¿Cuál es la diferencia entre un esguince y una distensión muscular?

esguince

Historia en Breve -

  • Aunque los síntomas son similares, los esguinces involucran a los músculos y tendones que sujetan su músculo al hueso, mientras que las distensiones musculares son lesiones en sus ligamentos que les brindan soporte a las conexiones entre los huesos
  • Los esguinces suelen presentarse tras una lesión o accidente grave, de forma paralela, las distensiones pueden presentarse tras un cuadro agudo o después de una lesión crónica repetitiva, como la que se suele experimentar en la espalda baja
  • Muchos esguinces y distensiones musculares pueden tratarse con éxito en casa con el protocolo RHPE, asimismo, puede utilizar astaxantina, bromelina, jengibre y curcumina con el fin de ayudar a controlar su dolor antes de emprender un programa de fuerza y flexibilidad para recuperar su nivel de actividad previo
  • Puede ayudar a reducir su riesgo de sufrir una lesión al mantener sus articulaciones con fuerza y flexibilidad, al calentar antes de hacer ejercicio, al utilizar el equipo adecuado para su deporte y mantenerse en forma para practicarlo, en lugar de usar su deporte para mantenerse en forma

Por el Dr. Mercola

Después de haber sido un ávido deportista durante casi 5 décadas, no me cabe la menor duda de que una rutina de ejercicios integral es fundamental para tener un estado de salud óptimo. La aptitud física es algo que se desarrolla durante toda la vida.

Una de mis formas favoritas para ejercitarme es el entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT, por sus siglas en inglés), no solo porque toma menos tiempo sino también porque hace que las mitocondrias trabajen más y que mi cuerpo esté preparado para hacer frente a las enfermedades.

Muchos empiezan a ejercitarse ya que aporta cambios en la apariencia física, como pérdida de peso, músculos tonificados y menos grasa corporal. Sin embargo, a pesar de estos y otros beneficios, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos señalan que casi el 80 % de los adultos en dicho país no hacen suficiente ejercicio.1

En su encuesta, encontraron que solo el 20 % de sus pobladores realizan la cantidad recomendada que equivale, como mínimo, a 2.5 horas de ejercicio aeróbico de intensidad moderada a la semana y entrenamiento de fuerza 2 veces por semana.

Los esguinces y las distensiones musculares son lesiones comunes que pueden ocurrir durante un entrenamiento o simplemente al caminar por la calle.

El tipo más común es un esguince de tobillo, que se presenta con más frecuencia en mujeres que en hombres.2 En el departamento de emergencias de los Estados Unidos, el tratamiento de estas lesiones representa una cantidad significativa de gastos por atención médica.3

Ser capaz de reconocer la diferencia entre un esguince y una distensión muscular, al igual que la gravedad de la lesión, puede ayudarlo a determinar si el tratamiento en casa es apropiado. Asimismo, conocer cómo ocurren puede ayudarlo a prevenir una lesión al adoptar ciertas medidas cautelares.

Sus músculos y tendones pueden distenderse mientras que sus ligamentos pueden esguinzarse

Los esguinces y las distensiones musculares son lesiones comunes en quienes disfrutan moverse y hacer ejercicio. Aunque comparten signos y síntomas similares, involucran distintas partes de su cuerpo.4

En ambos casos, el daño se hace al tejido blando, lo que incluye a los ligamentos, tendones y músculos. La diferencia radica en el tejido blando que ha sido afectado – ¿se trata de los ligamentos o de los tendones?

Los ligamentos son bandas de tejido elástico resistentes que conectan a los huesos entre sí y le brindan soporte a sus articulaciones mientras que limitan el movimiento.5 El tipo más común de lesiones en los ligamentos ocurre mientras hace alguna actividad deportiva.

Pese a ser similares, los tendones son tejidos conectivos que unen sus músculos con otras partes del cuerpo, por lo general con los huesos.6 Tienen una de las fuerzas tensiles del tejido blando más altas en su cuerpo, la cual es necesaria para resistir la tensión generada por la contracción muscular.

Durante un esguince, los ligamentos que conectan 2 huesos están estirados o desgarrados. El punto focal más común para un esguince es en el tobillo. Durante una distensión muscular, hay un estiramiento o desgarro del músculo o tendón, que ocurre con más frecuencia en la parte inferior de la espalda y en los músculos isquiotibiales ubicados en la parte posterior del muslo.

¿Qué causa un esguince o una distensión muscular?

Cuando no se han tomado medidas preventivas o su cuerpo no puede soportar la fuerza que se le aplica, los esguinces y distensiones musculares pueden producirse durante alguna actividad deportiva, por un accidente o durante las actividades del día a día.

