Obtenga 36% de descuento en un suministro para 90 dias de Vitaminas d3 and K2 Obtenga 36% de descuento en un suministro para 90 dias de Vitaminas d3 and K2

PUBLICIDAD

Reducción de la actividad de la grasa parda está vinculada con la obesidad relacionada con la edad

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

grasa parda y obesidad producto de la edad

Historia en Breve -

  • Durante el envejecimiento se reduce la actividad de la grasa parda, la cual quema calorías y genera calor
  • Este "defecto" es probablemente la razón más importante por la cual existe la tendencia a aumentar peso con el envejecimiento
  • Las personas delgadas tienden a tener mayores cantidades de grasa parda que las personas con obesidad, mientras que los jóvenes cuentan con mayores cantidades que los ancianos
  • La exposición al frío y el ejercicio pueden aumentar la activación de grasa parda e incluso pueden convertir la grasa blanca "mala" en grasa parda beneficiosa

En lo que respecta a la grasa corporal, a la mayoría de las personas en los Estados Unidos les interesa perder la mayor cantidad posible. Pero esto se refiere a la grasa blanca, la cual es el tipo que normalmente se acumula en el vientre y los muslos.

Existe otro tipo de grasa conocida como grasa parda, y el surgimiento de investigaciones sugiere que numerosas personas podrían mejorar su vida al incrementar este tipo de grasa. De hecho, un nuevo estudio reveló que una de las razones por las cuales es difícil mantenerse delgado durante el envejecimiento es por la disminución general de los niveles de grasa parda por la edad.

¿Los niveles de grasa parda son los responsables de las imperfecciones de la madurez?

La mayoría de las personas conocen el aumento de peso relacionado con el envejecimiento o la obesidad. Durante el envejecimiento, es necesario vigilar los hábitos alimenticios y mantenerse más activo solo para mantener el peso, por no decir perder. En cambio, cuando tenía 20 años de edad, podía consumir lo que quisiera sin ganar ni una sola libra.

Uno de los motivos del aumento de peso durante el envejecimiento puede estar relacionado con la disminución de los niveles de grasa parda, los cuales ocurren naturalmente con el envejecimiento. La grasa parda es un tipo de grasa que genera calor para quemar energía en lugar de almacenarla, y esto puede tener implicaciones importantes cuando se refiere a la pérdida de peso.

Es de color pardo porque se encuentra repleta de mitocondrias que convierten la grasa en energía para producir calor. Los investigadores inicialmente consideraban que su función principal era ayudar a producir calor por la falta de escalofríos.

Los recién nacidos cuentan con un suministro muy extenso de grasa parda para mantener su temperatura corporal elevada, pero al llegar a la madurez pierden la mayor parte de sus reservas.

Hasta hace algunos años, se pensaba que los adultos no contaban con grasa parda, ya que cualquier persona puede experimentar escalofríos para elevar su temperatura corporal (mientras que los bebés no pueden).

Una investigación más reciente reveló que los adultos no solo cuentan con un poco de grasa parda, sino que ofrece mayores funciones fisiológicas que la generación de calor. Dichas funciones apenas comienzan a explorarse.

En un estudio reciente, los ratones que mostraban la eliminación del gen conocido como receptor del factor activador de plaquetas (PAFR, por sus siglas en inglés) desarrollaron mayores niveles obesidad con la edad que los ratones de control en condiciones normales.

El gen PAFR es responsable de la inflamación y la transferencia de grasa, y se piensa que su desactivación altera la función de la grasa parda, lo que causa la obesidad en ratones con mayor rapidez.

Los investigadores se encuentran buscando maneras para abordar de manera farmacológica la desactivación del gen PAFR en los seres humanos, y así combatir la obesidad. Sin embargo, es probable que existan diferentes maneras de aumentar las reservas de grasa parda de manera natural.

En cuanto a lo relacionado con la edad, se sabe que, con el envejecimiento, se reduce la actividad termogénica de la grasa parda, tal como sucedió con los ratones en el estudio. Este "defecto" es probablemente la razón más importante por la cual existe la tendencia del aumento de peso durante el envejecimiento. El editor en jefe del diario FASEB señaló lo siguiente:

"Una queja muy habitual es que las personas mayores tienen que esforzarse más con su alimentación y rutinas de ejercicio para obtener la mitad de los resultados de las personas jóvenes. Ahora sabemos porque sucede esto: Nuestra grasa parda deja de funcionar con el envejecimiento".

Características del aumento de grasa parda

La grasa parda se encuentra ubicada en el área del cuello, alrededor de los vasos sanguíneos (lo que ayuda a calentar la sangre) y mezclada con grasa blanca en el tejido de grasa visceral. Actualmente, se cree que prácticamente todas las personas cuentan con pequeñas cantidades de grasa parda en su cuerpo, aunque ciertos grupos de personas tienden a tener mayores cantidades de grasa que otras.

