Por Qué el Índice de Masa Corporal No Es un Indicador Confiable

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Agosto 21, 2015 | 14,373 vistas

Historia en Breve

  • El índice de masa corporal (IMC), una fórmula que divide su peso entre el cuadrado de su estatura, es una de las medidas más utilizadas para el sobrepeso, obesidad y salud en general
  • Inicialmente, el IMC era la herramienta principal utilizada por las compañías de seguros para establecer las primas (las personas con un IMC dentro de la categoría “obesa” podría pagar 22 por ciento más de seguro en comparación con las personas con un IMC dentro de la categoría “normal”)
  • El IMC es una herramienta de medición errónea, en parte porque utiliza el peso como una medida del riesgo, cuando en realidad es el alto porcentaje de la grasa corporal el que aumenta su riesgo de enfermedades
  • El IMC tampoco dice nada sobre el lugar del cuerpo en el que se localiza la grasa y el lugar en donde se localiza la grasa, particularmente si está alrededor del estómago (grasa visceral), es más importante que la cantidad absoluta de grasa cuando se trata de medir ciertos riesgos de salud
  • La proporción entre su cintura-cadera es un indicador más confiable de su riesgo de enfermedades a futuro porque una proporción más alta sugiere que tiene más grasa visceral

Por el Dr. Mercola

En 1832, un matemático belga llamado Adolphe Quetelet desarrolló lo que actualmente se conoce como el índice de masa corporal (IMC)1 de una persona. La fórmula divide el peso de una persona entre el cuadrado de su altura y es una de las medidas más utilizadas para conocer el exceso de peso, obesidad y salud en general.

Inicialmente, el IMC era la herramienta principal utilizada por las compañías de seguros para establecer las primas (las personas con un IMC dentro de la categoría “obesa” podría pagar 22 por ciento más de seguro en comparación con las personas con un IMC dentro de la categoría “normal”).2

Sin embargo, actualmente, el IMC es una herramienta aceptada utilizada en la investigación médica y en la práctica clínica. Cuando registran su peso y altura en el consultorio de su médico, esto le dará un cálculo automático de su IMC, clasificándolo como de bajo peso si su IMC está por debajo de 18.5, normal si se encuentra entre 18.5-24.9, sobrepeso si se encuentra entre 25-29.9 y obeso si se encuentra entre 30 o más.

Su médico podría utilizar este número para aconsejarle sobre su peso, así como su riesgo de enfermedades relacionadas con el corazón, presión arterial alta y diabetes tipo 2. Desafortunadamente, el IMC es una herramienta increíblemente deficiente y un IMC alto no significa automáticamente que no está sano de la forma en la que lo implican muchos médicos y compañías de seguros de salud.

Paradoja de la Obesidad: Algunas Veces Es Más Saludable un IMC Más Alto

La investigación que involucra los datos de casi 3 millones de adultos sugiere que tener un IMC de sobrepeso podría estar relacionado con una vida más larga que el de una persona con un rango de peso “normal”.

La investigación, que analizó 97 estudios en total, encontró que las personas con IMC por debajo de 30 pero por encima de lo normal (el rango de sobrepeso) tuvieron un riesgo 6 por ciento menor de morir por cualquier causa que aquellas personas de peso normal, mientras aquellos cuyo IMC estuvo dentro del rango obeso tuvieron una probabilidad 18 por ciento mayor de morir por cualquier causa.3

Otra investigación publicada en Journal of the American College of Cardiology, también encontró que un IMC más alto estuvo relacionado con un menor riesgo de morir, un fenómeno conocido como la “paradoja de la obesidad”.4

De hecho, es bastante posible tener sobre peso y estar sano, así como es posible tener peso normal y no estar sano. Y en algunos casos, de hecho podría ser más sano tener unas cuantas libras de más. En una revista de American Medical Association (JAMA), Steve Heymsfield, M.D y William Cefalu, M.D explicaron:5

“La presencia de una enfermedad degenerativa, diálisis renal o una edad avanzada estuvieron relacionadas con una relación inversa entre el IMC y la tasa de mortalidad, un observación denominada como la paradoja de la obesidad o epidemiología inversa.

El IMC óptimo relacionado con la mortalidad más baja en los pacientes con enfermedades crónicas podría estar dentro del rango de sobrepeso y obesidad.

