serle beneficioso tener un baño de vapor con un poco de aceites esenciales.

La piel es uno de los órganos principales para eliminación. Desafortunadamente, es probable que pase la mayor parte del tiempo en un ambiente con un clima controlado y sude muy poca cantidad. Utilizar un sauna puede ayudarle a restaurar el proceso de eliminación de su piel, al mejorar la desintoxicación, el rendimiento deportivo, la salud cerebral y la resistencia muscular.

Si nunca ha utilizado una sauna, tendrá que empezar poco a poco, para adaptarse al proceso de desintoxicación, que puede ser significativo. Si utiliza una sauna con infrarrojos, caliéntelo entre 150º y 180º F (71º a 82º C) e inicie con aproximadamente 4 minutos en el sauna.

Agregue 30 segundos en cada sesión adicional hasta que lo utilice entre 15 y 30 minutos. Los saunas finlandeses son más calientes y húmedos, con una temperatura que varía desde 180º a 190º F (82º a 87.8º C), por lo que usualmente el tiempo que pase allí será menor; utilícelo 10 o 20 minutos.

Los saunas con infrarrojos podrían emitir campos electromagnéticos (EMF, por sus siglas en inglés), por lo que es importante utilizar una sauna protegido. Puede medir la fuerza electromagnética del sauna si utiliza un medidor gauss para garantizar su seguridad.

Los problemas de salud asociados con exponerse a los EMF podrían incluir una variedad de tipos de cáncer, demencia, alteraciones en la inmunidad y enfermedades cardiacas.28

¿Será el Frío Tan Efectivo Como el Calor?

Al hacer correctamente la termogénesis inducida por frío, esto podría ser tan eficaz para quemar calorías, como el calor, pero con un beneficio adicional.29 Exponerse al frío activa el tejido adiposo pardo que puede generar calor mientras quema la grasa blanca que se encuentra en el estómago, glúteos, caderas y piernas.

El tejido adiposo marrón (BAT, por sus siglas en inglés) es inversamente proporcional a su índice de masa corporal (BMI, por sus siglas en inglés). En otras palabras, entre mayor cantidad de BAT tenga, menor será su BMI y porcentaje de grasa corporal.30 Es posible que al activar su BAT aumente su consumo de calorías y reduzca su grasa corporal.

Los modelos en animales y humanos han demostrado que exponerse al frío también podría mejorar su sensibilidad a la insulina.31,32,33,34 Exponerse frecuentemente al frío podría reducir su grasa corporal total, antojos de alimentos, reforzar su sistema inmunológico y aumentar su nivel de tolerancia al frío y dolor.35

Si toma beta-bloqueadores (utilizados para tratar la presión arterial), asegúrese de comentar el plan con su médico antes de utilizar un calor prolongado o terapia de frío. Estos medicamentos pueden reducir la capacidad cardiaca para responder a una mayor temperatura interna corporal, lo que ocasiona un mareo o desmayo.

De igual manera, debe consultar con su médico antes de utilizar calor o una terapia de frío, si padece una enfermedad vascular periférica, experimenta una neuropatía periférica, tiene diabetes o fuma, ya que esto reduce el nivel de sensación o suministro sanguíneo a las extremidades, lo que podría causar daño en la piel localizada en la zona.

[+] Fuentes y Referencias