Curiosamente, parece que cuanto más grasa parda, o mayor funcionamiento de grasa parda exista, es mejor, ya que existen vínculos directos entre su activación y las medidas metabólicas de una buena salud. Es decir:

  • Las personas delgadas cuentan con mayores cantidades de grasa parda que las personas con obesidad.
  • Las personas más jóvenes cuentan con mayores cantidades de grasa parda que las personas mayores.
  • Las personas con niveles normales de glucemia cuentan con mayores cantidades de grasa parda que las personas con niveles elevados de glucemia.

Las mujeres también cuentan con mayores cantidades de grasa parda que los hombres, mientras que las personas que consumen medicamentos beta bloqueadores para tratar la presión arterial elevada cuentan con menores niveles de grasa parda activa.

Lo último es realmente probable ya que las catecolaminas, las cuales son hormonas liberadas como una respuesta natural de "lucha o huida" del cuerpo, activan la grasa parda, pero los bloqueadores beta obstaculizan a las catecolaminas, lo que suprime la activación de la grasa parda beneficiosa.

La 'llave maestra' para la producción de grasa parda

En los últimos cinco años, Bruce Spiegelman, Ph. D., del Instituto de Cáncer Dana-Farber de la Universidad de Harvard, y su equipo de investigación, han publicado al menos cinco estudios sobre la grasa parda, y en uno, lograron identificar un tipo de llave maestra que promueve su producción, así como su involucramiento con la conversión de grasa blanca en grasa parda.

En el 2008, demostraron que el interruptor molecular, conocido como PRDM16, regula si las células inmaduras se convertirán en grasa parda o en células musculares. En una entrevista con el sitio web WebMD, Spiegelman mencionó lo siguiente:

"Demostramos que la grasa parda y la grasa blanca cuentan con orígenes totalmente diferentes. En donde la grasa parda se deriva del músculo. La cual fue una gran sorpresa".

Otro grupo de investigadores del Joslin Diabetes Center de Harvard descubrió otro desencadenante de la grasa parda, la cual es una proteína conocida como BMP-7, que también promueve el crecimiento óseo. Los investigadores descubrieron que dicha proteína actúa como un factor de crecimiento de la grasa parda.

Los ratones tratados con esta proteína crecieron con mayores cantidades de grasa parda que aquellos ratones no tratados; además, los ratones tratados también consumieron mayores cantidades de energía.

No hace falta mencionar el entusiasmo de los investigadores por el potencial de ayudar a las personas a desarrollar mayores cantidades de grasa parda por medio de una intervención médica. Pero es necesario tomar precauciones de las soluciones en forma de píldora.

En cambio, es preferible probar algunos de los métodos no invasivos para promover la producción de grasa parda, así como su activación.

Las temperaturas frías pueden ayudar a activar la grasa parda

Parece que pasar más tiempo en temperaturas frías puede ser una manera válida, aunque incómoda, de activar su grasa parda. El hallazgo es tan fuerte que algunos investigadores mencionaron la apertura de un "spa helado" mientras bromeaban.

En un estudio, los científicos descubrieron que podían activar este tipo de grasa en hombres adultos mediante la exposición a temperaturas frías. Los hombres quemaron más calorías con el enfriamiento y perdieron grasa blanca, el tipo que causa obesidad. Según los autores del estudio:

"¿La grasa parda realmente quema grasa para liberar calor? Ouellet y colaboradores demuestra que el metabolismo de la grasa parda realmente aumenta cuando los adultos se encuentran expuestos al frío.

Esto aumenta la posibilidad de que la combustión de calorías de la grasa parda es realmente importante para nuestro metabolismo y que su ausencia puede incrementar nuestra propensión a la obesidad".

La investigación sueca publicada en el 2009 también encontró que las temperaturas frías aumentaban la actividad en las regiones de grasa parda de las personas.

De hecho, la captación de glucosa inducida por el frío se incrementó hasta un factor de 15 Según los modelos animales, los investigadores estimaron que solo 50 gramos de grasa parda (que es menos de lo encontrado en la mayoría de los voluntarios del estudio) podían quemar aproximadamente el 20 % de su consumo calórico diario, y más si se "promueve".

Tim Ferriss, autor de The Four-Hour Work Week, propuso lo siguientes métodos para poder llevarlo a cabo (desde fáciles hasta intensos):

  • Coloque una bolsa de hielo en la parte superior de la espalda y en la parte superior del pecho durante 30 minutos al día (puede hacerlo mientras ve televisión)
  • Consumir 500 ml de agua helada en las mañanas.
  • Duchas frías
  • Sumérjase en agua helada hasta la cintura durante 10 minutos, tres veces a la semana. (Simplemente llene su bañera con agua fría y hielo)

El ejercicio puede convertir la grasa blanca "mala" en grasa parda "beneficiosa"

En un estudio con ratones, los animales convirtieron la grasa blanca en grasa parda por medio del ejercicio. El estudio, publicado en la revista Disease Models and Mechanisms en mayo del 2012, encontró que, con el ejercicio, los músculos de los animales liberaron una enzima conocida como irisina, la cual provocó la conversión de las células de grasa blanca a pardas.