Incluso en la ausencia de enfermedad crónica, las reducidas cantidades excedentarias de tejido adiposo podrían proporcionar las reservas de energía necesarias durante las enfermedades catabólicas agudas, tiene efectos mecánicos benéficos con algunos tipos de lesiones traumáticas y transmitir otros efectos saludables que necesita para ser investigados a la luz de los estudios…”

Los Fabricantes de Medicamentos para Bajar de Peso Alteraron las Categorías de IMC, Metiendo a 29 Millones de Personas Dentro de la Categoría de “Sobrepeso”

El IMC se utiliza para medir las tasas de obesidad nacionales, que actualmente se aproxima al 35 por ciento para los adultos y 18 por ciento para los niños. Sin embargo, el límite para clasificar a una persona como normal o sobrepeso parece bastante arbitrario – y en un punto se modificó significativamente por un grupo de trabajo financiado, principalmente, por las compañías que fabrican medicamentos para bajar de peso. Mother Jones reportó:6

“En 1998, Institutos Nacionales de Salud redujeron el umbral de sobrepeso de 27.8 a 25 – metiendo a aproximadamente 29 millones de estadounidenses dentro de la categoría de obeso de la noche a la mañana – para que coincidieran las recomendaciones internacionales.

Pero los críticos señalaron que esas recomendaciones fueron elaboradas en parte por International Obesity Task Force, cuyos dos principales financiadores eran compañías que fabrican medicamentos para bajar de peso.

En su libro más reciente titulado “Fat Politics : The Real Story Behind America's Obesity Epidemic,” el politólogo Eric Oliver reporta que el presidente del comité de NIH que tomó la decisión, el profesor de medicina de la Universidad de Columbia, Xavier Pi-Sunyer, fue consultor para varios fabricantes de medicamentos para bajar de peso, así como de Weight Watchers International."

El IMC Utiliza el Peso, No la Grasa Corporal para Medir el Riesgo

Meterse dentro de la categoría de poco sano o con sobrepeso simplemente basándose en su IMC no es algo recomendable (desafortunadamente, probablemente su compañía de seguros no lo verá de esta forma). Por otra parte, asumir que está sano sólo porque su IMC es normal tampoco es algo recomendable.

Las investigaciones sugieren que el IMC podría subestimar las tasas de obesidad y clasificar erróneamente a más de un cuarto de los hombres y casi la mitad de las mujeres.7 De acuerdo con el investigador, el Dr. Eric Braveman, presidente de la fundación sin fines de lucro Path Foundation en la Ciudad de Nueva York:8

“En base al IMC, cerca de un tercio de los estadounidenses es considerado obeso, pero cuando se utilizan otros métodos para medir la obesidad, ese número podría acercarse más a 60%.”

Una de las razones principales por las que el IMC es una herramienta de medición errónea es porque utiliza el peso como una medida del riesgo, cuando en realidad es un alto porcentaje de la grasa corporal la que aumenta su riesgo de enfermedades. Su peso varía de acuerdo con la densidad de su estructura ósea, por ejemplo, así que una persona de huesos gruesos podría pesar más, pero ciertamente eso no significa que tenga más grasa corporal o que la haga más propensa a enfermedades cardíacas, por ejemplo.

Los atletas y las personas completamente fuera de forma también pueden tener resultados de IMC similares o una persona muy musculosa podría ser clasificada como “obesa” si utilizamos su IMC, cuando en realidad son sus músculos los que están contribuyendo con un peso más alto que el promedio.

El IMC tampoco dice nada sobre el lugar del cuerpo en el que se localiza la grasa y parece que el lugar en donde se localiza la grasa, particularmente si se encuentra alrededor de su estómago, es más importante que la cantidad absoluta de grasa cuando se trata de medir ciertos riesgos de salud, especialmente el de las enfermedades cardíacas.

La Medida de la Cintura-Cadera Es Más Importante Que el IMC, Sin Embargo Tan Sólo el 10 Por Ciento de los Médicos la Utilizan

La proporción entre su cintura-cadera es un indicador más confiable de su riesgo de enfermedades a futuro porque una proporción más alta sugiere que tiene más grasa visceral. El exceso de grasa visceral – la grasa que se acumula alrededor de sus órganos internos – es mucho más peligrosa para su salud que la grasa subcutánea (la grasa más notable que se encuentra justo debajo de su piel) – una medida sobre la cual no le dice nada el IMC.

El peligro de la grasa visceral está relacionado con la liberación de proteínas y hormonas que pueden causar inflamación, que a su vez pueden dañar las arterias y entrar en su hígado y afectar la forma en la que su cuerpo descompone los azúcares y grasas.

Desafortunadamente, de acuerdo con Donna Ryan, un médico que ha entrenado a miles de médicos de atención primaria en la detección de obesidad, tan sólo el 10 por ciento de ellos utilizan la circunferencia de la cintura como indicador de salud. Ella le dijo a Mother Jones:9los médicos están tan presionados por el tiempo… Y es intrusivo. Tienes que poner los brazos alrededor del paciente.

Para determinar la proporción entre la cintura-cadera, toma una cinta de medir y registra la circunferencia de la cintura y de la cadera. Después divide la circunferencia de la cintura entre la circunferencia de la cadera.

La proporción entre su cintura-cadera Hombres Mujeres
Ideal 0.8 0.7
Bajo riesgo <0.95 <0.8
Riesgo moderado 0.96-0.99 0.81 - 0.84
Alto riesgo >1.0 >0.85

Qué Tanto el Ejercicio También Puede Predecir Su Riesgo de Enfermedades

Tu nivel de estado físico también es un mucho mejor predictor de la mortalidad que su IMC. Un estudio encontró que las personas que rara vez hacían ejercicio tuvieron un riesgo 70 por ciento mayor de muerte prematura en comparación con las personas que se hacían ejercicio regularmente, independientemente de su IMC.10 Si quiere una prueba sencilla para medir su estado físico, haga la prueba de la plancha abdominal (para una demostración sobre cómo hacer la plancha, échele un vistazo al video de abajo.

Si puede mantener la posición de plancha durante al menos dos minutos, está listo para un buen comienzo. Si no puede, lo más probable es que le falte fuerza central corporal, que es importante para la estabilidad general de movimiento y la fuerza.

La fuerza central caporal también ayudará a prevenir el dolor de espalda. No poder mantener la posición de tabla durante dos minutos también podría indicar que está cargando mucho peso y que sería bueno bajar unas cuantas libras.

Desafortunadamente, más del 50 por ciento de los hombres estadounidenses y el 60 por ciento de las mujeres estadounidenses, jamás se involucran en ningún tipo de actividad física vigorosa que dure más de 10 minutos a la semana.11 Esto a pesar de que cada vez más investigaciones demuestran claramente que la “deficiencia de ejercicio” es una amenaza para la salud en general y bienestar mental y que acorta la esperanza de vida.

De hecho, de acuerdo con una investigación publicada en American Journal of Physiology, la mejor forma de mantenerse joven es con el simple hecho de comenzar a hacer ejercicio, ya que activa la biogénesis mitocondrial, que comúnmente disminuye con el envejecimiento.12 Los investigadores también han sugerido que el ejercicio es el “mejor medicamento preventivo” para muchas enfermedades comunes que van desde trastornos psiquiátricos hasta enfermedades cardíacas, diabetes y cáncer.13

De acuerdo con Jordan Metzl, un médico especialista en medicina deportiva en el Hospital de Cirugías Especiales de la Ciudad de Nueva York y autor de The Exercise Cure: "El ejercicio es el mejor medicamento preventivo que tenemos y todos necesitamos tomar esa medicina."

Así que en lugar de insistir en un número arbitrario como el IMC, lo mejor es crear un plan completo de ejercicio. Le recomiendo incorporar el entrenamiento de intervalos de alta intensidad (HIIT), entrenamiento de fuerza (incluyendo el súper lento), ejercicios para fortalecer la parte central del cuerpo, ejercicios de estiramiento y mantener activo en su vida cotidiana. La clave es estar en constante movimiento y trabajar a alta intensidad haciendo variaciones para desafiar a sus músculos.

Cada persona es diferente, así que no hay una forma “correcta” de hacer ejercicio que aplique para todos. Igual de importante, de no ser que más, se encuentra el incorporar el movimiento intermitente regular en su día, ya que ayudará a contrarrestar algunos de los efectos que tiene sobre su cuerpo el permanecer sentado durante mucho tiempo.

Si hace ejercicio correctamente y se mantiene activo durante el día y combina esto con un programa de alimentación saludable, optimizará su porcentaje de grasa corporal naturalmente y con ello la predisposición para una salud óptima.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Mother Jones August 25, 2014
  • 2 EHealthInsurance.com January 3, 2013
  • 3 JAMA. 2013 Jan 2;309(1):71-82.
  • 4 Journal of the American College of Cardiology May 10, 2011; 57(19):1877-86
  • 5 JAMA. 2013 Jan 2;309(1):87-8.
  • 6 Mother Jones August 25, 2014
  • 7 PLoS One. 2012;7(4):e33308
  • 8 Time Healthland April 3, 2012
  • 9 Mother Jones August 25, 2014
  • 10 Diabetes Care. 2007 Jun;30(6):1539-43.
  • 11 Summary Health Statistics for U.S. Adults December 2010 (PDF)
  • 12 American Journal of Physiology May 9, 2012
  • 13 University Herald December 30, 2013