Existen muchas cosas que pueden causar un esguince, como caerse, torcerse o bien, recibir un golpe de tal magnitud que hace que la articulación salga de su posición normal.

Por ejemplo, caerse sobre su brazo, torcerse la rodilla o doblar el tobillo, de modo que caiga al costado de su pie puede provocar un esguince. Estos movimientos hacen que los ligamentos alrededor de la articulación se estiren o desgarren.7

Otras circunstancias comunes que causan esguinces en lo ligamentos pueden ser caminar o hacer ejercicio en superficies irregulares, o girar durante una actividad atlética, de manera similar, caer sobre una mano extendida puede provocar un esguince en la muñeca.

Su pulgar puede sufrir una lesión mientras practica esquí o realiza una extensión excesiva en deportes de raqueta, como el tenis.8

Los ligamentos sujetan al hueso en cada lado de la articulación. Un esguince se produce de manera repentina y con mayor frecuencia en un área alrededor de la articulación cuando el ligamento se estira demasiado, o bien, cuando se rompe.9

Una distensión muscular se produce cuando sufre un tirón o se tuerce ya sea un músculo o tendón, asimismo, puede producirse de manera repentina o se puede desarrollar tras pasar días y semanas levantando objetos pesados de manera incorrecta o tensando demasiado los músculos.

Puede sufrir una distensión crónica, muy parecida a una lesión crónica por uso excesivo, cuando aplica fuerzas inusuales en su articulación para realizar un movimiento repetitivo.10 Algunos movimientos repetitivos que aumentan su riesgo de distensión crónica son gimnasia, tenis, remo y golf.11

¿Qué aumenta su riesgo de un esguince o distensión muscular?

Los músculos tienen una gran cantidad de pequeños haces de fibras llamados fascículos. Las fibras individuales están entrecruzadas, por lo que se deslizan dentro del fascículo. Cerca del extremo final de cada músculo, las fibras se convierten en un tendón y luego se adhieren al hueso.

Una distensión muscular se produce cuando se desarrolla daño en un tendón o músculo que se ha estirado demasiado, lo cual separa las fibras y hace que no pueda contraerse adecuadamente.12

Existen diversos factores que pueden contribuir a un mayor riesgo de desarrollar una distensión muscular o experimentar un esguince, por ejemplo:13

  • Falta de condición — Esto puede dejar sus músculos débiles y más propensos a sufrir una lesión por bajos niveles de fuerza.
  • Fatiga — Es menos probable que los músculos que se hayan ejercitado hasta un punto de extenuación le brinden un buen soporte a sus articulaciones.
  • Músculos tensos — Realizar un calentamiento de manera inadecuada, u omitir la fase de estiramiento, reduce el rango de movimiento en la articulación y hace que sus músculos sean propensos a los traumas y desgarres. Realizar un calentamiento adecuado antes de una actividad vigorosa ayuda a relajar los músculos y aumenta su rango de movimiento.
  • Condiciones del entorno — Las superficies resbaladizas y desniveladas pueden aumentar su riesgo de lesiones, por ejemplo, correr en el lado de una carretera inclinada (ladeada) puede aumentar su riesgo de distensión muscular ya que una de sus piernas entra en contacto de manera crónica con el camino más hundido debido a la pendiente.
  • Equipo inadecuado — Los equipos mal ajustados o mal conservados, lo que incluye al calzado, pueden contribuir a su riesgo de sufrir un esguince o una distensión muscular.

Cómo diferenciarlos en casa

Para determinar la diferencia, su médico le hará diferente preguntas sobre la lesión, examinará el área y, lo más seguro es que lo haga someterse una radiografía con el fin de determinar que no ha sufrido una fractura.14

Los esguinces y distenciones leves pueden tratarse en casa, sin embargo, las circunstancias que causan estas lesiones también pueden provocar una fractura.15 Debe consultar a su médico si:16

No puede dar más de 4 pasos sin sentir dolor significativo

El área lesionada se ve torcida o tiene bultos que no se presentan en una articulación ilesa

No puede mover la articulación afectada

Exhibe entumecimiento en cualquier área cercana a la lesión

Tiene dolor directamente sobre los huesos de una articulación lesionada

Ve enrojecimiento o líneas rojas a lo largo de la lesión

Se ha vuelto a lesionar un área que ya se ha lesionado varias veces

Tiene dolor, enrojecimiento o hinchazón en una zona ósea

Los síntomas de una distensión muscular y un esguince son muy similares; sin embargo, es muy probable que la forma en que se produjo sea muy diferente.17

Distensión muscular

Hinchazón

Moretones

Movilidad limitada

Dolor o sensibilidad

Espasmos o calambres musculares

Debilidad muscular

Esguince

Movilidad limitada

Dolor

Hinchazón

Moretones

Incapacidad para soportar peso

Puede sentir que la parte en cuestión “truena” cuando ocurre la lesión

Aunque quizás le interese determinar la diferencia en su hogar, los tratamientos suelen ser bastante similares. Esto significa que no es importante saber con exactitud cuál está tratando.

Sin embargo, es importante descartar fracturas y desgarres severos, ya que estos tratamientos son diferentes a los primeros auxilios que bien podría aplicar en casa para un esguince o distensión muscular de grado 1 o 2.

Evalúe su lesión y calcule su tiempo de recuperación

Los esguinces y las distensiones musculares se clasifican en función de los grados para indicar la gravedad de la lesión. Cuanto más alto sea el grado, más dolorosa y severa será la lesión en sus músculos, ligamentos o tendones. Con una distensión o esguince de primer grado, puede experimentar un desgarro muy leve o un estiramiento excesivo y exhibir muy poca inflamación.

Las lesiones de segundo grado son un tanto más graves y las de tercer grado representan una ruptura completa del tendón o el ligamento. Con una lesión de tercer grado es probable que experimente un alto nivel de dolor que no mejora y hace que caminar o soportar peso sea prácticamente imposible.

En la siguiente comparación directa de las descripciones, notará las similitudes entre los grados de un esguince y una distensión muscular:18,19

Grados de distensión muscular Grados de esguince

Primer grado: Estiramiento de algunas de las fibras musculares

Primer grado: Las fibras del ligamento se estiran, pero no se desgarran

Segundo grado: Las fibras musculares están dañadas o desgarradas

Segundo grado: El ligamento está parcialmente desgarrado

Tercer grado: Ruptura completa del músculo, la cual suele estar acompañada de grandes áreas con moretones

Tercer grado: el ligamento está completamente desgarrado o roto y a su vez se presentan grandes áreas con moretones

Primeros auxilios para un esguince o distensión muscular

Si no puede recargar su peso en el área por más de 2 o 3 pasos, o no puede usar su muñeca para levantar más de 55 gamos, consulte a su médico para descartar la posibilidad de una lesión de tercer grado, o bien, una fractura.

Sin embargo, si cree que puede tener una distensión o esguince de primer o segundo grado, existen algunas estrategias de primeros auxilios simples, pero efectivas, que puede poner en marcha en su casa para reducir su dolor y acelerar la curación.

Es importante recordar que su lesión puede tardar 4 semanas en recuperarse y estabilizarse por completo.20 También es importante que le permita a su cuerpo curar el tejido desgarrado antes de retomar su nivel de actividad previo a la lesión.

Un protocolo de tratamiento en casa comienza con RHPE, un acrónimo que significa reposo, hielo, presión y elevación. En vista de que estos términos pueden ser engañosos, vamos a explicarlos en detalle.

Reposo (R) — Es importante que el área afectada esté en reposo y protegida del estrés. Esto no significa que deba estar completamente inactivo, ya que no mover el área puede disminuir el flujo sanguíneo, la fuerza y la movilidad, así como promover una mayor hinchazón.

Cualquier movimiento debe estar dentro de la capacidad de la lesión afectada, es decir, un movimiento que no cause más lesiones ni dolor.

Hielo (H) — Aplique hielo durante 15 a 20 minutos cada cierta hora durante las primeras 48 horas después de la lesión. Puede hacer bolsas de hielo al llenar hasta la mitad una bolsa de plástico de cierre hermético con una proporción de 50/50 de alcohol isopropílico y agua. Envuelva la bolsa de hielo en un paño para evitar daños cutáneos al colocarla directamente sobre la piel.

En las primeras 48 horas, el hielo puede ayudar a reducir la hinchazón, el dolor y los espasmos musculares. Después de las primeras 48 horas, el hielo puede volverse menos efectivo, por lo que podría reducir la flexibilidad y elasticidad del tejido conectivo en los músculos.

Si sufre alguna enfermedad vascular, como diabetes o una menor sensibilidad en el área, hable con su médico antes de usar hielo.

Presión (P) — Ejercer presión sobre la articulación lesionada con una venda elástica ayudará a inmovilizarla y protegerla de una lesión mayor, además de ayudar a reducir la hinchazón.

Utilizar un vendaje funcional, también conocido como taping, colocar un soporte o una prenda de compresión también es útil para este fin. No los coloque demasiado ajustados, ya que puede dificultar la circulación.

Cuando use una venda elástica, comience en el área de la lesión más alejada de su corazón y envuélvala hacia su cuerpo. Aflójela si el dolor aumenta, si el área se adormece o si hay hinchazón debajo del área envuelta.

Elevación (E) — El área lesionada debe elevarse al mismo nivel que su corazón, lo que maximizará la potencia de su sistema circulatorio para ayudar a eliminar el tejido dañado y reducir la hinchazón. Esto también ayuda a que el tejido lesionado genere la homeostasis celular.

Además del RHPE, si sufre un esguince o distensión muscular de segundo o tercer grado, necesitará usar muletas e inmovilizar el área hasta que el tejido haya cicatrizado lo suficiente como para soportar su peso.21

También es probable que le resulte provechoso someterse a un programa de terapia física en casa con el fin de restaurar la fuerza y flexibilidad de la articulación conforme vaya progresando el proceso de sanación. En algunos casos, las lesiones de tercer grado serán inmovilizadas con yeso durante varias semanas.

Existen diversas opciones alternativas a su disposición para controlar el dolor, por lo que no tendrá que recurrir a medicamentos de venta libre ni recetados, los cuales aumentarán su riesgo de sufrir efectos secundarios.

Astaxantina — Es uno de los antioxidantes solubles en grasa más conocidos. La astaxantina tiene propiedades antiinflamatorias muy potentes. Se necesitan comúnmente dosis mayores y usted puede necesitar 8 mg o más al día para obtener este beneficio.

Árnica — Este remedio homeopático común es utilizado para tratar el dolor. Puede aplicarse por vía oral o tópica, pero antes de utilizarla debe considerar ciertas precauciones, las cuales se explican detalladamente en mi artículo anterior: “Árnica: esta poderosa hierba promueve varios tipos de sanación”.

Jengibre — Esta hierba es antiinflamatoria y brinda propiedades que alivian el dolor y asientan el estómago. El jengibre fresco funciona bien remojado en agua hirviendo, como té o rallado en el jugo de vegetales.

Curcumina — La curcumina es el principal compuesto terapéutico en la cúrcuma. En un estudio22 realizado con pacientes con osteoartritis, aquellos que añadieron tan solo 200 mg de curcumina al día a su plan de tratamiento redujeron su dolor y aumentaron su movilidad.

De hecho, más de 50 estudios clínicos han comprobado la potente actividad antiinflamatoria de la curcumina. También hay cuatro estudios que demuestran su capacidad para reducir los efectos en la salud causados por el Tylenol.

Boswellia — También conocida como "planta de incienso", esta hierba contiene ingredientes activos antiinflamatorios.

Bromelina — Esta enzima en la piña es un antiinflamatorio natural. Puede tomarse como suplemento, pero comer piña fresca incluyendo el tallo rico en bromelina también podría ser útil. La mayor parte de la bromelina se encuentra en el corazón de la piña, así que asegúrese de dejar un poco de esa parte al momento de comérsela.

Crema de cayena — También conocida como crema capsaicina, esta especia proviene de los chiles secos. Alivia el dolor al agotar el suministro corporal de sustancia P, un componente químico de las neuronas que transmite las señales del dolor al cerebro.

Cómo prevenir una lesión para seguir moviéndose

Si bien es posible que no pueda evitar un accidente, la prevención es la mejor forma de evitar una lesión. Integrar el estiramiento y fortalecimiento regular para el deporte como parte de su programa general de acondicionamiento físico, puede ayudar a minimizar sus riesgos.23

También es importante estar en forma para realizar el deporte que disfruta hacer, en lugar de jugar su deporte para ponerse en forma.

Una ocupación físicamente exigente puede requerir un acondicionamiento regular para prevenir lesiones. El mejor soporte que puede utilizar en su rutina o en el trabajo para proteger sus articulaciones, son sus propios músculos. Desarrolle una rutina equilibrada con el fin de incorporar el entrenamiento de fuerza, flexibilidad y ejercicio cardiovascular.24

Recuerde calentar para prepararse antes del ejercicio y beba mucha agua para evitar la deshidratación. Programe de manera periódica ciertos días donde no realice ejercicio vigoroso y descanse cuando se sienta cansado, ya que la fatiga y el dolor son indicaciones de que su cuerpo está más expuesto a sufrir lesiones.

Trate de evitar el síndrome del guerrero de fin de semana al procurar realizar todos los días algún tipo de actividad moderada a extenuante por 30 minutos, como mínimo.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Ver Más