Todavía no estaba claro si esto sucedería en humanos, hasta que los estudios preliminares presentados en la reunión anual del 2013 del American Diabetes Association demostraron que tanto los ratones como los hombres experimentaron un "pardeamiento" beneficioso de la grasa después del ejercicio.

Entre los hombres, los beneficios se mostraron después de 12 semanas de entrenamiento en una bicicleta. Uno de los investigadores, miembro postdoctoral del Centro de Diabetes Joslin, mencionó lo siguiente:

"Nuestros resultados demostraron que el ejercicio no solo tiene efectos beneficiosos sobre los músculos, sino que también afecta la grasa. Está claro que, con el ejercicio, la grasa se torna más oscura y metabólicamente más activa. Consideramos que existen factores que se liberan en el torrente sanguíneo de la grasa más saludable que funcionan en otros tejidos".

Dormir bien por la noche y producir las cantidades adecuadas de melatonina también pueden ser importantes

El consumo de melatonina estimula la aparición de grasa "beige", la cual es similar a la grasa parda, también ayuda al cuerpo a quemar calorías en lugar de almacenarlas. Esto, según creen los investigadores, puede explicar por qué la melatonina ayuda a controlar el peso corporal, junto con sus beneficios metabólicos. Como lo informó Science Daily:

"El estudio demostró que la administración crónica de melatonina sensibiliza el efecto termogénico de la exposición al frío, aumenta el efecto termogénico del ejercicio y crea una excelente terapia contra la obesidad.

El hecho es que una de las diferencias más importantes entre la "grasa beige", que aparece al administrar melatonina y la "grasa blanca", es que las mitocondrias de las células de "grasa beige" expresan los niveles de proteína UCP1, las cuales son responsables de quemar calorías y generar calor".

Aunque esto no fue discutido en el estudio, también se ha demostrado que la falta de sueño se encuentra relacionada con la obesidad, mientras que el no dormir lo suficiente, puede producir niveles pocos favorables de melanina.

La alteración de los niveles de melatonina causada por la falta de sueño (y la exposición a la luz durante la noche) puede ser un factor adicional del aumento de peso, y esto podría generar un impacto extenso en la salud.

Método adicional para combatir el aumento de peso relacionado con la edad

Hemos mencionado el ejercicio, los hábitos adecuados de sueño y la terapia de inmersión en agua fría cómo los mejores métodos para activar la grasa parda para el control de peso. ¿Existe alguna otra manera para lucir sus antiguos jeans que utilizaba cuando era joven? Con el ayuno intermitente, también conocido como alimentación programada.

Con base en mi propia experiencia fenomenal con los alimentos programados, creo que es una de las maneras más poderosas de cambiar su cuerpo a quemar grasa y mejorar una amplia variedad de biomarcadores de las enfermedades. Sus efectos pueden aumentar con el implemento de su rutina de ejercicio en ayunas.

Para mayor información, consulte mi artículo anterior: "El entrenamiento en intervalos de alta intensidad y el ayuno intermitente: una combinación exitosa para reducir grasa y obtener la forma física óptima".

Para comenzar, considere evitar el desayuno, así como comer al menos tres horas antes de dormir. Esto debería restringir efectivamente su consumo de alimentos a un lapso de 8 horas o menos al día. Durante sus comidas, asegúrese de minimizar el consumo de carbohidratos como pasta, pan y papas.

Sin embargo, cámbielos por grasas saludables como mantequilla, huevos, aguacate, aceite de coco, aceite de oliva y nueces, las cuales son las mismas grasas que los medios y los expertos aconsejan evitar.

También es posible que deba restringir un poco su consumo de proteína si normalmente consume mucha carne.

Se recomienda consumir únicamente proteína de vacas alimentadas con pastura de alta calidad, y limitarla a aproximadamente un gramo de proteína por kilogramo de masa corporal magra (aproximadamente la mitad de un gramo de proteína por libra de peso corporal magro), el cual puede ser apropiado para la mayoría de las personas. (Nota: si su masa de grasa corporal es del 20 %, su masa magra es el 80 % de su peso corporal total).

Estos tipos de alimentos, junto con el ayuno intermitente, le ayudarán a cambiar su quema de carbohidratos a quema de grasa, para que pueda mantenerse en forma y embellecerse sin importar su edad.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario